fbpx
Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

No Comments

El Negocio de TikTok y Oracle no es lo que usted piensa

El Negocio de TikTok y Oracle no es lo que usted piensa
Samir Estefan

En otra payasada más de la administración Trump terminó convertido el episodio de Tiktok. 

Un episodio que mezcla decenas de ingredientes para crear una novela con la que Ken y Karen -los típicos televidentes de Fox News en Estados Unidos- dirán otra vez que Donald venció a sus oponentes y es el mejor negociante del mundo y los protegió de los peligros que representa el Partido Comunista Chino (que creó el COVID para acabar con “America”) para sus hijos. Pero el tema no es más que otro show mediático. Pura propaganda para que Ken y Karen voten otra vez por Trump en Noviembre.

De la prohibición emitida por la Casa Blanca se especula de todo: que fue una retaliación porque los amantes del K-Pop y los TikTokers hicieron quedar a Donald como un perdedor con su rally de Tulsa, al que no fueron ni siquiera 7 mil personas cuando él mismo habló de más de 1 millón de reservas.

Que Donny quería silenciar a Sarah Cooper que se volvió famosa con sus videos arremedándolo y demostrando, con sus propias palabras, lo incoherente que és.

Que fue Mark Zuckerberg, quien viendo como TikTok le quitaba mercado y se apoderaba de la franja de usuarios que dejaron a Facebook en manos de sus padres y abuelos, fue quien atizó a Trump y a los congresistas Republicanos para que hicieran el trabajo sucio por él con la excusa de la “seguridad nacional” derivada de que ByteDance es una compañía China “y por ende debe ser parte del aparato militar del partido comunista”.

Y como el ladrón juzga por su condición entonces Donald, Peter Navarro y Steve Munchin dieron el ultimatum: antes del 15 de Septiembre la operación de TikTok en Estados Unidos debería desligarse su casa matriz -ByteDance- o tendría que dejar de operar en territorio estadounidense (Ah! y Donald pidió tajada).

Microsoft expresó su interés en comprarla y comenzaron a explorar el negocio. Un negocio con toda clase de problemas:

  1. Si sólo se estaba hablando de la operación de TikTok en Estados Unidos, que a finales del 2019 representaba menos del 15% de su operación global, ¿qué estaría comprando Microsoft?
  2. ¿Estaría ByteDance entregando el código de la aplicación? ¿Podría Microsoft usarlo para otros fines?
  3. ¿Cómo integraría TikTok la operación de Estados Unidos, de la que ByteDance ya no sería dueño con las demás del mundo?  

El tema se fue al traste cuando el Gobierno Chino decretó una prohibición sobre la exportación de algoritmos y quedó claro que la negociación NO incluía el código fuente y fue ahí cuando Microsoft se retiró del negocio.

¿Y entonces Oracle?

Aunque aún no hay detalles específicos del acuerdo, es claro que Oracle no está comprando a TikTok. Ni globalmente ni en Estados Unidos.

Lo único que hay en la mesa es un cambio en el modus operandi de la aplicación. Uno por medio del cual los datos de los usuarios norteamericanos de TikTok (y solo los de ellos) serán alojados en los servicios de nube de Oracle dentro de Estados Unidos y no en los múltiples servidores que TikTok tiene contratados a nivel mundial y en China.

Algo similar a lo que ocurre con servicios de compañías como Apple -por ejemplo iCloud- para los datos de sus usuarios en China, cuyos datos están alojados en China y no pueden ser almacenados en datacenters dentro de Estados Unidos. O lo que pasa con los usuarios Europeos de Office 365, OneDrive o Azure, cuya información no puede ser almacenada en sus servidores dentro de Estados Unidos sino en servidores dentro de Europa.

El acuerdo seguramente incluirá una cláusula de auditoría (algo en lo que Oracle es experto 😜 -sorry, chiste interno) con la que Larry Ellison (gran amigo de Trump) y su equipo podrán revisar el código para asegurar que no hay ningún tipo de malware y que ByteDance no tiene una “puerta trasera” por medio de la cual el ejército Chino pueda espiar a los usuarios norteamericanos de la aplicación (algo que se hubiera podido exigir sin tanto show).

Es como una niñera. Que está ahí para ver que los niños se porten bien pero que en realidad tiene cero control sobre la situación porque “los niños” ya están grandes. Un niñera bien paga, que se ha hecho a un nuevo cliente. Un cliente interesante y llamativo. Pero no más.

Trump perdió. ByteDance perdió. Larry ganó. Y los millones de TikTokers en el mundo, quedaron igual.