Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top


Tecnología en clase: ¿Cuándo usarla?

Catalina Valenzuela
  • El 25 agosto, 2015
  • Maestra y estudiante perpetua. Intrigada por la interacción entre la tecnología y la educación. Cree que todos y todas se merecen una educación de calidad. Edupreneur. Lectora voraz. Exploradora de comida interesante con sabor a casa y a mundo. Mamá y esposa.

¿Cuándo usar la tecnología en la clase? Es imprescindible utilizar la tecnología? Lo dudo. Para que la tecnología: los dispositivos, las apps y toda la parafernalia digital tengan un efecto positivo debemos entender cuando es el mejor momento para utilizarla. Es decir cuál es el momento durante la lección que la tecnología (un dispositivo, o una app para ser más preciso) es la herramienta adecuada para que el estudiante entienda, aprenda un concepto por ejemplo, o para que se enganche en la lección?

Me encontré un artículo interesante donde se sugieren cinco oportunidades claras. Yo decidí complementarlas con algunas ideas adicionales.

Visualización de conceptos:
Conceptos matemáticos complejos como las figuras con volumen o las formaciones montañosas cuando uno vive en un desierto o viceversa como es un desierto cuando uno vive en la montaña, toman otra dimensión en la mente y en el proceso de aprendizaje cuando se muestran en vivo y en directo. Como por ejemplo con aplicaciones como Geoboard o  Ruler,  o con las metodologías de CengageLearning-NationalGeographicLearning.

Promoción de la creatividad:
El superintendente de escuelas de Miami Dade en un editorial del Miami Herald, explicó como la promoción de la creatividad era una necesidad del mundo educativo contemporáneo. El acceso a la tecnología ofrece una gran oportunidad de ser creativos, de pensar distinto y sobretodo de entender distinto.  Con herramientas digitales como blogger o con herramientas como Imovie los estudiantes narrar sus historias de distintas maneras, y además las pueden compartir con otras personas. 

Facilitación del trabajo:
El mundo digital ha permitido hacer trabajos más fácil o mejor más eficientes: la recolección de bibliografía con programas como este y con herramientas tan funcionales y fáciles de usar como Evernote.  

Promoción de la colaboración:

Una de las habilidades más importantes en el siglo 21: colaborar con otros se hace posible y viable en el mundo digital. Con herramientas como Skype podemos acercar el mundo a nuestra aula, con herramientas digitales un estudiante que falta a clase puede continuar sus estudiantes. Y con herramientas digitales se deberían acabar las clases magistrales para darle paso a las discusiones en grupo, a los espacios de colaboración donde los grupos ya no se forma en la misma aula sino en distintas como en el caso de la Clase Plana

Mejora del enganche:
El uso de herramientas digitales mejora el enganche de los niños que van “más lento“, que van más rápido y de aquellos que van al tiempo de la media, cualquiera que esta media sea. Kahn Academy en inglés y Julio Profe en español son ejemplos concretos de como los videos en línea ayudan a todos esos estudiantes a estar en su máximo nivel de logro. A actualizarse, a repetir el mismo ejercicio sin hacer el oso, a revisar el mismo concepto.  

Pareciera que casi todos los momentos de aprendizaje son momentos oportunos para utilizar herramientas digitales. Sin embargo, nada de lo que se produzca con esas herramientas afectará positivamente el aprendizaje si no le enseñamos a los estudiantes a pensar, a reflexionar. Un proceso que toma más tiempo y que es muchísimo más complejo que usar cualquier herramienta digital