Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

No Comments

¿Confía usted todavía en la tecnología que lo rodea?

¿Confía usted todavía en la tecnología que lo rodea?
Samir Estefan
Debo confesar que este no es un artículo fácil de escribir para una persona que, como yo, ama la tecnología y ve en ella la principal herramienta de desarrollo en la historia de la humanidad. 

Pero resulta que las cosas han cambiado y la suma de la velocidad en el desarrollo – paralelo – de muchas de estas nuevas tecnologías + la falta de entendimiento básico de cómo funciona la tecnología que usamos a diario + la avaricia de los inversionistas, fondos de inversión y algunos fundadores nos ha llevado a un punto en el que la tecnología genera más riesgos y problemas que beneficios. 

Si, algunos de los casos son Consecuencias Inesperadas de la diferencia generada por la velocidad exponencial de crecimiento de la tecnología y nuestra limitada capacidad de entender y adoptarla.

Sí, algunos otros son errores humanos y de programación que generan bugs que nos ponen en riesgo, así sea temporalmente – como lo de FaceTime .

Pero en muchos otros lo que estamos viendo – especialmente asociado al tema de publicidad y manejo de nuestros datos e información – es un abuso por parte de quienes ya no nos ven como sus clientes sino como su producto. 

Un producto que venden al mejor postor, un producto que pueden manipular – Cambridge Analytica, alguien? y engañar y el cual, a pesar de todos los escándalos que salen, sigue (seguimos) usando sus productos, dándoles más puntos de información para que complementen el perfil que tienen de nosotros y adoptando más y más sistemas/dispositivos que sólo complicarán más nuestra existencia y llenarán sus arcas de dinero.

Claro, estoy hablando de Facebook y de Google y de toda la información que recogen – ¿ya vio cuántas veces su Android envía información a Google? – y saben de nosotros (si quiere saber qué tanto sabe Facebook de usted y qué comparte con sus anunciantes haga click aquí y si quiere saber todo lo que Google sabe de usted siga este link).

Pero también hablo de los miles de desarrolladores de aplicaciones y productos que toman nuestra información sin que lo sepamos (o por lo menos sin que lo sepamos de frente) – casos como el de Ring o las apps de Android – y de aquellos que luego de ofrecernos un servicio por el que pagamos, cambian sus términos y condiciones para venderle dicha información a un cliente que les paga más o al gobierno de su país – caso FamilyTreeDNA – o, incluso, de desarrolladores de sistemas de monitoreo en vehículos – como CabinSense – que a pesar de lo útil de su solución terminarán vendiéndole la información a las aseguradoras para que estas la incorporen al análisis de precios de las pólizas o incluso para negar el pago de un siniestro. 

“Data is more like sunlight than oil. It is like sunshine — we keep using it, and it keeps regenerating”

Ruth Porat, CFO de Google, Enero de 2019

¿Por qué? Porque la información es el nuevo motor de la economía y porque hasta que entendamos lo que estamos ofreciendo cada vez que la compartimos esto no va a cambiar. Y porque hasta que los legisladores de todas partes del mundo no sigan el ejemplo de Europa y de California con sus legislaciones de protección de datos e información de los consumidores seguiremos hundiéndonos en el hoyo que hemos creado. 

]]>