Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

No Comments

¿4 Mpxs son suficientes? Retro Reseña la Sony DSC-P43

¿4 Mpxs son suficientes? Retro Reseña la Sony DSC-P43
Andrés Felipe Sánchez

Prácticamente desde la salida de las cámaras digitales Sony ha sido una de las marcas más relevantes del mercado.

 

Desde aquellas épocas en las que las MAVICA, con sus disquetes aparecieron, la marca japonesa ha sido una de las más proactivas en proponer innovaciones y llevar los límites de la fotografía un paso más allá.

 

 

Prueba de eso, por ejemplo, es la excelente línea ALPHA que se está tomando el mundo por sorpresa logrando resultados impresionantes con cámaras, sin espejo, potentes y con grandes capacidades de procesamiento. Tanto ha logrado que hoy es la segunda marca más vendida en Estados Unidos y fotógrafos destacados como Juan Diego Cano las usan todos los días.

 

 

Toda historia tiene un origen y buenas como fueron, las MAVICA de finales de los 90´s eran muy costosas y casi nadie podía pagarlas. En dónde realmente comenzó el camino de muchos fotógrafos aficionados, fue usando la línea Cyber-Shot, tan popular en el momento que hasta los Sony Ericcson la traían.

 

 

En este caso analizaremos uno de los modelos más vendidos en Colombia, la compacta DSC-P43 (los japoneses nunca han sido los mejores con los nombres), que salió en 2004, año en el que las cámaras más potentes  en un celular apenas podían lograr VGA, esto es, menos de 1 Mpxl y apenas 640×480 píxeles.

 

Con ustedes la DSC-P43

 

La DSC-P43 es una cámara que destacaba en su época. Para comenzar su resolución de 4.1 Mpxl permitía fotografías de hasta 2304 x 1728, manejando rangos de ISO que van desde 100 hasta 400.  Para diferenciarse  de la oferta existente, la prioridad de Sony era la nitidez por encima de cualquier otra cosa, por lo que, a pesar de que el sensor tenía la capacidad de ir un poco más allá, se limitaba hasta ese ISO, para evitar, en la medida de lo posible el grano.

 

Con una pantalla de 1.5 pulgadas.

 

En cuanto al diseño de la cámara en sí, este es típico “gadget” que tiene por un lado, un Finder óptico tan común en las todavía vigentes cámaras de rollo, acompañado de una pantalla digital que servía para configurar las opciones del menú ver las fotografías ya almacenadas en memoria y una pantalla en vivo para tomar las fotos que, era toda una novedad para su época.

 

Cada botón tiene su función.

 

Por otro lado, botones, muchos, muchos botones, cada uno con una función específica. Definitivamente hemos avanzado mucho, integrado ahora múltiples opciones en ruedas de funciones o en menús táctiles.

 

¿Recordaban estas memorias?

 

Y hablando de memorias, la Cyber-Shot usaba la famosa Memory Stick. Una tarjeta exclusiva de Sony, que era más confiable y rápida que las SD del momento pero, a la vez, mucho más costosa y que sufrió el destino de muchas otras tecnologías propietarias de la marca … se quedó en el olvido, no obstante su gran calidad.

 

Usa dos baterías doble AA

 

¿Se puede usar una Sony DSC-P43 en 2019?

 

Hace un tiempo hablamos de como los “Retro Business“ vuelven con fuerza! Tecnologías como los vinilos y los rollos fotográficos vuelven a retomar su importancia. En el caso de las viejas cámaras digitales, la tendencia apenas comienza y, si bien es tímida, podemos encontrar el trabajo de fotógrafas como Sofi Lee que, las usan debido al rango de colores y efectos que entregan,  evitando las complicaciones del mundo análogo.

 

Un sensor viejo puede dar algunos colores muy extraños.

 

En el caso de la DSC-P43 debemos hacer la misma advertencia de cualquier otra cámara con 15 años en el mercado. El sensor puede estar gastado y dar más problemas que buenas fotos.

 

O enloquecerse por completo.

 

La que tenemos en TECHcetera, es caprichosa por decirlo menos, dando algunas rayas inexplicables o confundiendo colores. Sin embargo, eso en sí mismo es retador pues, no se tiene el control total del producto final y, cuando funciona bien, la cámara entrega un buen rango de colores y, en general, una atmósfera de lo más de interesante.

 

Cuando funciona, es genial, con esa atmósfera de principios de siglo.

 

Es otra forma de ver el mundo.

 

Vale la pena salir y usar estas cámaras viejas, experimentar con lo que el tiempo ha hecho en sus ópticas y sensores, el mundo visto de esa menara puede ser muy interesante.

 

Vale la pena jugar con una cámara vieja.

 

¿Tienen alguna cámara digital guardada en sus cajones?

 

Y hacer de lo cotidiano algo especial.

 

Hablemos en Twitter.

Andrés Felipe Sánchez

@innovandres