Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

One Comment

Comete Samsung el Mismo Error 2 Veces al Lanzar Otra Dupla?

Samir Estefan

Mientras veía la presentación de los nuevos Galaxy Note 5 y Galaxy S6 Edge+, lanzados el día de hoy en Nueva York, me preguntaba si está Samsung cometiendo el mismo – y costoso – error que cometió con el lanzamiento de los Galaxy S6 y S6 Edge hace unos meses. Como saben, las ventas de estos dispositivos no han estado a la altura de lo esperado por el gigante sur-coreano, algo que se sigue viendo reflejado en las cifras financieras y de market share de la compañía. 

El problema con la dupla de los S6/S6 Edge, desde mi punto de vista, es el siguiente (y seguro ya me ha escuchado decirlo): Al ver el Edge nadie quiere comprar el S6. Por qué? Porque el S6 no tiene nada que lo distinga o que lo separe de los otros millones de dispositivos Android que hay en el mercado. El Edge, por su parte, es único, es sexy, es llamativo, es diferente y es… más caro y más escaso que el S6. 

Mostrarle al cliente el télefono que quisiera – pero no puede – tener y otro con el cual puede conformarse no hace sentido pues lo único que hace es confundir.

Mostrarle al cliente el télefono que quisiera – pero no puede – tener (porque no hay casi unidades disponibles y porque además cuesta más plata) y otro con el cual puede conformarse no hace sentido pues lo único que hace es confundir, alejar y ponerlo a comparar. Y, digámonos la verdad, cuando usted ya se pone a comparar se da cuenta que el S6 no es – de lejos – la mejor opción que hay en el mercado (mañana hablaré de eso).

Y entonces, ¿por qué repetir la misma fórmula con sus phablets?

Creo que en este caso hay una razón fundamental: El Note 5 y el S6 Edge+ son equipos para públicos diferentes.

Mientras que el primero tiene un nicho enfocado en los ejecutivos que buscan productividad y que le pueden sacar el jugo a su gran diferencial con respecto a otros phablets – el S Pen – el S6 Edge+ es sencillamente la respuesta de Samsung al iPhone 6 Plus que nadie, ni siquiera Cook & Co, pensaron fuera a ser tan exitosos.

Hace un año, con el lanzamiento del Note 4, lo dije: los Note no son (sólo) phablets. Son algo más. El S Pen es el gran diferencial de los dispositivos, el que los pone en una categoría diferente. Con el Note 5 vemos un proceso de maduración de la familia. Mejores materiales, mejores especificaciones técnicas y un perfeccionamiento de un dispositivo que para muchos usuarios es perfecto. El Note 5 es para ellos.

El Galaxy S6 Edge+, por su parte, es para un público más joven, más fashion, más cool, más interesado en el diseño, en la pantalla, en el video, en todo lo que ofrece el S6 Edge pero con una pantalla más grande en la que es un placer ver películas, fotos y contenido multimedia.

El Note 5 y el Galaxy S6 Edge+ primos, no hermanos como el S6 / S6 Edge.

Espero no equivocarme pero creo que, a diferencia de lo ocurrido con la dupla S6 / S6 Edge, el lanzamiento de esta dupla hace sentido pues le da opciones, de dispositivos con pantallas gigantes, a dos públicos con necesidades, intereses y gustos diferentes pero que pueden aprovechar la pantalla más grande. 

Esperemos a ver si funciona y si la sombra de la caída en ventas y márgenes se frena de una vez por todas.