Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

One Comment

Antenas celulares en la nube, solución a la calidad del servicio celular

AWaldraff

El Mobile World Congress es el evento mas importante de la tecnología móvil. Se realiza una vez al año, a finales de febrero/inicios de marzo en Barcelona. Durante el evento de este año, que sucede esta semana, veremos algunos de los anuncios mas importantes en cuanto a equipos y dispositivos móviles se refiere.

Los anuncios de nuevos tablets, smartphones o wearables se robarán todas las miradas y los titulares del Mobile World Congress.

No obstante, el anuncio mas importante de todos, pasará casi desapercibido. Durante el evento, Intel mostrará como va el programa piloto que tiene con China Mobile para comprobar la factibilidad de usar la tecnología C-RAN en sus redes celulares. Suena muy técnico, y en efecto lo es. Lo que ud. necesita saber en este punto es que la tecnología C-RAN es una posible solución a la congestión de las redes celulares.

¿Cómo funciona la tecnología celular?

Ud. y yo, como casi todas las personas compramos nuestros dispositivos móviles bajo la premisa de que la capacidad de las redes es suficiente para atender nuestras necesidades de comunicación. En realidad no es así. Para hacer mi punto, déjeme tratar de explicarle de una manera muy simple como funciona el sistema celular:

Para ofrecer el servicio, las empresas de telecomunicaciones deben instalar una serie de antenas para cubrir un territorio. Cada una de estas antenas forma una celda (o célula, de ahí el nombre de comunicación celular) de señal de radio, para cubrir con ella un área a su alrededor. Cada antena está conectada a una red de comunicaciones y tiene un computador que se encarga de calcular, entre otros, a cual antena se moverán los dispositivos y así trasladar la señal allí sin que la señal se caiga.

Su dispositivo, que está en continua comunicación con la antena más cercana, va así saltando de antena en antena, sin que ud. note problemas con la señal. Bueno, al menos así debería funcionar en la teoría. En la realidad la señal algunas (muchas) veces se cae cuando la comunicación debe pasar de una antena a la otra.

¿Por qué se cae la señal?

Dicen los expertos que la razón mas común para que se caiga la señal, es que la celda a la cual se está conectando su dispositivo ha colmado su capacidad para atender dispositivos. Hasta ahora el cuello de botella había sido la capacidad de las frecuencias de radio, que es limitada. Así que la solución para evitar este problema, ha sido instalar cada vez mas antenas, con menor intensidad de señal, creando celdas mas pequeñas cada vez, pero que pueden atender mas dispositivos en la misma unidad de área.

En la medida en que las celdas son cada vez mas pequeñas, el cuello de botella deja de ser la capacidad de las frecuencias y pasa a ser la capacidad de procesamiento del computador que analiza el movimiento de los dispositivos y entrega la señal a la siguiente celda.

Recuerde lo que decía al inicio. Cada celda celular tiene su propio mini-computador que hace este análisis. Incrementar la capacidad o el número de estos computadores aumenta exponencialmente el costo de instalar y operar cada celda. Y por ende el costo que le tendrán que cobrar como usuario. El proveedor de comunicaciones debe instalar capacidad suficiente en cada antena para cubrir el máximo posible de conexiones con la celda, un pico que posiblemente sucede solo por un corto tiempo durante el día. Sucede durante el día en las zonas de oficinas, y en la mañana, tarde y noche en las zonas residenciales. El resto del tiempo, hay muchísima capacidad de procesamiento que se queda prácticamente sin uso.

La nube tiene la respuesta

La nube esta construida sobre la misma premisa. Mientras el cuello de botella era la velocidad de conexión, cada dispositivo requería de mayor capacidad de procesamiento. Cuando la velocidad de las conexiones aumentó lo suficiente, fué posible llevar de nuevo el procesamiento de los datos a uno o varios computadores centrales donde es posible optimizar su capacidad. Esos computadores centrales son el núcleo de lo que conocemos como la nube

La idea detrás de la tecnología C-RAN (Cloud Radio Access Network), es que es posible procesar los datos del movimiento de cada dispositivo de una manera centralizada, y óptima, aprovechando así grandes economías de escala. El sistema podría trabajar a tope todo el tiempo, ofreciendo mayores capacidades y regresando el cuello de botella a la capacidad de las frecuencias.

¿En qué nos afecta?

Si la tecnología funciona, y hasta ahora parece que ha funcionado, podríamos ver una nueva ola de inversiones en el sector, lo cual en el mediano plazo se convertiría en un mejor servicio. Los ahorros, me da pena decírselo, se los querrán quedar los proveedores de servicio. Intel ha apostado fuertemente en esta tecnología. Tanto desde el lado de las antenas, como del lado de los dispositivos, mejorando el uso de frecuencias y reduciendo la necesidad de procesamiento de las redes. Es la salvación para una empresa que perdió gran parte de su preponderancia en la era post-pc.