fbpx
Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

No Comments

Le doy gracias a la tecnología….

Le doy gracias a la tecnología….
Samir Estefan

Hace unos días vi en este post en los feeds de varios de mis amigos.

El post y el hecho de que ayer (15 de Abril) mi familia y yo cumplimos 1 mes de aislamiento, me pusieron a pensar en todas las soluciones tecnológicas, gadgets y servicios que hacen posible que, como familia, estemos pasando este aislamiento en condiciones relativamente cómodas: estudiando, trabajando y permaneciendo conectados con el “mundo exterior” casi como si nada. 

¿Se imagina este encierro apunta de culebrita, un poco de CDs y tener que ver lo que estén dando en la televisión? Es hora de agradecer por la tecnología que nos rodea.

En mi caso tendría que comenzar agradeciendo por la existencia de Travelocity y por su facilidad para comprar el tiquete con el que logramos traer a Nabih desde Estados Unidos antes que cerraran las fronteras. ¿Se acuerda como era antes? ¿Se acuerda de la necesidad de ir a una agencia de viajes, de la obligatoriedad de tener un tiquete aéreo en físico y del requerimiento de un pasabordo en papel para poder subirse al avión? Aquí fue cuestión de 1 minuto y medio y él tenía su pasabordo en su celular a pesar de estar a más de 4.000 kilómetros de distancia.

Tendría que hablar, sin duda alguna, del Internet y agradecerle a Tim Berners Lee por su creación. 

Una creación sin la cual este mes no hubiera podido trabajar, reunirme con mis clientes y facturar. Sin la que mi hija no hubiera podido “ir al colegio” y hacer fiestas (remotas) con sus amigas. Sin la que mi hijo no podría seguir estudiando en su Universidad en Estados Unidos ni “estar” con su novia y sus amigos, pero desde aquí. Y sin la cual la empresa de mi esposa -que pivoteó super rápido a un modelo remoto- ya se hubiera quebrado. 

Sin internet los días serían eternos. Sin series, sin películas, sin podcasts (¿ya oyeron DGTal?), sin un cantidad infinita de libros, sin poder oír la emisora que más me gusta pero cuya señal de radio no entra donde llevo este mes encuartelado. 

Sin internet no hubiera poder “ver” a mis papás día de por medio ni participar de las videollamadas con amigos y familiares (muchos de los cuales no veía desde el siglo pasado). Sin internet tendría que esperar a las 7pm para ver el noticiero para enterarme de los acontecimientos del día (esperando que hoy no sea el día en que pasan el noticiero de la cámara o del senado) en vez de saber todo en tiempo real.

Sin internet más de uno ya habría enloquecido. 

Tendría que incluir en esa lista a mi iPad Pro, desde el que escribo esta nota, en el que leo, en el que juego, en el que navego, Facebookeo (con todos los que volvieron a la plataforma en medio del encierro), Twitteo, me conecto a videoconferencias y veo AppleTV+, Netflix, Amazon Prime Video y Disney+ . 

Con el que tomé unas medidas de un cajón en estos días usando las funcionalidades de Realidad Aumentada que ofrece el dispositivo. Con el medí la inclinación de unos clavos para colgar un cuadro. Con el que identifiqué que la brillante “estrella” que iluminó el cielo ayer hacia las 6:30pm era Venus. 

Mi iPad, que la mayoría de las veces actúa como un dispositivo independiente pero que en más de una ocasión se ha vuelto una segunda pantalla de mi MacBook, gracias a la funcionalidad de SideCar, para permitirme escribir un informe mientras en la otra pantalla veo los datos de una hoja de cálculo con centenares de filas y columnas. 

En el que firmé, con el Apple Pencil, un par de documentos que me enviaron y con el que escaneé unos recibos que tenía que enviarle a mi contador para presentar las declaraciones de impuestos a tiempo. 

Mi iPad, desde el cual hacemos las videollamadas de la familia de forma segura y nativa vía Facetime y en el que puedo trabajar en cualquier documento que tengo gracias a la integración nativa de iCloud y Dropbox. 

Y sin duda tengo que incluir mi Apple Watch y la funcionalidad del “Reto del Mes” que viene en la aplicación de Actividad, el cual me ha motivado a hacer ejercicio todos los días para cumplir las metas de Marzo y Abril que me ha puesto y a cerrar mis anillos.

Sin duda esta cuarentena sin estos dispositivos, servicios y tecnologías sería MUY diferente. Hoy no sé si este mes hubiera sido tan fácil como lo ha sido, a pesar de las dificultades.

Y usted, ¿a cuál de las tecnologías que lo rodea quisiera agradecerle?