Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

No Comments

Roombots: los bloques que pueden hacer que el mundo de los grandes funciones como el de los niños

Felipe Lizcano
Desde que tuve la oportunidad de ir a la tierra del lego (Legoland), me di cuenta del potencial que tiene este tipo de bloques modulares para mejorar la calidad de vida de los usuarios. El concepto de la modularidad no es para nada nuevo: de hecho muchos de los productores de muebles desde ya varios años lo utilizan para mejorar los costos y tiempos de producción.
 
Donde las cosas se empiezan a poner interesantes es, precisamente, en el punto en donde los muebles pueden literalmente interactuar con el espacio. Es allí donde los muebles empiezan a volverse electrodomésticos. Así pues en la era del internet de las cosas, ya se encuentran visos de genialidad en los llamados Rombots, que usan un concepto similar al de los bloques de Lego combinados con una batería, un motor y un receptor de internet inalámbrico para realizar espectaculares giros, escalar, apilarse y, en general, comunicarse entre si formando volúmenes mas grandes.
 
Los Rombots pueden moverse para ajustarse al uso y al espacio. Por lo mismo, un usuario promedio podría pensar en comprar una serie de superficies “pasivas”, que servirían para transformar los objetos comunes en interactivos al ser manipulados por robots “activos”. De esta forma se podrían crear fácilmente mesas, asientos, archivadores y más muebles que, literalmente, caminen hacia el usuario para interactuar con el mismo. Muy posiblemente esto va a ser genial para los adultos mayores a los cuales les cuesta moverse hacia las cosas. Por el contrario, con dichos bloques es posible que las cosas se muevan hacia el usuario, lo  busquen y lo atiendan.
 
[embedvideo id=”0XDpT8hI89k” website=”youtube”] 
Los creadores de Roombots pretenden darle la facultad al usuario para inventarse, de manera simple, su propio uso. Aunque hasta el momento, la interacción del bloque hacia el usuario no es tan fluida (suavizar los movimientos, mejorar  la interacción entre las superficies pasivas  y los robots activos ) como se esperaría, los prototipos son prometedores  y, seguramente, para cuando esta maravilla  llegue al mercado, sus movimientos serán más armónicos.
 
Como dicen por ahí “amanecerá y veremos”, pero hasta el momento la idea es increíble y, realmente, lleva el concepto del internet de las cosas a otro nivel en donde no sólo se trata de mantener inventarios ni hacer compras,  sino que también se trata de interactuar con el usuario para hacerle más fácil el día a día.