fbpx
Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

No Comments

Por Qué, Satya??? El Primer Error del CEO de Microsoft

Samir Estefan

Por si no se ha dado cuenta soy fan de Satya Nadella, el “nuevo” CEO de Microsoft. Creo que, a pesar de ser un empleado veterano de la compañía, Nadella es lo que los norteamericanos llaman sangre nueva y no me cabe duda que logrará transformar a Microsoft y llevarla de nuevo al liderazgo que la caracterizó durante el siglo pasado. Su estilo, su personalidad, su formación, su visión del mundo son tan diferentes de las Steve Ballmer (el nuevo mayor accionista de Microsoft – por encima del Bill Gates) que ya hemos empezado a ver una nueva actitud, un nuevo camino de parte del gigante de Redmond.

No es (ni será) un camino fácil. No lo será, por culpa de una parte importante de la dirigencia media de la compañía, quienes luchan por mantener el status quo y se niegan al cambio; no lo será, por culpa de los periodistas, analistas de Wall Street e inversionistas que sólo piensan en el “Q” y en los resultados del trimestre (sin importar el mediano y corto plazo); y no lo será por culpa de los usuarios de Microsoft que se aferran a versiones antiguas de sus productos y se niegan, tanto pasiva (con la falta de compra) como activamente (con quejas, peticiones y manifestaciones), a permitir el desarrollo de nuevas Interfaces de Usuario y nuevas maneras de interactuar con sus productos y servicios (solo hace falta el desastre de Windows 8 y el regreso del botón de inicio para entender el tema).

Y es gracias a esa mezcla explosiva de periodistas, analistas, inversionistas, empleados y consumidores que Satya Nadella ha cometido su primer error como CEO de Microsoft.

Por qué Satya?? Por qué??

La historia comenzó el mes pasado cuando luego de miles de anuncios, alertas, pop-ups, campañas y demás la compañía terminó el soporte de Windows XP, un sistema operativo que nació antes que mis hijos y que lleva en existencia desde comienzos del Siglo. La decisión, aplazada en al menos una ocasión por culpa de la gran participación de mercado que aún tiene esta versión del sistema operativo (casi el 30% de los equipos de cómputo tradicionales) y por el impacto que el anuncio podía tener en el precio de la acción, se cumplió el 8 de Abril y ha generado poco impacto en su reemplazo y en la adopción de sistemas operativos menos arcaicos (un analista estima que el impacto desde el fin del soporte ha sido menos del 1.4% a pesar de los riesgos que estar sin soporte genera). 

Satya hizo lo correcto. A pesar de las suplicas, del llanto, de los gritos, de la intransigencia de un grupo de usuarios que quiere seguir viviendo como en la prehistoria tecnológica, se cerró el ataúd de uno de los sistemas operativos más queridos de la historia (excepto por Clippy, claro está).

La semana pasada se conoció de la existencia de una vulnerabilidad en todas las versiones de Internet Explorer que permite a un hacker impersonar un sitio web, conseguir las credenciales del usuario y luego utilizarlas para tomar control de su máquina con lo que podrá ver, copiar y borrar su información, instalar o desinstalar software y tomar completo control del sistema, todo sin que el usuario se de cuenta. 

El pánico no se hizo esperar hasta el punto en el que el Departamento de Homeland Security de Estados Unidos (entre muchos otros entes y compañías) recomendaron dejar de utilizar Internet Explorer. Nuevamente Satya y su equipo actuaron sin titubeos. En menos de 24 horas la compañía posteó una solución temporal y en menos de una semana el equipo de Microsoft liberó una actualización de seguridad que corrigió el error y eliminó el riesgo por completo (claro, para los usuarios que descarguen y apliquen el parche). Grande, Satya!

Sin embargo, por querer hacer más, Satya ha hecho lo menos y ha puesto a la compañía en una posición compleja, similar al del “pastorcito mentiroso”. Por qué? Por qué Microsoft no sólo emitió los parches de seguridad para las versiones de Windows e Internet Explorer actualmente soportadas sino que incluyó en la decisión la versión de Internet Explorer de Windows XP que ya no cuenta con soporte técnico. Craso Error. Por qué, dirá usted amigo lector?

Por 2 razones:

  1. Porque un navegador como este jamás será seguro (ninguno lo es 100%). Por más que se intente. Por más parches que reciba. La naturaleza de los browsers es esa. Son víctimas permanentes de los ataques informáticos. Y sin embargo, con el anuncio de la semana pasada, muchos usuarios de Windows XP creen y creerán que Internet Explorer es súper seguro y bajarán sus defensas. Y si a eso le sumamos el hecho de que corren sobre una plataforma no soportada, peor.

  2. Porque crea un precedente. Porque a pesar de haber advertido una y otra vez sobre el fin del soporte,  sobre la falta de nuevas actualizaciones y sobre la inexistencia de nuevos parches de seguridad para el ya casi juvenil XP, Microsoft cedió y les lanzó a los millones de tercos que no se movieron de XP una actualización. Si, yo sé, Microsoft ha indicado que es una “excepción” dada la “proximidad del final de soporte de Windows XP”. Pero y si ya recibieron una actualización por fuera del período de soporte, por que no habrán de recibir otro(s) en el futuro?

Cada vez que Microsoft emita un parche de seguridad para cubrir una vulnerabilidad de algunos de sus productos, estará aceptando tácitamente que existe un riesgo en las versiones anteriores. Qué impide que los usuarios de XP pidan más soporte para dichas vulnerabilidades? Qué pasa si sale una nueva vulnerabilidad mañana? O el próximo mes? O el próximo año?

El salvavidas que Satya ha lanzado a los usuarios de XP es un error que le costará caro. Le ha demostrado a los intransigentes que tienen el poder y que dado el caso (puede ser por la proximidad de una fecha, por un riesgo inminente como los que se han venido descubriendo últimamente o por el afán de no permitir una debacle con el precio de la acción) Microsoft les dará soporte. O no? “Seguro que lo hará!”,  “de pronto lo hará!” dirán los miles y millones que alcanzaron a pensar en subirse a Windows 7 o Windows 8 por la falta de soporte en XP y que ahora no tienen motivo alguno para realizar el upgrade.

No importa que no tengan soporte. No importa que se hayan vencido los plazos. No importa si es Windows XP o cualquier otro producto. Satya ha creado un precedente y ese es el primer error que ha cometido como CEO de Microsoft.