Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

No Comments

Redes Sociales: de Educación, Regulaciones, Sanciones y Responsabilidades

Redes Sociales: de Educación, Regulaciones, Sanciones y Responsabilidades
Samir Estefan
El llamado que ha hecho la Corte Suprema a los directivos de Facebook, Google y YouTube en Colombia a una audiencia, a finales de este mes, para debatir hasta donde llega la libertad de expresión y la posibilidad de instaurar controles a las plataformas ha abierto – de nuevo – el debate de qué tipo de regulaciones, sanciones y responsabilidades existen para quienes comparten contenidos en la web y quienes los facilitan. 

Algunos – casi todos políticos con un alto nivel de analfabetismo digital – hablan de regular las redes, otros se aferran al derecho de la libre expresión (a pesar de las barbaridades que comparten) y muchos le endosan la responsabilidad al medio y a la plataforma y no al autor. 

“With great power comes great responsibility” 

Benjamin Parker a su sobrino Peter


Es innegable el poder que le ofrecen las redes sociales, y el internet en general, a sus usuarios.

Es un megáfono, que amplifica el mensaje que queramos llevar, que nos permite comunicarlo de manera instantánea y masiva, sin límites ni fronteras. 

Pero en la medida en que crece nuestro poder, crece también nuestra responsabilidad. 

Uno de los ejercicios más interesantes de Ciudadanía Digital para los más pequeños, es preguntarles si eso que van a compartir vía WhatsApp, Instagram o Snapchat es algo que le dirían de frente a la otra persona en presencia de sus padres. 

Si no es capaz de decirlo “de frente”, no lo diga en línea

¿Qué nos falta? 

Sanciones…

A los usuarios nos falta entender que somos responsables no solo de lo decimos (o escribimos) y de lo que publicamos a nombre propio y de las instituciones a las que representamos, sino también de lo que compartimos, de aquello a lo que le damos like y a lo que le damos difusión con un share, un retweet o un “viste lo que mandaron hoy por…?”.

Y esa responsabilidad incluye la posibilidad de sanciones, económicas y sociales y que resarzan el daño que podemos generarle a los demás por nuestros actos. 

Más casos como el de Alex Jones

A las redes y plataformas de contenido les faltan más casos como el de Alex Jones y su plataforma. Desalojadas de las redes sociales y demandadas por la profileración de toda clase de conspiraciones y mentiras.

La justicia debe actuar. De manera expedita y clara y debe ordenar a las redes sociales eliminar todo rastro de aquellos que no solo atente en contra de otros sino que promulgue y promueva mentiras ya comprabas (hola flat-earthers y anti-vaxxers hablo de ustedes).

Las redes deben implementar más y mejores mecanismos de control. Mecanismos más estrictos que les permitan bloquear, eliminar y borrar el contenido que se ha comprobado es mentiroso y que va en contra de la honra de alguien más (persona, organización o empresa) y procesos más expeditos para eliminar el contenido que viole los términos y condiciones.

No es lógico que aún hablemos – solo – de educar al usuario. Llevamos 10 años en estas! La educación tiene que ir de la mano de sanciones. 

…Regulación…

Regulación sí! Pero no del contenido y no creada por unos políticos que han demostrado que no entienden cómo funciona el internet y las redes sociales. 

La regulación que necesitamos es relacionada con la protección de los datos y la privacidad de la información de los usuarios.

La regulación que necesitamos es asociada a que cada usuario entienda que es SU RESPONSABILIDAD y la de nadie más lo que se haga desde sus cuentas de redes sociales y que es él/ella el que deberá responder – social, económica y penalmente – por el contenido que decida compartir, sin importar si lo grita en una plaza, lo postea en un video, lo publica en un diario, lo escribe en un blog o un post o lo comparte en redes sociales. 

…Y Educación

Y claro, falta educación. Educación para el niño y para el jóven que apenas comienza a crear su huella digital y entender el impacto de tener una presencia en línea (por eso es ILÓGICO prohibir el uso de celulares en los planteles educativos).

Y educación para el inmigrante digital que ha demostrado que es el que más mentiras comparte en línea, el que no entiende cómo funcionan las redes sociales y el que se come el cuento de todo lo que llega. 

]]>