fbpx
subir

¿Tiene futuro el Apple TV?

El Apple TV dejó de ser “hobby” para Apple en Enero de 2014 cuando, luego de vender más de 10 millones de unidades y de generarle a la empresa más de $1000 millones de dólares, ganó su propio sitio en el menú de la página de Apple, al lado del Mac, del iPhone y del iPad. 

 

Desde entonces -lamentablemente- poco ha cambiado a nivel del hardware. Y aquí hay que hacer una anotación importante: estoy hablando del set-top-box, de la cajita negra, del dispositivo; no del software ni de los servicios. De ese aparatico que compite con los Roku, los FireTV y los Google Sticks (que cuestan una fracción).

 

En estos 7 años el dispositivo ha recibido un upgrade de procesadores, hemos visto puertos que van y vienen, mejoras en la calidad del video, la evolución del control remoto y la llegada de Siri; pero en esencia sigue siendo el mismo dispositivo de ese entonces a pesar de que por el lado de software y servicios hemos sido testigos de la llegada del App Store, de la compatibilidad con controles de video juegos y del lanzamiento de Apple Music de Apple TV+, de Apple Fitness+, de Airplay 2 y de una cantidad de contenido importante (¿ya vieron todo lo que viene en Apple TV+ para este semestre?)

 

Y es precisamente este tema el que me ha tenido pensando en el futuro del Apple TV. 

 

Verán, en estos días compramos unos televisores y las 2 características más importantes que buscamos fueron: (1) la calidad de la imagen y (2) que fueran compatibles con Airplay 2 y las aplicaciones de Apple (Netflix, Disney+ y Amazon Prime video ya son un given en todas las plataformas así que no hubo que pensar en ello). 

 

Sí, pierdo la oportunidad de oír mis series en Spatial Audio vía mis AirPods Pro y no puedo hacer que el sonido salga por los HomePod Mini que compramos para cada habitación, pero en realidad nada de eso es un deal breaker. Nada de eso justifica sacar $150 dólares y comprar un (o varios) Apple TVs. 

 

El Apple TV está en un limbo. Las aplicaciones y el contenido ya no son un diferencial. El sonido menos. Y tampoco la promesa de una versión cuasi-consola que llevaría a Apple Arcade a un nuevo nivel (y que lleva años siendo rumorada).

 

El Apple TV, tal y como existe hoy no tiene futuro, ni sentido, ni razón de ser.

 

Si Apple quiere ser un competidor serio en el hogar necesita redefinir su estrategia con el Apple TV.  Y lo tiene que hacer rápido (no en el 2023, como se rumora), antes de que los usuarios nos veamos obligados a tomar una ruta de la cual será difícil que volvamos. La oportunidad está servida. Los recientes resultados de ventas del HomePod Mini así lo demuestran, pero además así lo exigen. Es hora de que el Apple TV evolucione y el mejor camino es combinarlo con el HomePod y crear un form factor imbatible, novedoso, revolucionario, que sea el pilar de la estrategia del hogar de Apple para que este deje ser un hobby y deje de estar metido en la categoría de Wearables, Hogar y Accesorio y se gane su propio lugar, ya no en la barra de la pagina web sino en los resultados financieros de la compañía.

Samir Estefan

Economista de la Universidad de los Andes, MBA de Thunderbird School de Global Management. Consultor Empresarial en temas de Transformación Digital y Software Asset Management. Conferencista Internacional especializado en temas asociados con Tecnología, Disrupción Digital, Ciudadanía Digital, Democratización Tecnológica y la 4ta Revolución Industrial. Co-fundador de Softimiza.Co y TECHcetera.Co, Inversionista Angel, Mentor de startups de base tecnológica Más info en: www.SamirEstefan.com