Primero fue el problema de las fake news y de cómo se manipuló a la gente para que votara a favor (o mejor, en contra) de ciertos políticos y propuestas gubernamentales en diferentes procesos electorales del mundo (Estados Unidos, el Brexit, el proceso de paz en Colombia, etc., etc). Luego el escándalo de Cambridge Analytica.

Hace unas semanas nos enteramos del hackeo de más de 50 millones de cuentas, un breach masivo que sufrió Facebook, donde la información de millones de usuarios fue expuesta a un grupo aún no identificado (y no se sabe aún por cuanto tiempo) gracias a la explotación de tres vulnerabilidades que se encontraron en su plataforma.

Pasado el reporte original supimos que dicho breach no solo dio acceso a los ciberdelincuentes a la información personal de los usuarios en Facebook sino que incluyó la información de otras plataformas / servicios / portales / aplicaciones en los que los usuarios hayan utilizado el sistema de autenticación de la plataforma.

Bajaba la marea del hecho, cuando se conoció que cuando la noticia acerca del ataque comenzó a propagarse la propia plataforma comenzó a silenciar los diferentes artículos que hacían alusión al mismo. Los usuarios que trataron de compartir las notas – de medios tradicionales, serios, reconocidos y acreditados como The Guardian – recibieron esta notificación.

“Fue un error del algoritmo”, según ha indicado el propio Facebook (yeah, right). Al notar un pico de interacciones inusual con notas sobre el mismo tema, el algoritmo lo clasificó como spam o fake news. Entiendo que la compañía esté tratando de controlar la propagación de noticias falsas y spam en su plataforma, en gran parte por la presión que ha recibido del gobierno de Estados Unidos y de la Unión Europea. Pero, ¿no sería lógico incorporar en el algoritmo una variable de credibilidad asociada al medio que publica la noticia? No estamos hablando de TECHcetera! Estamos hablando de The Guardian y de los principales medios del planeta.

¿Cómo asegura la compañía – si de verdad fue un error – que el mismo tratamiento que recibió la noticia de su hackeo no lo recibe una asociada con una catástrofe natural o un ataque terrorista?

Para cerrar con broche de oro nos enteramos que Facebook estaba entregándole el número telefónico que registramos para asegurar nuestras cuentas con el servicio de doble instancia (2 factor authentication) a sus anunciantes.

Y ahora, y a pesar del track récord que demuestra que su manejo de la privacidad de los usuarios no es el mejor, Facebook tiene la osadía de lanzar al mercado Portal, un dispositivo físico que estará ahí en la sala de su casa, en su habitación u oficina escuchando y viendo todo lo que ocurre? A quién se le ocurrirá comprar este dispositivo?

No me malentienda; me encantan este tipo de dispositivos. En mi casa tenemos un par de HomePods y aunque su uso sigue siendo limitado – en gran parte por las políticas de privacidad de Apple – los usamos para oír música, controlar las luces y cerraduras de la casa, hacer llamadas y responder preguntas que a veces nos surgen. Y creo que lo que está haciendo Amazon con su línea Echo, en especial con aquellos que incorporan pantallas, es el futuro de las comunicaciones.

Pero una cosa es un Echo o un HomePod y otra cosa es meter un dispositivo que le dará a Facebook acceso a todo lo que pasa y se dice en mi casa.

Yo soy el producto de Facebook, eso lo sé (ya vieron qué tanto sabe Facebook de ustedes?). Facebook sabe casi TODO de mí. No sólo lo que hago en la plataforma sino qué otros sitios web visito y qué lugares físicos frecuento. Y estoy casi seguro que me escucha, sin que yo lo sepa, a través del micrófono de mi teléfono (no les ha pasado que hablan algo con alguien y luego les sale publicidad de eso en Facebook?).

La oferta de valor de Portal es llamativa. Es un Echo con pantalla HD que permite ver fotos y videos (de las que he cargado a la plataforma) y lo deja hacer llamadas y videollamadas a sus seres queridos a través de Messenger (el sistema de mensajería instantánea más usado en Estados Unidos). Pero su killer feature – y lo que más me asustó – son sus “Cámaras Inteligentes operadas por Inteligencia Artificia” que automáticamente puede serguirlo a uno, enfocarlo y hacer zoom para que uno no se salga de la pantalla si se llega a mover.

¿Creepy, no? Ahora, además de toda la información que ya le he dado a Zuckerberg & Co. le voy a dar una entrada de video a mi casa?

No se ustedes pero no creo que Portal vaya a pegar mucho. Y espero que muchos usuarios de la plataforma piensen antes de comprar este dispositivo.

 

Danos tu opinión

Comentarios

Powered by Facebook Comments