Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

No Comments

¿Oye Alexa, quién más está escuchando? (Y qué otra información pueden obtener?)

¿Oye Alexa, quién más está escuchando? (Y qué otra información pueden obtener?)
Samir Estefan

En el trade-off entre conveniencia y privacidad pocas tecnologías parecen generar una discusión tan profunda como la de los asistentes virtuales y, en particular, la de los parlantes inteligentes. 

Con más de 100 millones de dispositivos conectados a Alexa y cerca de 70,000 skills disponibles, el asistente virtual de Amazon es uno de los líderes indiscutibles en este mercado en tamaño y funcionalidad, siempre escuchando, procesando y aprendiendo. 

No es sólo Alexa quien escucha…

Pero no es sólo Alexa quien escucha. En las últimas semanas hemos conocido al menos 2 reportes que detallan cómo empleados y contratistas de Amazon tienen acceso a todo lo que Alexa oye en su casa, oficina o habitación de hotel donde un Amazon Echo o un dispositivo con Alexa esté presente.

El equipo de funcionarios -repartido en 3 continentes- escucha, analiza, transcribe y crea anotaciones sobre pedazos de las conversaciones que el asistente virtual escucha, con el fin de “mejorar las capacidades de entendimiento y respuesta a comandos” del sistema, reveló un informe publicado por Bloomberg a comienzos de mes. 

Preocupantemente, los audios que estos miles (miles!!) de individuos analizan no son sólo comandos realizados por los usuarios de los individuos luego de un “Oye Alexa…” sino que incluyen contenido “ambiente” que los micrófonos logran captar, como conversaciones entre personas -presencial o telefónicamente- y hasta gente cantando en la ducha.

…y es más que sólo audio

Y para colmo de males la profundización y el follow-up que ha hecho Bloomberg sobre este tema ha desenterrado un dato que puede ser incluso más preocupante: algunos de estos analistas tienen acceso a la información de ubicación de los dispositivos de los cuales analizan los snippets de audio. 

Es decir, que además de saber usted a qué hora duerme y a qué hora se despierta, sus gustos e intereses y hasta sus hábitos de compra, el equipo de Alexa puede “espiar” sus conversaciones personales y saber dónde ocurren físicamente. 

Según Bloomberg más de un miembro del equipo ha expresado su preocupación por el acceso tan amplio que se está dando de la información proveniente de los diferentes dispositivos con Alexa a nivel mundial y han demostrado lo fácil que es pasar de una grabación de una pareja discutiendo a una imagen de Google Street View donde se veía la casa donde dicha conversación tuvo lugar. 

El asunto es preocupante por que al utilizar los diferentes puntos de información provistos por la herramienta, la huella digital de los usuarios de Alexa se torna más clara y los antecedentes de otros proyectos/compañías de Amazon con el manejo de información confidencial, como el caso de Ring de comienzos de año, no permiten que uno respire tranquilo sabiendo que toda esa información está por ahí rondando. 

No sé ustedes, pero luego de esta noticia estoy muy feliz no tener un Alexa en mi casa y de haber escogido una plataforma que, a pesar de no tener tantas funcionalidades, ofrece un modelo de privacidad muy superior al de Amazon.