fbpx
Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

One Comment

El Cyberlunes nacional, una experiencia a medias

AWaldraff

En los Estados Unidos el viernes después de acción de gracias es tradicionalmente el día de mayores ventas de la industria del comercio al detal. Ese día los almacenes lanzan las mejores ofertas del año, con el fin de impulsar la temporada de compras navideña. Hace poco mas de una década, los retailers online descubrieron que sus ventas también tenían un pico, no el viernes, sino el lunes después de acción gracias. Este día coincide con el regreso de las personas a sus oficinas, en donde tradicionalmente tenían mejor acceso a internet. Así que los almacenes online empezaron a colocar sus mejores ofertas del año en ese día, que ahora se conoce como el CyberMonday o CyberLunes.

En Colombia, el gobierno ha buscado alternativas para impulsar las compras en línea y darle así un empujón a esa industria y por ende a la adopción y uso de la tecnología. Así, el pasado lunes, se celebró en Colombia el CyberLunes, que de paso se extendió hasta el martes. Varios retailers  ofrecieron algunos de sus productos con precios muy especiales. Así que me dí a la tarea de hacer mis compras navideñas por internet y de paso aprovechar los descuentos. La experiencia fue mediocre.

Los 5 problemas que encontré al buscar ofertas de Cyberlunes

  1. Quienes crearon el sitio de internet de Cyberlunes se quedaron cortos. Fue una buena idea publicar un sitio centralizado, donde se pudieran encontrar todas las ofertas. El sitio además estaba bien diseñado. La experiencia de usuario desgraciadamente se quedó en pañales. En efecto lo que nos ofrecieron fue un carrusel de ofertas patrocinado por la tarjeta Visa. En este sitio no se podían hacer compras, solo elegir la oferta y luego el consumidor tenía que volver a hacer todo en el sitio de internet de cada almacén participante. En efecto comprar 2 o mas productos, significa pasar por 2 o 3 procesos de checkout.

    El sitio de internet de cyberlunes, sin un buscador

    El sitio de internet de cyberlunes, sin un buscador. No hay ninguna lógica en la organización

  2. La organización de los productos en la página no tenía ninguna lógica. Es un popurrí de productos que no tienen nada que ver los unos con los otros. Hay neveras al lado de los  juguetes. Viajes al lado de suscripciones a revistas. ¿No hubiese sido mejor implementar un buscador de ofertas por categoría para que uno las pudiese encontrar?
  3. Las reglas y condiciones no eran claras desde el inicio. Por ejemplo, me llamó la atención un Tablet de Lenovo cuyo precio estaba descontado por encima del 60%. Así que entre a comprarlo y descubrí que el precio únicamente estaba disponible si usaba la tarjeta Fallabella. ¿Por que no ser transparente con el consumidor desde el inicio?
  4. Las ofertas eran muy limitadas. Después de un buen rato de navegar y buscar, no encontré ningún producto lo suficientemente atractivo como para ameritar mi compra. Claro que esto, como experiencia, puede variar de usuario a usuario, pero se trata de un sitio de compras virtuales. ¿Porqué no intentar personalizar las ofertas aunque fuera un poco?
  5. Los retailers quieren trasladar la experiencia de compra en sus almacenes a internet. Aún estamos en pañales en términos de e-commerce en el país. Los participantes del Cyberlunes son en su mayoría los dueños de grandes superficies o de marcas reconocidas en el mercado. Ellos aún ven a internet como una extensión de su canal tradicional y no como una experiencia de usuario diferente. Los entiendo porque finalmente si los consumidores compran en internet, va en contra de las inversiones que j¡han hecho en almacenes. Quienes participaron están vendiendo online como una medida defensiva y no como una alternativa cómoda para los usuarios. La usabilidad de los sitios de Fallabella y Exito, por nombrar solo 2 ejemplos, es regular tirando a mala. No hay ofertas personalizadas. No hay recomendaciones basadas en mis búsquedas. No hay comentarios recomendaciones de otros usuarios que me ayuden a hacer la elección. Es una vitrina desnuda donde el consumidor está desamparado.