Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

One Comment

Plus o no Plus? Esa es la pregunta

Samir Estefan

No importa si lo suyo es el iPhone o el Galaxy S6 Edge (claramente escogió el Edge sobre el normal, cierto?) o incluso el Xperia Z5 de Sony. La decisión más compleja al momento de comprar el teléfono que a usted le gusta ya no es ni el sistema operativo ni la marca. Ya la mayoría de nosotros nos hemos casado con Android, con iOS o con Windows Phone. Ya la mayoría de nosotros sabemos cuál es la marca de smartphones que nos gusta. Ahí no hay decisión.

La decisión más compleja, y la más importante, de hoy en día es si escoge la versión “normal” o la versión Plus (“+” en el caso del Galaxy, “Premium” en el caso del Sony) del dispositivo. 

No es una decisión trivial. En los 3 casos el equipo “plus” es mucho más que sólo una pantalla más grande. Los plus tienen más procesador, más pantalla (el Z5 Premium tiene 4k!!), mejor cámara y, claro, una batería más grande que no solo compensa el tamaño de la pantalla sino que le da la duración que nos merecemos como usuarios. Incluso, en el caso del iPhone 6S Plus, el software permite hacer cosas en el 6S Plus que en el 6S no se pueden hacer. 

Nunca he sido fanático de los phablets. Siempre me han parecido demasiado grandes. Grandes para meterse en el bolsillo, grandes para manipular con una sola mano, grandes para guardar en cualquier. Y sin embargo cada vez me parecen más llamativos, interesantes y utilizables. Y por lo visto no soy el único. No sólo vemos, año contra año, que las pantallas de los dispositivos “normales” siguen creciendo sino que vemos que la adopción de los equipos con pantallas de más de 5″ sigue disparada. En el caso de Samsung, por ejemplo, el rumor es que son el Note 5 y el S6 Edge + los que acabarán con las pesadillas de los reportes financieros una vez la compañía reporte sus resultados a final de la semana. En el caso del iPhone, el mismo Tim Cook se mostró sorprendido el año pasado con la proporción de 6 Plus vs 6 que se vendieron.  

Así que he decidido dar el salto (cuántico) y en vez de pasar a un iPhone 6S (esta es la plataforma que a mí me gusta) me voy a pasar a un 6S Plus. Mis ojos, parecidos a los de Milhouse, gozarán los beneficios de los extra pixeles mientras que gozo de la pila extra y de los beneficios del 3D Touch  y de iOS en el dispositivo. 

Confieso que estoy un poco preocupado aunque varios amigos, que han tomado la decisión de phablets antes que yo, me tranquilizan y alientan con sus historias. 

Haré un recuento de mi experiencia con el dispositivo “grande” en unas semanas no para convencerlos de pasarse a iPhone sino para contarles si los “extra” de los Plus hacen sentido en un momento en que los smartphones tradicionales, de por sí, ya son grandes.

Por ahora, este es nuestro unboxing del iPhone 6S Plus