Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

No Comments

El verdadero Killer Feature de WhatsApp

Samir Estefan

WhatsApp es una de las aplicaciones de mensajería más utilizadas en el mundo y, en especial, en América Latina. En toda la región la aplicación – de propiedad de Facebook –  ocupa el primer o segundo lugar en los rankings de descargas y uso diario de aplicaciones de mensajería. 

Ya no se envía un mensaje. Ahora se “whatsappea”.

Yo whatsappeo, tú whatsappeas, él/ella whatsappean, nosotros whatsappeamos, vosotros whatsappeasteis…

WhatsApp se ha vuelto tan ubicuo y natural como Google (o nunca ha dicho “yo lo Googlée”) a tal punto que no creo que pase mucho tiempo antes de que la RAE incluya el verbo en el diccionario oficial de la lengua española. 

Whatsapp tiene un resto de problemas. Si no me cree, pregúntele a Andrés que ya los enumeró (y se echó encima a un millón de fans de la plataforma). Pero también tiene un resto de funciones súper útiles. Además de enviar textos y emojis, los usuarios pueden enviar mensajes hablados, compartir su ubicación o la información de un contacto. O mejor, parte de la información de un contacto. Y claro, se pueden hacer llamadas “gratuitas” vía WhatsApp con los más de 800 Millones de usuarios que hoy usan la aplicación en todo el mundo.

Sin embargo, el killer feature de WhatsApp no tiene nada que ver con la aplicación, ni con sus desarrolladores, ni con sus dueños, ni con que sea multi-plataforma, ni con sus millones de sus usuarios. El killer feature de WhatsApp, por lo menos en América Latina, es que cada día más operadores móviles lo utilizan como gancho para sus planes de datos. 

El verdadero killer feature de WhatsApp es que sirve, incluso si se le acaban los datos de su plan.

Mire alrededor y verá que los operadores, a falta de planes ilimitados (ya vio las “trampitas” de los operadores con los planes ilimitados?) que ya no son rentables por temas como el streaming de música y video, han decidido segmentar y clasificar la información por su naturaleza – una clara violación a todos los principios de Neutralidad de Red que existen – y darle un tratamiento ilimitado a cierto tipo de datos. 

Pero más allá ya no es sólo por la naturaleza de los datos. Es por la aplicación de los mismos. Recuerdo que hace un par de años oía propagandas de “Servicios de Mensajería y Correo Ilimitados”. Ya no. Adiós iMessage, adiós Line (que está de #3 en la región), adiós BBM (todavía alguien lo usa?). Ahora es Whastapp. Y punto. 

Y sólo por eso, es que he comenzado a usar cada día más WhatsApp.