Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

No Comments

Retro Reseña: El iBook G3 Snow!

Retro Reseña: El iBook G3 Snow!
Andrés Felipe Sánchez

Hoy comenzaremos con una serie de reseñas de dispositivos emblemáticos en la historia de la tecnología.

 

En el mundo de hoy, ya da por sentado mucha de la tecnología que disfrutamos día a día, es importante tener claro que sus raíces van atrás en el tiempo y mucho de lo que actualmente tenemos ya había sido pensado o concebido varios años atrás.

 

Es por eso, que, como fanáticos de la tecnología, los invitamos a que hagan este viaje con nosotros y comencemos a hablar de esas piezas que, para algunos traerán buenos recursos y para otros, serán novedades.

 

Hay cierto encanto en la tecnología de antaño.

 

En esta primera entrega hablaremos de una computadora que tiene 18 años y sin embargo entrega un diseño que ha sabido envejecer, siendo el inicio de una de las propuestas tecnológicas más exitosas de la historia.

Con ustedes el computador blanco original, las líneas rectas que definieron una década, Techcetera les presenta el iBook G3 Snow.

 

Un diseño que se mantiene.

 

La historia cuenta que, en 1999 y dado el éxito de su popular (y hasta el día de hoy vigente), iMac, Apple decidió cambiar su aburrida línea de computadores portátiles, los Powerbook G3 (que más parecían computadores de oficina), por lo vibrantes y llenos de color iBook.

 

 

La idea fue todo un éxito; sin embargo, este era el momento en que Internet y los dispositivos digitales se comenzaban a tomar el mundo. Una portátil ya no era tan sólo un computador sino el centro de comunicación, conexión y edición de, cámaras, impresoras, escáneres (que venían por separado de las impresoras), reproductores de Mp3 y PDA´s.

 

 

Es en este contexto que surge la idea de subir el nivel del portátil de la empresa de la manzana. Si el iMac ya se alejaba de los colores y comenzaba a profesionalizarse a través del blanco y el gris, lo mismo debía pasar con el portátil! Así que, la idea de evolucionar el atractivo, pero el poco  práctico diseño clamshell del iBook original, se materializó en 2001, en forma de este iBook G3.

 

Por un lado estaba el profesional Powerbook pero, para el resto del mundo, el iBook G3 tenía especificaciones más que sorprendentes.

 

Esto ya se aleja del mundo lleno de colores a un entorno más profesional.

 

Por ejemplo, traía una pantalla de 12 pulgadas pero, siendo la primera en el mercado en presentar una resolución de 1024×768 que, es buena incluso para los estándares actuales. La versión base traía 128 Megas de RAM (aunque en la que usamos había 192), 10 Gigas de disco duro, unidad de CD (aunque la versión que ensayamos tenía lector de DVD) y una variedad de puertos que haría llorar a cualquier fan de Apple actual, entre los que  se incluyen: dos puertos USB, uno de Ethernet, uno para el Modem de 56K, Firewire y hasta conectividad VGA a través de un adaptador que traía incluido (Esto como que se les olvidó).

 

Además de todo lo anterior, el procesador era un Motorola G3  con unos asombrosos 500 Mghz.

 

192 Megas de RAM!

¿Usar un iBook G3 en 2019?

 

En términos de diseño para el usuario actual el computador es claramente un Apple. No es tan diferente a las versiones de MacBook blancas que, hasta hace poco estaban disponibles e integra el mismo diseño, de trackpad que encontramos hoy. Obviamente es mucho más grueso que cualquier computador moderno pero, el teclado es cómodo, rápido y preciso. El material se siente un poco extraño, pues se trata de un cuerpo entero de caucho y se asemeja mucho a la sensación de usar un teclado mecánico.

 

Apple podría recordar una cosita o dos de sus antiguos teclados.

 

La tarjeta de WiFi llamada Airport era opcional y, este modelo no la tiene, por lo que tan solo nos pudimos conectar a internet a través del puerto de Ethernet; sin que nada pasara. Han pasado 18 años y a pesar de conectar, el navegador (Internet Explorer) no es compatible con ninguna página actual y no hablemos de las actualizaciones del sistema operativo que simplemente ya no descargan.

 

Al cargar Word 2001 apareció el anterior sistema operativo.

 

Los computadores Apple de esta época se encontraban en medio de un cambio tremendo pues, su sistema operativo evolucionaba y la primera generación de Mac OS X Cheetah, se hacía presente. Sin embargo, muchos programas habían sido diseñados para la generación anterior, por lo que debía asegurarse la compatibilidad entre plataformas, es por eso que, el iBook, de hecho trae MacOs X y carga según se requiera Mac OS 9.1. Ese fue el caso, por ejemplo, cuando usamos Word 2001.

 

Puertos! ¿Recuerdan cuando Apple los incluía?

 

Una de las cosas interesantes de Cheetah es: que ya integraba iTunes, que con los parlantes incluidos entregaba un gran sonido y permitía que, un recién salido iPod, sincronizara toda la música que uno quisiera oír (descargada de Napster o ARES), aunque, también, permitía comprarla de la tienda de Apple.

 

Como nota final, debemos decir que es un placer usar este iBook, de hecho esta nota se escribió entera en él! Todo mientras iTunes reproducía los éxitos del 2001, por lo que Alicia Keys y Kylie Minogue sonaron con toda claridad.

 

Los dispositivos digitales comenzaban a ganar importancia.

 

¿Conclusión acerca del iBook G3?

 

Más que un computador, el iBook G3 es un testamento! Por un lado, integra elementos de diseño clásicos como el cargador tipo “YoYo” que, sinceramente, supera en diseño y funcionalidad a los cargadores actuales de la marca. El Mouse de la época es tan atractivo que, uno no sabe si usarlo o sólo mirarlo. Pero los tiempos cambiaban y Apple ya mostraba las líneas duras y rectas que definirían los modelos de los años por venir y esto se nota en este G3.

 

Este cargador era simplemente genial.

Quizás lo más interesante de todo es que: ahora, 18 años después de su lanzamiento, aún seguimos hablando de esta máquina! Algo que es impensable en el mundo de las PC y ese quizás sea el mayor éxito de Apple, crear piezas que desafíen el paso del tiempo.

 

Hablemos en Twitter

Andrés Felipe Sánchez

@innovandres