Ayer participé de una amena discusión sobre lo que, ya habiendo tenido tiempo de pensar, llamaría la diferencia entre tecnología y farándula tecnológica. 

La conversación se centró en lo complejo que es hablar o escribir de tecnología y lo difícil que es encontrar interlocutores idóneos para llevar mensajes que van más allá del lanzamiento de x o y dispositivo, de los unboxing o de los chismecitos que produce a diario la industria y centrarse, en cambio, en el impacto real que la tecnología tiene, ha tenido y puede tener en nosotros. 

La farándula tecnológica acapara la atención de la gente, dicta el interés de los patrocinadores y genera material suficiente (y tan sencillo de crear y consumir) que se toma nuestros medios, nuestras comunicaciones y nuestras conversaciones. 

Por culpa de la democratización de la tecnología, la farándula tecnológica se ha vuelto no solo el punto de partida sino el rasero con el que se mide la profundidad con la atacamos y consumimos los temas asociados a tecnología y el por qué casi no vemos noticias que nos hablen de su impacto en la gente, en la sociedad, en lo que hacemos y en lo que nos rodea. 

Hablamos, escribimos, leemos y consumimos tecnología a diario pero poco pensamos en las posibilidades que esta nos ofrece como HABILITADOR para pensar en un mejor futuro, para crecer, para aprender, para cambiar (cambiarnos a nosotros mismos y a nuestro entorno) y para transformarnos. 

Hace un año, cuando regresé del Singularity U Summit, escribí sobre cómo mientras en Sillicon Valley se habla del espacio, de tecnologías exponenciales y de cómo acabar con los problemas más grandes de la humanidad (Algo Extraño está pasando en Sillicon Valley), acá solo hablamos de celulares y redes sociales.

No me malentienda. No estoy diciendo que la farándula tecnológica no sea chévere y no de para ir más allá de contar lo que está pasando. Soy el primero en gozar cada anuncio de Apple y cada noticia que sale de la compañía y escudriñar el nuevo dispositivo, el nuevo sistema operativo y hasta los anuncios de resultados financieros. Pero siempre creo que debemos ir un poco más allá. Hablar del por qué, del para qué y del impacto.

Y aunque en TECHcetera – y en los otros medios en los que estamos colaborando como invitados – seguiremos cubriendo la farándula tecnológica, yo personalmente quisiera enfocarme más en hablar de tecnología y de su impacto en la gente, en las compañías y en la sociedad. Como cuando escribí la serie de Efectos de la Disrupción Digital o la Lo Estas Usando Mal o como cuando grabamos nuestro podcast DG/Tal en el que exploramos los componentes de la 4ta Revolución Industrial (vamos con 2 temporadas nuevas, una sobre ciber-seguridad / ciber-riesgo y otra sobre grandes inventos). O como cuando Nabih escribe de lo que está pasando relacionado con el espacio o cómo cuando nos preguntamos si usted pagaría plata porque le inyectaran sangre joven para vivir más tiempo. O como cuando Pipe y Yo hablamos de Automatización Laboral en la radio y qué deben hacer las empresas, los colegios, las universidades, los gobiernos y las personas para asegurar que no quedarán desempleados por el resto de sus (cada vez más largas) vidas de la mano de un robot.

La fárandula tecnológica vende porque es light, porque es rápida, fácil de consumir, porque es “de moda” y porque genera clicks, likes y shares. Pero la verdad yo ya estoy muy viejo para vivir de eso y TECHcetera, como muchos de ustedes saben, es nuestro hobby.

Por eso me comprometo a comenzar a escribir más sobre Transformación Digital, sobre el por qué y el para qué de la tecnología, sobre cómo sacarle el jugo y disminuir los riesgos al usarla  y sobre cómo el futuro está cada día más cerca y cómo prepararnos (que es, al fin y al cabo, de lo que hablo en cada una de mis conferencias).

Danos tu opinión

Comentarios

Powered by Facebook Comments

Samir Estefan

About Samir Estefan

He sido geek desde cuando no era tan "cool" serlo. He vivido rodeado y fascinado por la tecnología toda mi vida y estoy convencido que esta es un mecanismo de democratización, participación, inclusión y desarrollo. Me apasiona el efecto que la tecnología tiene sobre la gente, la educación, la productividad y la sociedad. Trabajo en el mundo de la tecnología como Director de Softimiza, una firma de Software Asset Management, escribo de tecnología aquí en TECHcetera y colaboro en un par de sitios más y doy charlas sobre tecnología cada vez que puedo pues creo que compartir mi conocimiento con otros es la mejor manera de ayudar a crear un mejor país. No soy periodista. Soy un usuario más, tal vez un poco más avanzado que otros, que ve en la tecnología la posibilidad de compartir con su familia, amigos y conocidos su vida y sus intereses.

Category

EDITORIAL

Tags

,