fbpx
Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

No Comments

El Apple Watch es el nuevo iPhone

El Apple Watch es el nuevo iPhone
Samir Estefan

El lanzamiento del Apple Watch Serie 6 y del Apple Watch SE del día de ayer me puso a pensar en el rol que el dispositivo tiene -y tendrá- para el ecosistema Apple.

Y para ello quisiera remontarme al 2009, un par de años después del lanzamiento del iPhone original, y darle una mirada al impacto que tuvo el dispositivo más allá de las ventas y los ingresos que generó directamente.

Quisiera enfocarme en ese rol adicional que tuvo, como un Caballo de Troya, como un imán, como la disculpa perfecta para que quienes nos enamoramos de él, y de su facilidad de uso, probáramos otros productos de la compañía y nos adentráramos en su ecosistema.

Mire, por ejemplo, las ventas de computadores entre 2005 y 2015.

De menos de 5,5 Millones de unidades de Mac vendidas en el año anterior al lanzamiento del iPhone, Apple pasó al doble en 2010 y a casi 4x en el 2015. Y aunque hubo lanzamientos importantes en dicha linea de negocio durante esos años, es claro que parte de esas ventas resultaron del “arrastre” que generó el iPhone con su dominancia en el mercado.

Volvamos, entonces, al 2020 y miremos ahora al Apple Watch. Un dispositivo que ha logrado mantener un 50%+ de participación de mercado a pesar de la ardua competencia y cuyas ventas se han visto incluso favorecidas en medio de la pandemia.

El foco del Apple Watch en temas asociados a la salud, dentro de los que se destacan la medición de actividades físicas y los retos asociados al cumplimiento de metas asociadas al ejercicio diario realizado, la detección automática de caídas (y su aviso a los contactos de emergencia y a las autoridades), la detección de arritmias y niveles anormales del ritmo cardíaco, la posibilidad de tomar electrocardiogramas en cualquier momento, las funcionalidades de notificación de ruidos específicos como alarmas, timbres o ladridos de perros introducida con watchOS 7 (que sale hoy!!) y la incorporación de un sensor de saturación de oxígeno, lo han convertido en el dispositivo perfecto para millones de usuarios que jamás han tenido un producto Apple pero que ven en esas prestaciones un propuesta de valor interesante.

Súmele a eso la introducción del Apple Watch SE, con un precio super competitivo en relación con la competencia, el cual tendrá un impacto importante sobre las ventas de la competencia especialmente en Estados Unidos y Europa, como lo dice Raymond Wong de Input.

Impacto derivado no sólo de usuarios de otras plataformas que por fin podrán tener un Apple Watch en su muñeca (acuérdese del componente aspiracional de la marca) sino de familias enteras que optarán por “estandarizar” su experiencia con el reloj de Apple.

Y adiciónele el anuncio de Apple Fitness Plus, una plataforma de ejercicios diseñada específicamente para aprovechar las capacidades de entrenamiento del Apple Watch que llegará con contenido semanal hacia finales del año y del cual los compradores del Apple Watch obtendrán 3 meses gratis de suscripción al servicio con su compra.

Andrés decía ayer que es poco probable que un usuario de un smartphone Android utilice un Apple Watch (y viceversa) pero creo que precisamente ese el rol que Apple le está dando a este dispositivo.

El Apple Watch está siendo dispuesto por Apple para convertirse en lo que en su momento fue el iPhone: el dispositivo ancla sobre el cual obtiene usuarios nuevos y sobre el que se les introduce al ecosistema. El Caballo de Troya con el que se les cautiva, se les enamora y se les engancha y a partir del cual mirarán otros dispositivos y servicios de la compañía. Y lo mejor es que está funcionando.