Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

No Comments

¿Quién quiere el Galaxy S10?

¿Quién quiere el Galaxy S10?
Andrés Felipe Sánchez

 

Este fue un cuestionamiento que nos hicimos Felipe Lizcano y yo, camino al teatro Colón en el centro de Bogotá, el día del lanzamiento de la familia S10 de Samsung.

La familia S10 en pleno.

La pregunta puede sonar algo simple pero, no lo es tanto, pues si se analizan los tres teléfonos de la gama S10 uno entiende claramente porqué alguien quisiera tener el S10e, es un gran teléfono por el dinero, combinando un diseño y potencia con uno de los mejores precios del mercado.  Del Galaxy S10+ hemos hablado mucho también, incluso lo llevamos a Buenos Aires y, francamente nos impresionó toda la propuesta, una pantalla de altísima resolución, doble cámara frontal, excelentes cámaras traseras y en general un nivel de Premium que supera a casi cualquier competidor en la categoría.

Con ustedes el S10.

Eso deja al S10 en un lugar un poco extraño, pues tanto su hermano mayor como menor entregan muy buen valor en sus categorías, lo cuál nos devuelve a la pregunta inicial, ¿Quién quiere el Galaxy S10?.

 

Para responder a este tema, los amigos de Samsung fueron tan amables de permitirnos uno y lo pudimos llevar en un viaje corto a Lima, Perú.  Hablemos entonces de la experiencia de uso y las especificaciones.

Lima comenzando la noche con el S10.

Lo primero que uno siente cuando tiene el S10 en la mano es lo liviano y delgado que es. Enserio liviano. En todo caso, debe tenerse en cuenta que estamos hablando de unos de los smartphones más potentes del mercado, por lo que tener un cuerpo tan delgado y ligero es toda una sorpresa.

Un diseño delgado y liviano.

El Galaxy S10 con sus 6.1 pulgadas de pantalla, es ligeramente más grande que el S10e que es de 5.8 pulgadas pero, a la vez, es un poco más pequeño que las 6.4 pulgadas que presenta el Galaxy S10+. La diferencia se siente, pues, a nuestro juicio, esto lo hace más fácil y práctico de manejar con una sola mano.

Un pantalla AMOLED con una altísima definición.

Ahora, es importante aclarar, que tiene el mismo panel que tiene el S10+, pues en ambos casos hablamos de una pantalla Infinity Display, Dynamic AMOLED con una resolución de 3040 x 1440; sin embargo, como es ligeramente más pequeña su densidad es un poco mayor por lo que de hecho tiene 550 ppi, que son 28 más que su hermano mayor.

Las mismas tres cámaras del S10+.

En cuanto a las cámaras traseras, estas de nuevo son las mismas del S10+, una cámara de telefoto de 12 Mpxl con apertura f:2.4, una cámara principal de 12 Mpxl con apertura dual que va desde f:1.5 hasta f:2.4, rematando con una ultra angular de 16 Mpxl con apertura f:2.4.

Un juego de cámaras capaces y potentes.

Hay varios detalles que tener en cuenta, siendo el principal que, a diferencia de otros teléfonos en el mercado, el Galaxy S10, da la mayor cantidad de pixeles a su cámara ultra angular, siendo esta la más adaptable e interesante de las 3, se agradece que la doten de la potencia necesaria para lucirse en casi cualquier condición de luz.

¿Poca luz?, no hay lío.

Es interesante notar como, incluso en distancias cortas, el efecto de distorsión es pequeño, lo que habla muy bien de la capacidad de procesamiento de las cámaras.

¿Qué tal un buen pisco sour?. Perfecto y sin distorsión con la cámara ultra gran angular.

La inteligencia artificial del teléfono se luce en el reconocimiento de escena pero, de una manera sobria y que da libertad al fotógrafo, pues no impone o sobre expone las imágenes. Personalmente el modo nocturno fue de mis favoritos, pues no demanda una gran cantidad de tiempo para captar una buena cantidad de luz.

Insisto, ese modo nocturno se luce.

El modo de “enfoque dinámico” es quizás uno de los más interesantes, pues permite distintas opciones de desenfoque, pero además seleccionar qué colores destacan y cuáles no, dejando el fondo en blanco y negro.

Color al frente, blanco y negro atrás.

Pero el S10 es mucho más que buenas fotos, también, es buena música. No sólo trae de fábrica los geniales audífonos AKG sino que, incluye sonido Dolby, que es recomendable activar, en serio, mejora mucho toda la experiencia de sonido.

 

Una cámara que se adapta a todas las condiciones de luz.

Por último, en el S10 encontramos potencia pura. Pues tiene 8 Gigas de RAM, 128 de almacenamiento y un procesador Snapdragon 855 de 8 núcleos a una velocidad máxima de 2.73 GHz, por lo que incluso edita video sin problema alguno.

 

Potencia y diseño.

¿Quién quiere el S10? Fácil, alguien que no quiere perder la potencia y desempeño del S10+ pero, que a la vez quiere la practicidad y diseño liviano del S10e. Lejos de ser un celular de punto intermedio, es un teléfono que destaca uniendo lo mejor de dos mundos.

Genial el S10.

Hablemos en Twitter.

ANDRÉS FELIPE SÁNCHEZ

@innovandres