Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

No Comments

El Internet está cambiando la estructura y capacidad de nuestro cerebro

El Internet está cambiando la estructura y capacidad de nuestro cerebro
Samir Estefan

Democratización tecnológica, acceso sin fronteras al conocimiento y …. ¿cambios en nuestro cerebro física y cognitivamente? 

Para nadie es un secreto que el internet es uno de los inventos más disruptivos e importantes de la historia. En poco tiempo ha tenido un impacto profundo en todo lo que nos rodea, en la manera en que interactuamos con otros, en nuestra sociedad, en todo.

Pero no todo es positivo….

La proliferación de la información y la masificación de los dispositivos móviles y de la habilidad de estar conectados a internet no sólo nos ha vuelto a todos cyborgs (¿no me cree? Lea esto) sino que está teniendo efectos, tanto físicos como cognitivos, en nuestros cerebros y en nuestra memoria.

Este fin de semana estuve leyendo los resultados de un estudio realizado por científicos de Western Sydney University, Harvard University, Kings College, Oxford University y la Universidad de Manchester que detallan dicho impacto.

De acuerdo al estudio el “Internet puede producir alteraciones tanto agudas como sostenidas en áreas específicas de la cognición, que pueden reflejarse en cambios en el cerebro y afectar nuestras capacidades de atención, procesos de memoria e interacciones sociales”.

Es decir, las continuas notificaciones e interrupciones derivadas del flujo constante de información está llevando a que perdamos la capacidad de estar concentrados en una sola tarea. Algo de lo que ya habíamos en un artículo anterior: gracias a la tecnología nuestra capacidad de atención es ahora menor que la de un pescado.

Pero va más allá.

El hecho de tener la información disponible en la punta de nuestros dedos está llevando a que nuestros cerebros cambien físicamente y a que alteren la manera en que almacenan y evalúan la información que recibimos impactando nuestra capacidad de retener información.

En otras palabras, ahora que podemos tener cualquier dato a la mano nuestros cerebros no están necesitando guardar información y están cambiando la manera en que lo hacían anteriormente. Especialmente en aquellos individuos que usan de manera constante el internet.