fbpx
Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

No Comments

La miopía y cortoplacismo de quienes piden frenar la Transformación Digital por la pandemia

La miopía y cortoplacismo de quienes piden frenar la Transformación Digital por la pandemia
Samir Estefan

En medio de la crisis económica que ha generado la pandemia hay quienes piden frenar las iniciativas de Transformación Digital y la implementación de tecnologías asociadas a la 4ta Revolución Industrial -iniciativas a las que se refieren como “pomposas”.

La razón argumentada es loable: la preservación del empleo, pero no es nueva (desde lo lúditas en el Siglo XIX la vienen esgrimiendo) y está mal enfocada.

Ven en la implementación de estas tecnologías un juego de suma cero, enfocado en eliminar puestos de trabajo; una discusión de hace 5 años que se ha venido saldando en la medida en que la implementación de estas tecnologías en países desarrollados no sólo no ha aumentado el desempleo sino que, al contrario, ha generado más empleos, la mayoría de ellos con mejor remuneración (¿sabía, por ejemplo, que a pesar de haber reemplazo a miles de bodegueros con cerca de 100.000 robots, Amazon ha duplicado el número total de empleados en tan sólo 2 años?).

Quienes creen que fomentar el “chinomático” es la respuesta al cambio de paradigma generado por el nuevo modelo que nos obligará a implementar la postcuarentena, no han medido la diferencia (en despidos, en ingresos y en perspectiva de sobrevivencia) entre quienes ya habían comenzado su proceso de Transformación Digital y aquellas que lo han venido postergando porque el chinomático es más barato y porque ven en la tecnología un gasto y no una inversión.

En constructoras, inmobiliarias, bancos, fiduciarias, diarios, emisoras de radio, retailers, tiendas y hasta restaurantes hoy se cuentan historias bien diferentes. Los que perdieron 2 semanas (hasta luego de Semana Santa) para volver a operar porque sus procesos -manuales y rígidos, arcaicos y basados en “la oficina”- no les permitieron virtualizar reuniones, desplegar equipos remotos de trabajo y digitalizar la operación y las de aquellos quienes ya habían entendido que la tecnología es un habilitador para lograr que cada empleado sea más productivo (más no para reemplazarlos) y lograron funcionar de manera limitada pero continua durante los primeros días de la pandemia. Esos que hoy venden por Twitter y por WhatsApp y han mantenido casi intacta la nómina de sus empleados. 

Los que creen que la pandemia no es momento para robots les preocupa que Rappi (al igual que decenas de  retailers y empresas de mensajería en Estados Unidos y Europa) esté probando robots mensajeros. Se rasgan las vestiduras porque el trabajo -limitado- de los pequeños dispositivos lo podría hacer una (o varias) de las personas que se han quedado sin trabajo por culpa de la pandemia.

El coronavirus acelerará la adopción de ciertas “tecnologías” y cambiará para siempre al consumidor final, completando ese proceso de transformación de los clientes que nació, a comienzos de siglo, gracias a la Democratización Tecnológica.

Y a menos de que la empresas estén preparadas para atender a sus clientes donde estos quieren (en un modelo omnicanal) y de la manera que esperan (personalización, conveniencia, experiencia, velocidad) la competencia de otros países -que sí se está preparando para ello- terminará por desplazarlos y quebrarlos generando un problema más serio que el quieren evitar.

Es cierto: la crisis laboral que se nos avecina es importante. Pero la solución no es luchar contra la tecnología y promover modelos de trabajo basados en prácticas de la revolución industrial del siglo XIX sino en hacerlo basado en la realidad generada por la revolución digital del siglo XXI.

La solución es incorporar tecnologías que nos permita incrementar la productividad de todos los empleados, disminuir costos, mejorar la calidad e incrementar la competividad para abrir nuevos mercados, atender mejor a nuestros clientes y hacer todo eso de una forma más económica.

La solución es utilizar la tecnología para reentrenar a miles de personas cuyos trabajos ya están obsoletos y desaparecerán más temprano que tarde.

La solución es aprovechar el momento y la tecnología para repensar el modelo económico en pro de todas las personas, del medio ambiente y de la sociedad.

Y entender que la Transformación Digital y la 4ta Revolución Industrial no implican, per se, reemplazar a la gente por tecnología.