fbpx
Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

No Comments

Las galletas del mundo de Internet (Seguridad Informática)

Felipe Lizcano

Para muchos las galletas (o en inglés cookies), en internet, son:

  • Deliciosos pastelillos horneados que su computador logra digerir, de alguna manera misteriosa, por medio de la unidad del DVD,
  • Programas informáticos con tendencias homosexuales,
  • Partes de su computador muy delicadas por su contextura dulce y crocante.

Señor lector: si considera que alguna de las anteriores aseveraciones es cierta, no se preocupe, en TECHcetera.co estamos para ayudarle a resolver todas sus dudas.  

Generalmente, al hablar de Cookies (galletas) se hace una referencia implícita a un tipo de  archivo de texto plano que las páginas, herramientas y aplicaciones que corren sobre Internet suelen almacenar en el terminal (computador, Smartphone, iPad, etc..) a través del cual se están visualizando los contenidos web. Dicho archivo suele almacenar datos sobre el perfil de usuario, las preferencias, historial de visitas (a la página que creó las cookies) y demás datos que, usualmente, ayuda a los sitios a reconocer a un visitante nuevo o recurrente.

El uso de las cookies suele facilitarle al usuario la experiencia de exploración del sitio de las siguientes maneras:

  • Guardando la información de un determinado usuario (combinación de computador-navegador-usuario) para evitar que el visitante no tenga que escribir toda la información desde el inicio, cada vez que cambie de página o vuelva a visitarla
  • Identificando al usuario para ofrecerle contenidos específicos según sus gustos y/o perfil (presentar una interface de acuerdo al tipo de terminal o navegador usado por el navegante).
  • Ahorrando tiempo al completar formularios con los datos básicos del perfil del usuario.
  • Permitiendo el acceso de ciertos usuarios validados a servicios que están restringidos para los usuarios no identificados.
  • Almacenando la información de los productos que un determinado comprador ha guardado en carrito, cuando por diversas razones éste ha cerrado la página evitando que se pierdan los productos que a futuro este prospecto puede llegar a adquirir. Algunas veces guardan datos sobre las tarjetas de crédito del usuario, pero esta es una mala práctica que desde hace unos años ha empezado a desaparecer.

Algunos sitios de internet usan cookies que tienen una fecha de expiración como las galletas reales. Otros usan archivos permanentes que almacenan los hábitos de navegación del visitante hasta que el dueño de la terminal decida borrarlos de manera voluntaria y manual. Pero de la misma manera mediante  la cual ayudan a mejorar la experiencia de navegación haciéndola más fácil, las cookies también pueden ser usadas para malos propósitos; un ejemplo de esto se evidencia en las malas prácticas del “spyware” y “adware”, que son códigos maliciosos que suelen robar la información de las cookies para registrarse en sitios de dudosa reputación, para envíales correos basura o, en el peor de los casos, para realizar compras o transacciones fraudulentas en-línea.

Pero no todo esta perdido. Desde la perspectiva del usuario, existen varias tareas que permiten limitar los riesgos en la navegación diaria como, por ejemplo:

  • Elegir si las cookies son aceptadas en el navegador o no.
  • Borrar los datos de navegación como las cookies, la memoria temporal (cache), el historial de navegación y de descargas al final de  cada día, ingresando a las opciones de configuración de navegador y usando las opciones de limpieza de datos.
  • Poseer un buen antivirus o una aplicación especializada en buscar y remover todos los archivos que contengan el llamado “spyware” + “adware”.