Este martes se perfilaba como un día cualquiera, prendo la radio y pongo la emisora (costumbre de pensionado según me dicen por ahí) y comienzo a pensar todo lo del día. Mientras preparo el desayuno voy a poner algo de agua para preparar café y oh sorpresa el agua sale asquerosa. Las tuberías resuenan con fuerza y el líquido amarillo comienza a salir ante mis aterrados ojos.

El Vaso del Horror

 No conozco muy bien los procedimientos en esos casos (mea culpa), así que me remito a twitter a ver si puedo poner una queja en el twitter oficial del Acueducto de Bogotá, erróneamente creo que la cuenta oficial del mismo es @AguasDeBogota pero al parecer no es el caso, así que me dicen que debo llamar al 116 para reportar el daño. Hasta ahí no hay problema, me remito a contactar vía telefónica, hasta que veo como de dos cuentas particulares de twitter me comienzan a preguntar por datos concretos como la dirección del predio desde la que reporto el daño.

Les hago una pregunta lectores, ¿ustedes darían la dirección de su casa abiertamente por redes sociales a un par de desconocidos?, como la respuesta es obvia, me intrigo y les cuestiono ¿por qué hacen eso? , a lo que uno de ellos simplemente me responde “debido a q la EAB no cuenta con redes sociales, apoyamos estas solicitudes a través de nuestra cuenta personal.” Y asombrado me pregunto, ¿y las políticas de gobierno en línea?, ¿y la plata del distrito que tiene un ejército de comunicadores digitales y la cantidad de consultores que se que han contratado?, ¿ y las leyes de Habeas Data?, porque estos señores estaban pidiendo datos personales a través de canales digitales.

Enserio ni culpa de ellos debe ser a pesar de que uno de ellos me recomendó no muy cordialmente “Y no coloque quejas en redes sociales”, pero la falta de previsión y de estrategia de esta gran y vital empresa para todos los que vivimos en Bogotá, me dejó asombrado así que acá les regalo unos consejos a tener en cuenta para sus empresas:

  • Vigilen y conozcan la normatividad que los rige. Las redes sociales ya no son tierra de nadie desde el punto de vista jurídico. La ley 1480 de 2011 y la ley de protección de datos deben sabérserla como el padre nuestro. También las políticas de Gobierno en Línea según apliquen.
  • Nadie los obliga a tener redes sociales, pero en caso de no tenerlas vigilen las conversaciones de su marca, la de sus empleados y demás grupos de interés.
  • Estén o no estén en redes sociales, establezcan protocolos de acción digital para sus empleados, cómo manejar una crisis y cómo responder antes una evantual crítica.
  • Haga seguimiento de conversaciones, personas y PQR´s que aprezcan en canales digitales, no permitan que algo perfectamente solucionable se convierta en una crisis.
  • Por último, pero no menos importante, no permita que nadie, nadie más allá de los canales autorizados tome la voz de su organización, para eso hay maneuales de marca, comunicación y publicitarios, no deje en manos de un inexperto la buena gestión de cientos de personas.

¿Les ha pasado algo similar? Compartan en los comentarios

Andrés Felipe Sánchez Cano 
@innovandres

Danos tu opinión

Comentarios

Powered by Facebook Comments

Andrés Felipe Sánchez

About Andrés Felipe Sánchez

Máster en Creatividad e Innovación, fotógrafo consumado, todo en este mundo surgió de una buena idea. Fanático de la astronomía y la buena ciencia ficción, guitarrista frustrado, aún juego con legos y colecciono hotwheels. Soy un firme creyente de que la tecnología, si se entiende y usa bien, acerca a las personas de maneras interesantes y creativas. Actualmente soy director estratégico digital para una marca de bebidas.

Category

EDITORIAL

Tags

, , , , ,