En nuestro mas reciente podcast #LoMasTech, Catalina, Samir y yo hablamos del papel que juegan los operadores de internet en nuestra experiencia como usuarios de tecnología. El resumen de la conversación es simple: Los proveedores de servicio de internet son nuestro peor enemigo. Ya en el pasado hemos hablado recurrentemente acerca de la problemática de la neutralidad de la red.

Los operadores han hecho todo tipo de lobby para evitar que otros aprovechen sus conexiones para ofrecer productos y servicios que no les dejan ningún ingreso. Su opinión es que no es suficiente con ofrecerle al usuario el acceso, sino que ellos también deben tener una participación sobre todo lo que se ofrezca sobre esa infraestructura. Imagínese la situación como un peaje virtual. Pero esta no es la única manera como los proveedores de internet y comunicaciones buscan incrementar sus ingresos. Una práctica muy común es ofrecer lo que ellos llaman “servicios de valor agregado”.

El secreto para que estos generen ingresos, es ponerlos en funcionamiento sin preguntarle al usuario. Quien no lo quiera utilizar debe optar por salirse del servicio. A esta práctica se le conoce como servicios ”opt-out”. Son muy prácticos para los operadores pues les sirven para contabilizar ingresos rápidamente. Desde luego a costa de la molestia que le causan a los usuarios. ¿Cómo funcionan? Si alguna vez empezó a recibir mensajes de texto con noticias o algun “seguro” que nunca solicitó y luego se lo cobraron en la siguiente cuenta fue victima del opt-out.

En Colombia esta práctica está prohibida, aunque no todos los operadores siguen la ley al pie de la letra. Cuando llega el momento de reportar resultados y los operadores se ven colgados en sus presupuestos, siempre es mejor aceptar la multa y mantener el bono de resultados. Obviamente, para justificar sus acciones usan el argumento de la conveniencia y el valor que sus mediocres servicios de “valor agregado” ofrecen.

Otra manera de exprimir a sus clientes es usando la información privada de manera indebida. En nuestros paises la penetración móvil ha superado el 100% es decir que hay mas lineas celular que personas y en esencia los operadores tienen información acerca de toda la población del país. La ley (al menos en Colombia, pero es similar en casi todos los paises) es absolutamente clara. Ninguna empresa, ni persona, puede usar los datos de un tercero sin antes solicitar autorización. Los operadores se escudan detrás de una incapacidad operativa para pasarse por la faja la ley.

Su argumento es que sus bases de datos se encuentran “integradas”, así que los mismos datos que usan para facturar, son los que tienen que usar para sus campañas de mercadeo. Nuevamente, la ley prohibe esta práctica, pero también les da una salida en el desequilibrio operativo. Si es demasiado costoso separar las bases de datos, pueden decir que el cambio los llevaría a una posición económica y competitiva desigual y por ende no es factible hacerlo. De esta manera las empresas desactivaron (temporalmente, esperamos) los efectos de la Ley de Habeas Data en Colombia. Si alguna vez recibió correos donde le pedían que contestara si no quería estar en una base de datos, es por esta práctica, que es éticamente cuestionable.

Finalmente está el famoso asunto de los “subsidios” a los dispositivos. Según los operadores, ellos han asumido siempre una parte importante del costo del dispositivo. La realidad es que siempre han ofrecido una financiación velada, inflando los precios de sus servicios para cubrir el costo de los dispositivos y atando a sus clientes a cláusulas de permanencia largas y “leoninas”.
Por desgracia, los reguladores gubernamentales son débiles ante la capacidad de lobby de las empresas de telecomunicaciones. De vez en cuando son capaces de frenar alguna práctica que ya se sale de lo normal y es electoralmente atractivo legislar. Los dueños de los operadores de nuestra región son algunoas de las personas mas ricas e influyentes de nuestros paises. Carlos Slim y Claro es el ejemplo clásico. Como usuarios nuestra única salida es protegernos en los números y votar por legisladores que controlen a estas “hienas tecnológicas”.

About Andrés Waldraff

Geek de corazón, pero administrador de profesión, estoy sentado en la confluencia entre los negocios y la tecnología. Soy emprendedor e inversionista. Hoy dedico mi tiempo a mi mayor pasión, impulsar la innovación empresarial a través del emprendimiento. Me puede encontrar en Twitter como @awaldraff

Category

EDITORIAL

Tags

, , , ,