Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top


Curar el contenido es únicamente cuestión de nombre: analistas lo llevan haciendo mucho tiempo

Catalina Valenzuela
  • El 23 noviembre, 2012
  • Maestra y estudiante perpetua. Intrigada por la interacción entre la tecnología y la educación. Cree que todos y todas se merecen una educación de calidad. Edupreneur. Lectora voraz. Exploradora de comida interesante con sabor a casa y a mundo. Mamá y esposa.

 

 

La curación de contenido, curar contenido: ¿Qué es? ¿Cómo se hace? ¿Para qué sirve? Esas fueron las preguntas que me hice la primera vez que leí la expresión. Después de investigar un poco me di cuenta que curar contenido es lo que los analistas, periodistas y científicos han venido haciendo hace rato. 

Curar contenido es básicamente investigar, analizar y compartir sobre un asunto o tema en particular. Ahora bien, lo interesante de la curación del contenido hoy es que existen muchas, demasiadas, herramientas para hacer cada uno de esos pasos. Antes de hablar de aplicaciones o herramientas hay que pensar cuál es la historia que uno quiere contar, curar. 

Entonces y de acuerdo a los consejos de Beth Kanter, una de las gurúes del tema, uno debe buscar metódicamente usando habilidades de investigación. Hay que analizar, no se trata solo de contar lo que se ve, aunque algunas escuelas de periodismo y científicas lo exijan. Se trata de poner los temas juntos. Un análisis crítico compara, muestra hechos y datos, los contrasta etc. Además los reporta con ese valor agregado. Por último, el “reporte” se comparte a través de las redes sociales.

El contenido como lo dice @tombleier acá es un círculo que hay que cerrar. Pero hay que cerrarlo bien. El contenido como lo saben los buenos analistas debe venir de muchas fuentes, debe usar un vocabulario que le haga honor al tema, debe dar crédito, se le debe dar valor agregado (transformar) y se debe mezclar como en una buena receta: donde se reconoce el ingrediente principal y los demás componentes resaltan su sabor.

Mis herramientas favoritas para curar contenido son:

1. Buscar

Google Reader: Súper recomendado. Todo el material de lectura (que tiene RSS) en un solo lugar y actualizado

Google: Obviamente aunque a veces se necesita una GPS para encontrar lo que se busca. Hay herramientas de Google como el Reader o los buscadores más especializados que permiten reducir los infinitos resultados a un número menor aunque grande. 

Quora: Acá comenté sobre esa herramienta. Para esas preguntas que necesita algo más que una búsqueda de palabras claves.

Las redes sociales: Preguntarle a las “personas cercanas” es el principio básico de buscar y encontrar. 

Las bibliotecas: virtuales y de cemento. Han sido y seguirán siendo un lugar de encuentro, de búsqueda y de reflexión. 

2. Analizar

Cerebro: máquina maravillosa.

WordPress: para escribir este blog y cualquier otro que se pueda ocurrir

Evernote: No hay nada nuevo que decir de mi lado, me sigue pareciendo una herramienta maravillosa. Acá pueden encontrar una nota sobre el tema. 

Wiki: Una herramienta colaborativa que permite que muchas cabezas piensen sobre un mismo tema. Al final, el contenido es más rico porque como todos sabemos dos cabezas piensan y analizan más que una. Es una de mis herramientas favoritas porque no requiere dispositivos sofisticados, es gratis y muy versátil. 

3. Compartir:

Muchas herramientas lo importante es saber cuál es el propósito de cada una de ellas. De redes sociales hablamos mucho en TECHcetera incluyendo esta reflexión sobre la importancia de compartir viéndole la cara a nuestra audiencia y en especial a nuestros amigos.