fbpx
Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

No Comments

Review: Lenovo ThinkPad Yoga

Samir Estefan

“ThinkPad” es sinónimo de calidad y performance. Lo ha sido durante años, desde que IBM la popularizó como su línea de PCs corporativos, y lo sigue siendo bajo el mando de Lenovo ahora que la compañía se da el lujo de ser la única que crece en el mercado de PCs, mientras que su competencia (y el mercado en general) cae trimestre tras trimestre sin que se vea el fondo. 

ThinkPads hay muchos y aunque todos comparten un mismo look and feel, no todos son iguales. A finales del año pasado, durante el IFA 2013, Lenovo nos mostró el ThinkPad Yoga, un modelo de ThinkPad flexible, multi-modo, que combinaba lo mejor del mundo ThinkPad con lo más sexy y útil de la súper exitosa línea Yoga.  

Pues bien, el modelo ya está disponible comercialmente en América Latina y durante los últimos días hemos estado jugando con uno que la compañía nos prestó para evaluar.

El ThinkPad Yoga es un equipo para el mercado corporativo. Para esas Pequeñas y Mediana Empresas que necesitan un equipo poderoso a un precio decente, para esos ejecutivos y empresarios que necesitan equipos confiables que duren, que aguanten y que ofrezcan rapidez y robustez a la hora de completar tareas. Pero también para quienes quieren pensar en algo más que un laptop. Es 2 en 1, o mejor un 3 en 1 uno. Es un Ultrabook, posiblemente uno de los modelos más robustos y serios que hay en la categoría.

El ThinkPad Yoga es uno de los Ultrabook más robustos que hay en la actualidad

Destacable
Hay 3 elementos del ThinkPad Yoga que me facinaron: 

1) Las Visagras – No es fácil hacer un equipo cuya pantalla tenga una movilidad de 360º. El uso constante de las visagras tiende a generar un desgaste que rápidamente acaba con la magia. Es común encontrar equipos en el que la pantalla “tiembla” y en el que lograr la posición deseada es una actividad compleja. Este no es el caso del ThinkPad Yoga. Las visagras de este equipo son absolutamente fantásticas, algo que se nota automáticamente al abrir el computador. El movimiento es fuerte, constante, fluido. Pasar del modo computador al modo tablet es una actividad que se siente estructurada y fuerte. 

2) El Teclado – Voy a arrancar diciendo que odio el Pointing Stick de los Lenovo (ese puntito rojo que está en la mitad del teclado y que sirve como una especie de mouse). No lo entiendo, no lo domino, no me gusta. Dicho eso, el teclado del ThinkPad Yoga es un hit completo. Su tamaño, su funcionamiento, su robustez, son la clara expresión de lo que ThinkPad es y ha sido a través de la historia. Pero tiene un detalle muy cool. Cuando uno convierte el ThinkPad Yoga en un tablet, el teclado se retrae, escondiéndose y desactivándose de tal manera que el equipo queda solo en modo Touch (recuerden: se dice “toch”) y se evita que el teclado (que queda generalmente abajo o detrás) active accidentalmente alguna funcionalidad. Es un detalle pequeño pero súper poderoso, especialmente al momento de pensar en la productividad del equipo.

3) El Tamaño y el Diseño – 12.5″ es suficientemente grande para trabajar de una manera cómoda en el día a día. Permite un form factor que es fácil de llevar y operar sin tener que sacrificar funcionalidades por temas de espacio o capacidad. El diseño es claro, tradicional pero sorprende al usuario cuando por primera vez se da cuenta que mezcla la tradición del ThinkPad con una pantalla táctil que gira 360º y que permite utilizar el equipo no sólo como computador sino como tablet. 

Mejorable
La pantalla parece ser un imán de mugre, especialmente de huellas dactilares. Si usted es un fugitivo de la justicia y usa este equipo, seguro lo van a identificar porque por alguna razón el ThinkPad Yoga parece ser más propenso a mantener esa grasa natural que los humanos tenemos en nuestros dedos en su pantalla que otros equipos que hemos visto. Durante las pruebas me vi en la penosa necesidad de tener que limpiar la pantalla hasta 4 veces diarias con el fin de poder seguir viendo el contenido. 

Si usted es de los que utiliza muchos dispositivos periféricos, es posible que el ThinkPad Yoga le cree un reto, pues tiene puertos limitados: 2 puertos USB 3.0, 1 HDMI y un lector 4-en-1 de tarjetas de memoria. No, no tiene puerto ethernet, así que si en su oficina aún no tienen Wifi (por qué no tendría Wifi a estas alturas de la vida?) le tocará adquirir un dock que expande los puertos y que le cuesta USD 120 adicionales.  

Especificaciones Técnicas

  • Dimensiones: 31.65 x 22.1 x 1.9 cm
  • Peso: 1.6 kilogramos
  • Pantalla: FHD IPS de 12.5″ Multitouch
  • Resolución: 1920 x 1080
  • Procesador: Intel de 4ta Generación i3, i5 o i7, según el modelo
  • Almacenamiento Interno: SSD 128GB, 180GB o 256GB
  • Sistema Operativo: Windows 8.1 Pro
  • Batería (Duración): hasta 8 horas

Conclusión
Lenovo ha decidido meterle un poco de Yoga al ambiente laboral, volviendo el ThinkPad más sexy, más versátil y más útil en un mundo en el que los usuarios realizan tareas que son más productivamente realizadas con diferentes tipos de dispositivos. El ThinkPad Yoga es un contendor importante en el segmento de computadoras corporativas comenzando con el de PyMEs. Su relación costo-beneficio es mucho más baja que otros equipos que hemos evaluado teniendo en cuenta no sólo su precio al momento de la compra sino los costos de mantenimientos asociados al uso del equipo, posicionándola en el top del escalafón y convirtiéndola en una gran opción de compra para empresas, ejecutivos y empresarios. 

Para mayor información acerca de nuestro Proceso de Evaluación, los invitamos a que visiten este link