Hace un poco mas de un año nos enviaron un juego para evaluar que parecía diferente. No tenía trailers, o tenía muy pocos, y no me emocionó mucho cuando llegó. Me sentí aburrido de hacer otro review, pero nada malo podía ocurrir, así que empecé a jugar. Y rápidamente todo cambió y Ori and The Blind Forest se convirtió en uno de los 5 mejores juegos de consola que he jugado en mi vida (aquí está mi review de ese juego).

Hace un par de semanas me llegó un código para Ori and The Blind Forest: Definitive Edition y pensé que era una sequela a este juego. Pero no, era una extensión al juego original, la edición final, la mejor forma del juego, era la edición definitiva.

En el juego uno es un personaje que se llama “Ori”, el cual es como una mezcla entre murciélago y gato con aspecto fantasmagórico. En la medida que uno avanza, uno va desbloqueando poderes con la ayuda de “Sein”, una bolita de luz que te acompaña en tu camino y tiene poderes mágicos ya que en un pasado fue el “corazón” del árbol que controlaba el bosque. 

En la introducción a uno le muestran a un árbol gigante que cuida el bosque, llamado “Nibel”, que, en la celebración anual de la luz, es atacado por Kuro – un cuervo gigante – el cual se roba a Sein y desbalancea el equilibrio de la naturaleza. En este momento Ori se pierde de Nibel, su papá, y es adoptada por un animal que parece un oso obeso con máscara y cicatrizes en la barriga. Éste cuida a Ori y lo cría, pero después de un tiempo el bosque empieza a decaer y ser destruido por sí mismo; esto pasa porque Nibel ya no puede cuidar el bosque y los tres elementos que lo balanceaba: agua, fuego y aire, empiezan a fallar.

Aquí empieza la historia en la que uno – Ori – debe, con la ayuda de Sein, restaurar el balance de las bases de los tres elementos. Mientras que uno recoge “puntos” para desbloquear habilidades y se encuentra con árboles ancestrales que hacen esto mismo.

El bosque es un gran mundo el cual está interconectado pero al principio uno no puede ir a todos los lugares, ya sea porque está muy alto, o porque hay un hueco muy largo. Pero mientras uno desbloquea habilidades uno puede llegar a estos sitios lo cual hace que volver a pasar por un sitio porque ya pasaste sea interesante.

Pero lo que lo hace la Edición Definitiva, y lo diferencia del original son los “detalles coquetos” que lo hacen merecedor del nombre de uno de los mejores juegos de mi vida, y les voy a hablar de las dos cosas nuevas que trae el juego: los warps y los side-quest zones.

Los Warps

Los warps son un detalle que soluciona la única cosa que me molestó del juego anterior (aunque no se si la puse en mi review porque estaba muy emocionado por el juego y tenía menos experiencia): para ir de un lado al otro del mapa uno debía pasar por todos los obstáculos y peligros en el camino y en mucho casos el camino era demasiado largo. Ahora, gracias a los Warps, uno puede ir a los Spirit Well – los cuales son únicos para cada zona del mapa – y teletransportase de uno al otro de forma rápida y segura.


Side-Quest Zones

Los side-quest zones son unas zonas que, como dice su nombre, no corresponden a la historia principal sino que sirven para para conseguir mas ability points (y además son muy divertidas) agregando contenido y posibilidades al jugador. La que más me gustó fue la zona en la que aparece la mamá adoptiva de Ori, cuando era pequeña y en la uno logra recuperar la zona (que está escondida en el juego original), quitarle los males y revivir la historia de la infancia de tu madre.

En conclusion, el juego puede no haber cambiado mucho desde su forma original hasta su edición definitiva, pero este forma final del juego reitera que Ori and The Blind Forest – la edición normal y la edición definitiva –  son diferentes versiones de uno de los juegos más buenos y más lindos que he jugado en mi vida, y creo que se quedará así por mucho, mucho tiempo-

Galería de Imágenes

About Nabih Estefan

Me encanta la Tecnología, el Lego, el Basketball, los Robots, Leer y tocar Violín

Category

LABS, REVIEWS

Tags

, , , , ,