Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

No Comments

Escribir: Es más fácil de lo que parece

Catalina Valenzuela

Escribir, es la acción de poner sobre el papel o la pantalla del computador acciones, sentimientos, ficciones y demás. Para una definición más profesional puede dirigirse a la Real Academia de la Lengua. Escribir es una de esas actividades que requiere técnica, dedicación, disciplina y mucha más disciplina, como casi todas las actividades de la vida en realidad.

Los escritores – los de ficción y los de no ficción – casi siempre dicen que la única forma de romper el síndrome de la página en blanco es seguir escribiendo, tener una rutina, darle y darle. Es tener un orden, un esquema de las cosas que van a pasar. Algunos confiesan que escriben un número de hojas todos los días sin falta, otros dicen que prefieren el silencio, algunos el ruido de su casa o de la calle, otros escriben en un café, otros en su “máquina”.

¿Y qué pasa con los estudiantes? En el sistema educativo, casi siempre la evaluación está basada en lo que uno escribe o lee. Casi nunca está basada en lo que uno hace o en lo que uno escucha o ¿si? Hoy quiero dedicar mi entrada al oficio de escribir. Quiero proponer algunos trucos para que los estudiantes escriban mejor y para que todos en general escribamos mejor.

Mis lecturas diarias me han inspirado bastante y mi experiencia también. Voy a hacer una lista de los asuntos para tener en cuenta:

De las frases, la gramática, el texto y esas cosas:

  1. Ortografía: Si, a todos se nos van palabras sin tildes, hay palabrejas que no sabemos si llevan o no tilde (a propósito, raro que “tilde” no lleve tilde, no?). Pero una cosa es una palabra sin tilde en un texto y otra es un texto sin tildes.  Para eso existen los diccionarios en línea o en papel. A mi se me van palabras sin tildes (demasiadas, dice mi editor) y eso lo que demuestra es un poco de frescura de mi parte. A los estudiantes les recomiendo: i) usar el diccionario y ii) leer y reeler en voz alta. (Estoy escribiendo esto para ver si con la repetición me lo aprendo)
  2. Rimbombancia y otros adornos: No es necesario usar adornos para escribir las ideas. No es necesario escribir frases de seis líneas. No es necesario porque en general los adornos solo les salen bien a los buenos escritores, SI solo a los buenos escritores. Tampoco es necesario que las frases sean largas: Las frases cortas, esas que van sujeto verbo y predicado y PUNTO. Esas que son cortas y concisas y uno entiende en la primera leída.
  3. Párrafos cortos: He leido párrafos tan largos que necesito una GPS para no perderme, he leido párrafos tan largos que necesito cortarlos en pedazos. Los párrafos, decía mi maestro favorito, deben tener una idea principal, unas ideas que profundicen y un ejemplo para fortalecer el argumento y un PUNTO aparte. Cada párrafo se puede resumir en una frase (o en un trino).
De la tecnología y su uso:
 
Y hablando de tecnología para escribir me encontré unos recursos fáciles de usar y casi todos en línea para colaborar:
  1. Para hacer lluvias de ideas: cualquiera de estos recursos sirven, incluido el papelógrafo.
  2. Para revisar la ortografía y buscar esa palabra que uno tiene en la punta de la lengua: i) el revisor del procesador de palabras, ii) diccionario de la Real Academia de la lengua,  iii) Wikipedia
  3. Para cuando las ideas lo cogen a uno fuera de base: evernote 
  4. Para cuando se quiere colaborar: google docs
  5. Para buscar inspiración: i) Fotos en Google images, ii) Nubes de palabras en las paredes o en el repositorio de documentos, iii) Afiches de preguntas, iv) Música
  6. Para escribir y compartir: Blogs que además permiten evaluar 
  7. Para escribir corto y conciso: Twitter
Escribir bien es comunicarse efectivamente. Creo que se puede aprender a escribir, es como todo cuestión de método. La tecnología permite que el ejercicio sea menos miedoso, se puede borrar y corregir sin que nadie se de cuenta. Se puede escribir colaborando. Se puede escribir corto o largo. La tecnología sirve, claro, pero que sería de la tecnología sin el método? y sobretodo sin imaginación?