Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

No Comments

Por qué tanto alboroto acerca de la eSIM?

Felipe Lizcano
En el día a día, tanto en TECHcetera como en mis otros trabajos, suelo probar una gran cantidad de dispositivos en los cuales veo una creciente tendencia a ofrecer datos móviles hacia sus usuarios, con el fin de lograr una conectividad casi en cualquier lugar. Lo anterior es supremamente interesante y además divertido, ya que no sólo puedo revisar mi email y estar en contacto con los integrantes de cada proyecto en el que tengo participación, sino que también puedo tener ratos de ocio en los cuales es me encanta consumir contenidos usando aplicaciones como Deezer, Tune-In, NetFlix y otras.
  
Llegar a dicho punto de productividad, armonía y felicidad no suele ser fácil, toda vez que se debe pasar por la barrera de la configuración del dispositivo que se va a usar y por la frustrante limitación de la diversidad de SIM Cards existentes en el mercado. Muchos fabricantes han decidido ahorrar espacio para sus componentes de nano-tecnología cambiando el tamaño de estas tarjetas que ahora vienen en infinidad de tamaños y colores (sólo falta que les pongan sabores) que hacen la magia, generando la comunicación de los dispositivos con el operador.
 
Tamaños y adaptadores
 
Hablando un poco sobre la historia de las llamadas “SIM Cards”, se puede decir que fueron desarrolladas en el año 1991 en Munich (Alemania) por un fabricante llamado “Giesecke & Devrient”, que produjo 300 unidades para crear una red inalámbrica para el operador Radiolinja. El nombre SIM viene del inglés “Subscriber Identity Module” (en español módulo de identificación del suscriptor o abonado). Suelen tener las siguientes dimensiones dependiendo de su tamaño:
  • Tamaño completo: 85,60 X 53,98 X 0,76 mm
  • Mini-SIM: 25 X 15 X 0,76 mm
  • Micro-SIM: 15 X 12 X 0,76 mm
  • Nano-SIM: 12,30 X 8,80 X 0,67 mm
  • Embedded-SIM (embebida): 6 X 5 X <1.0 mm
Además de los cambios de tamaño, las tarjetas pueden tener diferentes capacidades de almacenamiento que van desde los 2 KB (GSM 11.11 de poca memoria), pasando por los 32 KB  (GSM 11.14 con aplicaciones adicionales) y capacidades superiores a 128 KB. Dichas tarjetas suelen guardar la información para conectarse a diferentes redes y extender las funcionalidades de los dispositivos (como es el caso de “Banca Móvil“), servicios de acceso NFC para emular pagos “peer to peer” y otros.
 
SIM Cards

SIM Cards

Pero bueno, después de esta rápida introducción a la historia de las SIM Cards, vale la pena aclarar que no es muy agradable tratar de usar o probar adminículos en los cuales el tamaño de las tarjetas no se ajusta al del dispositivo que hace las veces del lector. Por lo mismo, en lo personal, me sentí muy complacido cuando escuché acerca de las llamadas “eSIM” o SIM Electrónica que algunos jugadores importantes del mercado como Apple, Samsung, Gemalto, Verizon, AT&T, GSMA y otros pretenden integrar en los dispositivos desde el momento de la producción de los mismos, evitando que el usuario del común (como usted y yo) se vea en la penosa tarea de insertarlas la primera vez que se quiere conectar un aparato (ya no se debe manipular externamente la terminal) o cambiarlas cuando se muda de un operador de servicios a otro.

Así las cosas, los fabricantes (que llevan ya un buen tiempo tratando de ponerse de acuerdo en el estándar para garantizar la interoperabilidad) dicen que la eSIM va a generar: 

  • Mayor eficiencia en logística, 
  • Calidad para sus productos al no requerir un paso final por parte del usuario para insertar una tarjeta SIM, 
  • Ahorro  de espacio en las terminales que, en este caso, puede dar cabida a nuevas formas y tamaños,
  • Un formato universal para los dispositivos del futuro.

Ahora bien, señor lector si usted tiene suficiente edad, posiblemente pueda recordar que, hasta cierto punto, así funcionaban las cosas con los primeros Smartphones, que prácticamente, venían con el abonado integrado desde el momento de la adquisición o compra. Así las cosas, el gran cambio frente al pasado es que una terminal podría tener más de una eSim para acceder a varias líneas o números de celular pero, igual que en el pasado, este estándar presenta nuevos retos como: 

  • Hacer la transferencia de la(s) eSIM(s) de un aparato a otro para mantener el abonado,
  • Garantizar la seguridad en los datos del usuario,
  • El manejo del roaming,
  • Lograr que los fabricantes de dispositivos móviles y vestibles se pongan de acuerdo con los operadores de servicio.

Puede que el último reto sea el más difícil de todos, y precisamente, es el que ha demorado el ingreso de la eSIM al mercado. Por lo mismo, muchos expertos afirman que una vez todas las partes se pongan de acuerdo, ya no habrá vuelta atrás y, aunque la eSIM y la SIM tradicional seguramente tendrán que convivir en el mercado por un tiempo, parece que esta última tiene sus días contados!.

La eSIM

La eSIM