Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

2 Comments

Prepárese para oir “¡Chao Android!”

Prepárese para oir “¡Chao Android!”
Samir Estefan

Todo parece indicar que estamos adportas de una desbandada (de OEMs) de proporciones épicas, en lo que a Android se refiere.

Los problemas que aquejan a la plataforma, entre los que destacan la inmensa fragmentación, los continuos problemas de seguridad, el leeeeentísimo proceso de actualización de versiones, la falta de acceso por parte de los fabricantes a funcionalidades claves del software y el hecho de que sólo 1 de los más de 1025 fabricantes haga plata con la venta de sus dispositivos Android ha llevado a que varios de ellos hayan comenzado a trabajar en opciones diferentes a la propuesta por Google. Opciones que los expertos esperen se materialicen a más tardar el próximo año. 

Samsung, quien representa cerca del 30% de las ventas de dispositivos Android en el mundo, ya mostró sus cartas al punto que  su sistema operativo Tizen ya está presente en wearables, televisores y hasta dispositivos móviles (sabían que es el S.O. #4, por encima de Blackberry?). Lo que viene será un mayor empuje de equipos basados en Tizen comenzando a reemplazar a Android como su sistema operativo predilecto.

Esta semana se ha conocido que Huawei, el OEM #2 de Android a nivel mundial (y uno de los de mayor crecimiento), ha comenzado también a buscar opciones – por ahora como un plan de “contingencia” – y ha comenzado a desarrollar su propio sistema operativo desde Escandinavia por un equipo liderado por antiguos trabajadores de Nokia. La idea es liberarse de las restricciones impuestas por Google, las cuales llevaron a que pesar de haber lanzado de primero un smartphone con una pantalla capaz de “sentir” diferentes niveles de presión, el mismo fuera básicamente inutilizable por la falta de funcionalidades dejándole el paso abierto a Apple con su 3D Touch.

Y Xiaomi, #3 (o 4, dependiendo de cual medición se utilice) que a pesar de usar Android no usa la versión de Google sino una versión open-source y ha aceptado una alianza con Microsoft para comenzar a preinstalar las herramientas de Office en sus dispositivos, desplazando aquellos componentes de Google que vienen tradicionalmente incluidos en estos equipos. 

Por último, está el empuje que Microsoft ha venido haciendo a Cyanogen para “liberar a Android de Google”, empuje que ha comenzado a dar resultados con fabricantes poco conocidos pero que son muy fuertes en el segmento de entrada en Asia e India. 

Google pareciera estar preparándose para el tema y ha dado ya puntadas de que tomará más control sobre los componentes de hardware de los próximos smartphones, tanto de la marca Nexus como de nuevas líneas propias. 

Piénselo, si los primeros 3 OEMs – cuyo market share de Android es cercano al 40% – se van de Android, qué le puede esperar a la plataforma? Si ya los desarrolladores sufren para hacer algo de plata con Android qué puede pasar si se pierde el 40% de los clientes? El tema no se bien.