fbpx
Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

No Comments

El gran villano (tech) del 2020

El gran villano (tech) del 2020
Samir Estefan

Cierro el año, y mi serie sobre este 2020 en la cual hablé sobre el Gran Protagonista, los Ganadores y los Perdedores tech del año, con una mirada a una compañía que creo se lleva el título del Gran Villano del 2020: Facebook.

Y es que a pesar de todas las oportunidades que tuvieron Mark Zuckerberg y su equipo para hacer bien las cosas y tomar acciones, la red social más grande del planeta fue también la más lenta en actuar, la más reticente a tomar las medidas necesarias y la más hipócrita a la hora de responder.

Facebook es el megáfono de mentiras más grande del planeta

Facebook fue fundamental en promover las mentiras asociadas al COVID-19, a los falsos medicamentos y curas para la enfermedad, a sus orígenes y a sus “motivos”.

Facebook fue uno de los grandes artífices en generar una división que sólo llevó a la radicalización de personas en diferentes países del mundo, pero que se notó con mayor fuerza en Estados Unidos y que hoy amenaza el tejido social de la unión americana.

Bajo la excusa de la libertad de expresión Zuckerberg y su equipo permitieron que Donald Trump y sus seguidores pusieran en tela de juicio desde las investigaciones científicas asociadas al COVID hasta el resultado de las elecciones presidenciales (y lo mismo pasó en Brasil y en otros países en donde la compañía se mantuvo al margen de la propagación de mentiras a través de sus plataformas).

Es más, un estudio publicado por investigadores de la Universidad de Princeton encontró que Facebook es el mejor sitio para promover noticias e información falsa. La red social refirió a los usuarios a sitios de dudosa reputación en un 15% de las veces, mientras que en sólo 6% los llevó a sitios reputados. Y mientras que una noticia real tiene en promedio un reach de aproximadamente 10 mil personas, las noticias falsas se esparcen a 6x dicha audiencia y al doble de velocidad.

De la mentira a la radicalización

Sus Grupos se convirtieron en la mejor manera de darle aire a cultos tan peligrosos como el QAnon o al movimiento fascista y supremacista en Estados Unidos y Alemania.

Sus eventos sirvieron para convocar rallies en contra de las protestas por el asesinato de George Floyd, como el de Kenosha en el que Kyle Rittenhouse mató a 2 personas con un fusil de asalto.

Hoy por hoy, Facebook ha sido utilizado para radicalizar a más personas que cualquier otro medio.

Y fue a través del mismo Facebook que grupos de supermacistas blancos recogieron $5 millones de dólares para pagar la fianza que liberara a Rittenhouse y lo convirtiera en una especie de mártir.

Proteger el negocio a toda costa

Ni siquiera acciones como las de la campaña Stop Hate for Profit, en la participaron más de mil compañías, tuvieron efecto reales sobre las políticas anti-odio de la compañía. Sí, actualizaron unos términos y condiciones pero en la práctica nada pasó.

La carta China

Secretamente, Mark Zuckerberg y Peter Thiel se reunieron con políticos de derecha para asegurar que las mentiras de la administración Trump siguieran apareciendo, sin modificaciones, sin alertas, sin freno a cambio que fuera el mismo gobierno el que se encargara de proteger a Facebook de su mayor amenaza: TikTok.

Y así fue: luego de varias reuniones entre legisladores Republicanos y el propio Zuckerberg, el gobierno norteamericano ordenó el cierre de las operaciones de TikTok en Estados Unidos y/o la venta de la compañía a dueños norteamericanos, con la excusa de que la información de los usuarios estaba siendo utilizada por TikTok para espiarles en pro del Gobierno Chino.

Y ojo, el argumento no era que los estuvieran espiando. Ni la cantidad de la información. El argumento fue -y sigue siendo- que sólo compañías norteamericanas, con vínculos con el gobierno norteamericano (como lo reveló Edwards Snowden hace ya unos años), no fueran los que lo que estuvieran haciendo sino que pudiera haber un chance de esto ocurriera por parte de otro gobierno diferente.

La Economía de la Vigilancia (y cómo protegerla)

Facebook no estuvo de acuerdo con las artimañas destapadas por el documental El Dilema de las Redes por lo que hoy se conoce como el Complejo Industrial de la Economía de la Vigilancia.

Y no contentos con ello, Facebook decidió declararle la guerra a Apple por la implementación de algunas medidas de privacidad en iOS que buscan darle transparencia en el uso de las aplicaciones y de la información a los usuarios de la plataforma.

Lo que hubiera podido ser

Uno entendería la falta de acción de parte de Facebook, la terquedad de Zuckerberg y el valehuevismo de Sheryl Sandberg si no hubiéramos pasado por el tema de Cambridge Analytica. Si la plataforma no hubiera sido el principal mecanismo para la exterminación de los Rohingya. O para robarse las elecciones del 2016 en Estados Unidos.

Pero a pesar de todo Facebook y su equipo directivo decidieron mantener su rol protagónico en el caos de un 2020 que hubiera podido utilizar una plataforma más proactiva.

Por eso, es que Facebook se lleva mi título del Villano del Año.