Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

One Comment

La Televisión y El Televisor Son 2 Cosas Diferentes (Y una de ellas está a punto de morir)

Samir Estefan

La Televisión y El Televisor son 2 cosas completamente distintas y su futuro es completamente diferente y cada vez más separado del otro. Puede que hoy, aún, no se de cuenta. Pero la existencia del uno y del otro poco tendrán que ver con la existencia del otro en un futuro cercano. 

El primero, o mejor la primera, es este modelo de distribución de contenido que parece atrapado en los años 70 con un sistema de interacción de una sola vía (unos producen, muchos consumen) en la que quien manda es el horario ya preestablecido de emisión. Es un modelo que está bajo ataque y en el que veremos una disrupción tal en los próximos años que creo que se repetirá la historia de la industria de la música y su desempaquetamiento y nos llevará a un modelo completamente nuevo y diferente del actual. 

Los primeros pasos del cambio ya se ven:

  • Se ve en el número, cada vez mayor, de los cord-cutters – esos usuarios que ya no pagan por el servicio de televisión tradicional.
  • Se ve en las series que son nominadas por la “academia” y que se llevan a casa todos los galardones, tanto de los jurados especializados como de los usuarios finales.
  • Se ve en el crecimiento de las cifras de compañías como Netflix o Amazon, de sus suscriptores y del consumo de sus producciones originales.
  • Se ve en los servicios sólo en línea que los gigantes tradicionales de la televisión por suscripción están sacando al mercado.
  • Y se ve en la manera en que se producen y distribuyen las series de TV y cómo muchos de los grandes éxitos de los últimos años se están yendo al modelo de binge-watching en el que un usuario puede consumir toda la temporada en un mismo fin de semana, vs el modelo tradicional de 4 o 5 meses de distribución paulatina. 

La Televisión, al igual que el modelo de distribución de CDs de comienzo de siglo, no tiene futuro. Por lo menos no como está estructurado en la actualidad. 

El Televisor, por su parte, parece cobrar una relevancia cada vez mayor como parte de un ecosistema multi-pantalla siempre y cuando permita compartir contenido de diferentes fuentes y sirva de escenario para ver, en grande, el contenido que cargamos en nuestros bolsillos o al que tenemos acceso desde la nube. 

El Televisor sigue evolucionando y ha pasado de ser la pantalla para ver La Televisión a ser una pantalla para ver cualquier contenido. Contenido que producimos todos y que compartimos vía social media, cuando queremos y no cuando alguien decide que es hora de verlo. Contenido cada vez más personal, más gráfico, más visual, más vivo. 

Para nadie es un secreto que el grueso de nuestro contenido está pasando de texto a imágenes a video y que ese video es cada vez más profesional, de mejor calidad y más real y cercano. Es el secreto de los nuevos televisores: enfocarse en la imagen, en el sonido, en el diseño. Los grandes fabricantes entienden que sus dispositivos deben ser cada vez más poderosos y llamativos y deben ofrecer una imagen tan real que sea difícil diferenciarla de la verdadera, para que los usuarios sigan invirtiendo en nuevos dispositivos.  

El Televisor, como parte de un ecosistema y de un mundo multi-pantalla cobra cada día mayor relevancia

Atrás quedó la lora del 3D. La discusión actual tiene que ver con calidad de la imagen (si, el 4K pegará eventualmente) y con qué tan real es el contenido que puede mostrar. Hoy se habla de diseño, de piezas de arte que lucen en cualquier espacio bien sea encendidas o apagadas. Hoy hablamos de televisores que se conectan a internet, de nano-cristales, de contrastes nunca antes visto, de pantallas curvas. 

Mientras La Televisión está a punto de morir, El Televisor está reinventándose y lo que viene será fantástico.