Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

One Comment

5 razones para no eliminar su suscripción a TV por cable

AWaldraff

Una de las mayores expectativas que yo tenía para el año 2014 era que se masificara el fenómeno del ”cord cutting”, que se refiere a esas personas que cancelan los servicios de TV por cable. Ya en anteriores ocasiones he hablado acerca de la inconveniencia de los paquetes que nos obligan a comprar cientos de canales, cuando únicamente estamos interesados en una pocas horas específicas de programación a la semana.

Con una única excepción, la de Netflix, hasta ahora nadie ha logrado hacerle algún daño a los incumbentes. En nuestros países, la gran mayoría de los televidentes sigue recibiendo los contenidos via servicios de cable o a través de la televisión pública. Mientras tanto en países mas desarrollados, el fenómeno del “cord cutting” sigue creciendo. Veamos los principales factores que están evitado la emigración masiva de televidentes hacia el internet:

  1. La complejidad de uso de los servicios de TV por internet. Como está estructurado en este momento, no hay un “agregador” que permita a los usuarios encontrar sus contenidos favoritos en un único punto de contacto. En el mejor de los casos es necesario visitar diferentes servicios o websites para acceder al contenido. En el escenario apocalíptico, el futuro de la televisión por internet exigiría buscar la fuente de cada programa por separado. Esto es demasiado trabajo para los televidentes. Apple entiende este problema y ha convertido al Apple TV en un agregador de proveedores. Que no es lo mismo, pero se parece.

  2. Los derechos de los eventos deportivos siguen en manos de los medios tradicionales. En la TV por suscripción, los dueños de los derechos de transmisión de los grandes eventos deportivos son quienes imponen las condiciones. En nuestros países el evento rey es el mundial y en algunos casos los torneos nacionales e internacionales de fútbol. Y sabemos que los derechos, los van a tener por al menos otros 5 años, pues las negociaciones se cerraron hace poco tiempo. En Colombia los canales de TV fueron capaces de arrodillar al gobierno negándose hasta último momento a ofrecer el campeonato mundial de fútbol por las señales de cable. Mientras los usuarios dependamos de los sistemas actuales para ver estos eventos, no vamos a irnos en masa de nuestros proveedores de TV.

  3. El acceso a información local es complejo. En algunos países, no en todos, la televisión se distribuye a través de redes de afiliados locales, quienes proveen contenidos y noticias locales como parte de su programación. En otros, como Colombia, tenemos un sistema central y no se ofrecen contenidos con carácter local. En cualquier caso, muchos televidentes están acostumbrados a ver noticias de su localidad. En Internet nadie ha logrado dominar el espacio de las noticias locales, por la ruptura de economías de escala. Sin este contenido, los usuarios no son muy propensos a eliminar su proveedor actual de contenidos.

  4. Quién produce contenidos originales? Netflix fue el primero en entrar en este negocio y lo hizo con muchísimo éxito. HBO ya anunció que va a ofrecer una suscripción especial para usuarios por internet. El problema es que los usuarios hemos cambiado la manera como consumimos televisión y los productores no logran ajustar sus ofertas a este hecho. Posiblemente ha sido el término ”binge watching”. Se refiere a la costumbre de acumular episodios hasta tener toda la serie y luego verla completa en maratones. Esta modalidad causa problemas con los anunciantes, quienes quieren tener a la audiencia cautiva por semanas y no días u horas. Si no hay anunciantes, no hay contenidos originales, y por ende los usuarios no seremos susceptibles a abandonar nuestro sistema actual.

  5. El precio. Cada productor quiere que nos afiliemos a su sistema. ¿Cuántas afiliaciones estamos dispuestos a pagar? Si usamos a iTunes como referencia, cada episodio puede costar 2 dólares y una serie completa podría costar entre 20 y 30 dólares. Piense en ver 5 series y ya estamos entrando a valores muy similares al costo de los paquetes de cable actuales.

Hasta ahora nadie ha resuelto completamente estas incógnitas. Quienes mas cerca se encuentran son Netflix y Google (con Youtube). De Apple sabemos que intentaron negociar con los proveedores sin mucho éxito. En el entretanto, las audiencias parecieran estar perdiendo interés en los contenidos. ¿Será que los incumbentes se van a quedar sin el pan y sin el queso?