fbpx
Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

No Comments

Netflix masificó el “binge watching”, la guerra del streaming nos lo quitará

Netflix masificó el “binge watching”, la guerra del streaming nos lo quitará
Samir Estefan

Aunque el binge watching -esa práctica de verse más de un capítulo de una serie de forma continua- existe desde antes de la existencia de Netflix, fue precisamente esta compañía quien la masificó lanzando todos los capítulos de la primera temporada de House of Cards en 2013.

Desde entonces, millones de nosotros hemos pasado al menos un día de un fin de semana viendo capítulo tras capítulo de alguna de nuestras series favoritas, al punto que Netflix introdujo la opción de “saltar intro” en 2017 en su eterna búsqueda por eliminar la fricción del viaje del cliente.

Lamentable, con la llegada de plataformas como Disney+ (que aterriza en Amérca Latina el próximo mes) o Apple TV+ y la llamada “Guerra del Streaming“, es poco estratégico para las plataformas seguir lanzando todos los capítulos de sus hits en una sola tanda.

Cuando Netflix estaba sólo en el mercado, se podía dar el lujo de lanzar todos los capítulos de una serie específica de una, crear el boom mediático y esperar 3 o meses para repetir la operación con otra serie para seguir atrayendo nuevos usuarios.

Pero ahora, con la competencia de series como The Mandalorian (Disney+) o Ted Lasso (Apple TV+) ese modelo es riesgoso porque promueve un comportamiento inesperado en los suscriptores (si no se ha visto Ted Lasso se está perdiendo de una de las serias más frescas y divertidas de los últimos años).

Piénselo así: si en Mayo sale 13 Reasons Why (o su equivalente) en Netflix, en Julio Ted Lasso en Apple TV+ y en Noviembre The Mandalorian en Disney+, los usuarios pueden migrar -como los animales salvajes en el Africa- de una plataforma a otra para consumir todo el contenido disponible en espacios de 4 a 8 semanas. Terminado el contenido, pasan a la siguiente, cancelando su suscripción actual y reemplazándola por la del servicio que tenga el siguiente hit.

Poco estratégico, riesgoso y muy -MUY- peligroso para el flujo de caja (y el precio de la acción). Es por eso que The Mandalorian fue entregada, como en la época dorada de la televisión, capítulo a capítulo todos los viernes, obligando a sus suscriptores a mantener activa su suscripción por meses. Y cuando se acabó, Disney usó el mismo modelo, graneadito, para su behind the scenes (que fue casi o más bueno que la serie).

Es por eso que Apple TV+ ha mantenido, durante este año de existencia, 3 o 4 lanzamientos nuevos activos de forma paralela, con capítulos cada viernes, y no ha hecho un dump de toda la temporada de sus shows.

Como dice el profesor Scott Galloway, el negocio está en el “Rundle” (recurrió bundle).

Las 2 métricas que en realidad importan este Guerra del Streaming son cantidad de usuarios y viewership. Y ambos se consiguen con una mezcla de contenido (calidad y cantidad) y la forma en que se entrega, para garantizar que cada mes más gente ve más tiempo el contenido de la plataforma.

Así que vaya olvidándose de hacer binge watching del próximo hit de Netflix, a menos que quiera esperar meses, a que hayan salido todos los capítulos, para vérselo.

Ah! Y prepárese para la segunda temporada de The Mandalorian y no se le olvide que si compró un Apple, iPad o iPhone y activó su membresía de Apple TV+ esta se amplió, sin costo hasta Febrero.