fbpx
Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

No Comments

Las redes sociales (en especial Facebook): en qué van y hacia dónde?

Felipe Lizcano
Hace relativamente poco el gigante de las redes sociales, Facebook, ha realizado varias compras como la de WhatsApp e Instagram, que no sólo muestran su poder sino el tamaño del bolsillo.  Pero esto, además de alarmar a muchos (debido a la posibilidad de ver anuncios pagados en sus chats y carruseles de fotos), también genera mucha curiosidad de saber qué piensa hacer Zuckerberg con todas estas compañías? Para dónde van todas estas plataformas sociales?

La respuesta todavía no es muy clara pero, para el asombro de muchos, recientemente Facebook realizó otra compra! Esta vez se trata de  “Oculus VR” (un emprendimiento que hace dos años recaudó 2,5 millones de dólares de Kickstarter, tal como lo mencionaba Samir en su artículo de hace unos días), un  fabricante de interfaces para realidad virtual (como cascos para juegos).  Según especulan muchos, el interés de Zuckerberg se sale del campo de los juegos y, al parecer, Facebook está enfocado en explorar nuevas formas para generar interacción en materia de comunicación, productividad y ocio en las plataformas sociales como Facebook y seguramente, en algunas otras de sus recientes adquisiciones. 

Así  las cosas, es clara la tendencia de  compañías como Google, Yahoo y otras de “tamaño colosal” que suelen crecer por medio de la adquisición de algunos emprendimientos ,que  les proporcionan nuevas ideas y visiones en materia de la “tecnología que se lleva puesta” (wearables). Por lo mismo, con esta serie de compras Facebook pretende continuar ganando presencia en la vida del mercado objetivo ( integrado por todos aquellos usuarios de redes sociales) ,que día a día recibe ofertas por medio anuncios en estas plataformas de acuerdo  con la segmentación de  intereses de cada usuario. Usando toda está información , seguramente, Zuckerberg continuará haciendo análisis para mantener el  atractivo de Facebook no sólo para los usuarios sino también para el mercado bursátil (ya que la acción ha tenido un buen comportamiento) que constantemente busca montarse en “la siguiente gran ola”  que, al parecer, apunta hacia un nuevo modelo de interacción enfocado en la tecnología  que se lleva puesta, algo que actualmente está generando mucha controversia en el campo de los relojes y las gafas. Por lo mismo, no se le haga raro a los lectores que próximamente Facebook lleve las redes sociales a un punto en donde, literalmente , las tecnologías “se lleven puestas” y no sólo se compartan momentos sino experiencias de realidad aumentada.    

De todo lo anterior se puede deducir que Facebook dejará de ser sólo una red social, para convertirse en una de las principales plataformas de comunicación de los usuarios conectados a internet en los próximos años! Esta visión asusta a más de uno y genera una gran cantidad de preguntas de acuerdo con las tendencias de Zuckerberg  y sus desarrollos, en donde “al principio todo es paz y amor” para luego convertirse en “una relación más material”, en donde el dinero amplifica la comunicación y ,la ausencia del mismo, puede llevar al aislamiento social.

A modo personal, me pregunto cuál será el costo de usar a Facebook como un canal de comunicación? Será que para interactuar con  nuestros seres queridos vamos a tener que consumir una serie de contenidos de un selecto grupo de patrocinadores (antes, durante y después de la interacción)? Peor aún, será que para  poder comunicar a otros las novedades de nuestra vida, vamos a tener que invertir dinero o donar sangre a fin de lograr que los mensajes tengan el alcance deseado?

En el momento actual es un poco difícil predecir lo que va a pasar, pero, vale la pena tener “los ojos muy abiertos” para evitar llegar a un punto en donde uno literalmente ,“consuma publicidad hasta en los sueños”. Así pues, vale la pena revisar las políticas de privacidad y uso que ,constantemente, nos obligan a aceptar los fabricantes tanto de software como de hardware, que, con el pasar del tiempo, cambian cada vez más rápido volviéndose más intrusivas.