Apple anunció ayer los resultados financieros para su tercer trimestre fiscal. No esperábamos ninguna sorpresa, tampoco anuncios de algún nuevo producto. Los analistas, sin embargo siempre están pendientes de las estadísticas y números, pues siempre pueden encontrar allí información importante sobre el mercado. De todo lo publicado ayer por Apple, llamó la atención un dato específico. Las ventas de iPads, medidas en base anual, cayeron por segundo trimestre consecutivo. En esta ocasión la disminución fue del 9.2% Como era de esperarse, los analistas prendieron las alarmas sobre el iPad de inmediato.

¿Qué le está sucediendo al iPad?

La teoría mas aceptada entre los analistas indica que la posición del iPad, justo en el medio entre el Mac y el iPhone lo está haciendo un dispositivo innecesario. Quien solo quiere consumir contenidos busca un iPhone. Quien quiere producirlos, prefiere un Mac. El aumento vertiginoso en ventas de ambas lineas pareciera soportar esta teoría. Las ventas de los dispositivos Mac aumentaron 18% en el mismo período de tiempo impulsadas principal mente por el Macbook Air, el dispositivo mas cercano en tamaño al iPad. Mientras tanto, el iPhone, el competidor mas cercano del iPad Mini, también aumentó sus ventas en 13%.

El tamaño de la pantalla pareciera un factor primordial en esta discusión. No es un secreto que las pantallas de los smartphones han venido aumentando, colonizando con “phablets” el espacio que se supone reservado para los tablets. Las cifras de ventas de los phablets confirman la tendencia. Los smartphones de mayor tamaño, son los de mayores ventas.

Aunque las ventas de PCs siguen deprimidas, el Macbook Air es una excepción. Año tras año, esta referencia ha sido la de mayores ventas en el mercado y Apple sigue ganando participación en el mercado. Así, las apuestas de otros fabricantes, como Microsoft y Samsung, por tabletas como dispositivo principal, podrían estar completamente equivocadas. El problema podría estar en el factor de forma, o en la duración de batería que es superior para el Macbook Air, que para su competencia.

Mi teoría es completamente diferente

A principios del año 2011 compré mi primer y único iPad. Es un iPad 2 con conectividad 3G y 16Gb de capacidad de almacenamiento. Lo compré el primer día que los pusieron en venta en Colombia. Han pasado ya mas de 3 años desde esta adquisición y mi iPad sigue funcionando y cumpliendo con su tarea perfectamente. La batería sigue ofreciendo la misma duración, mas de 2 días sin necesidad de recargar. Tampoco he encontrado aún alguna aplicación que no sea soportada por mi viejo iPad 2. Funcionalmente no encuentro ninguna razón para reemplazarlo.

Apple no ha hecho ninguna actualización que me obligue a actualizar el iPad. La pantalla de retina es una mejora, pero claramente no es una característica obligatoria. El aumento de capacidad y velocidad no me afecta especialmente en mi caso de uso que es principalmente lectura y consumo de medios ligeros. Tal vez la única razón poderosa para hacer un upgrade sería el factor de forma. En comparación con los nuevos modelos, el iPad 2 se siente pesado y grande. Mi preferencia sería un iPad Mini de 32Gb, un dispositivo mas pequeño, pero suficiente para mi caso de uso. Supongo que con la llegada de iOS8, la obsolescencia programada finalmente me empezará a dar razones para subirme a una nueva versión de iPad, por lo pronto tranquilos con mi iPad 2.

Es el caso de mi iPhone 4S. Lo compre al finalizar el año 2011, para reemplazar un iPhone 3G que era completamente inútil en ese momento. El iPhone 4S ya empieza a sentir el paso del tiempo. La duración de la batería ha disminuido perceptiblemente. Las aplicaciones funcionan, pero algunas hacen crash frecuentemente. El factor de forma del iPhone 4S me encanta, pero quisiera tener las ventajas de la conectividad 4G, las funciones de sensores adicionales y el menor consumo de batería. Apple ha creado razones para que como usuario, necesite actualizar el iPhone. En conclusión, para mi, la caída en ventas del iPad esta soportada por una curva de reemplazo mas larga, por usuarios con casos de uso que no demandan poder de procesamiento, y sobre todo por un relativo estancamiento en las características principales del iPad.

Durante el anuncio, Tim Cook mencionó que el mercado del iPad aún tiene un potencial muy alto de adopción en el mercado corporativo. Es evidente que la alianza con IBM tiene como objetivo posicionar los dispositivos iOS en el mercado corporativo y esperar que el ”efecto Halo”, jalone de la misma manera la demanda de la línea Mac. Es posible que Tim Cook tenga razón, pero creo que la adopción corporativa, por vía del BYOD, es mas alta de lo que calcula Apple. Donde si creo que hay mucho espacio es en la adopción de aplicaciones empresariales. Muchas personas tienen iPad y lo llevan a su trabajo, pero pocas usan aplicaciones corporativas, como ERPs o CRMs, en el. Es una de las razones por las cuales considero que la alianza con IBM puede ser un éxito y el iPad puede ser un hit aún mayor en el mercado.

Como usuario, sin embargo, mi esperanza es que Apple mantenga la misma curva de progresión del iPad. Cambiar de dispositivo cada 4 años y no cada 2, es un alivio muy importante para el bolsillo.

Danos tu opinión

Comentarios

Powered by Facebook Comments

About Andrés Waldraff

Geek de corazón, pero administrador de profesión, estoy sentado en la confluencia entre los negocios y la tecnología. Soy emprendedor e inversionista. Hoy dedico mi tiempo a mi mayor pasión, impulsar la innovación empresarial a través del emprendimiento. Me puede encontrar en Twitter como @awaldraff

Category

ACTUALIDAD

Tags

, , , , , , ,