Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

No Comments

4ta Revolución Industrial: Hablemos de la importancia del re-entrenamiento

4ta Revolución Industrial: Hablemos de la importancia del re-entrenamiento
Samir Estefan

Quienes se queden por fuera de la 4ta Revolución Industrial se quedarán por su propia culpa, no porque la revolución los tomó por sorpresa.

Seguro ha oido y leído las noticias apocalípticas asociadas al impacto que tiene (y seguirá teniendo) la 4ta Revolución Industrial sobre el empleo, en especial por los componentes de automatización avanzada e inteligencia artificial. 

Bodegueros, camioneros, personal de inspección, agentes de contact center, banqueros y hasta abogados ven en peligros sus trabajos pues un algortimo, un bot, un dron o un robot puede hacerlos de una mejor manera, de forma más productiva, sin descanso, más rápido y de forma más económica. 

Más de un estudio habla de cuántos empleos se perderán, de cuantas de las labores que se hacen en el día se pueden automatizar y los riesgos asociados a una sociedad plutocrática en la que los dueños de la tecnología seguirán acumulando mientras se desplaza a los trabajadores. 

Una historia diferente

Y, sin embargo, lo que vemos en las compañías que se han montado en este bus de manera anticipada va en contravía a dicho escenario. Los beneficios obtenidos por la automatización avanzada y la incorporación de nuevas tecnologías ha incrementado la productividad en tal magnitud que los resultados financieros las han llevado a un nuevo nivel, un nivel en el que se necesitan las personas. 

Y tal vez el mejor de esto es Amazon, uno de los líderes en Transformación Digital y en la adopción de varias de las nuevas tecnologías asociadas a la 4ta Revolución Industrial y, en especial, en la adopción de robots.

A la fecha, Amazon cuenta con más de 150.000 robots en sus bodegas. Robots que han asumido las labores de llevar y traer los productos que la gente compra. Y recién ha lanzado su primera flota de robots para hacer delivery de sus productos a los clientes finales.

Es claro que estos robots han reemplazado a varios de sus trabajadores. Y, sin embargo, el número de empleados en Amazon ha crecido mucho más desde la incorporación de estas nuevas tecnologías -incluso en las mismas bodegas donde han entrado a trabajar los robots-, los ingresos se han disparado, la acción ha subido vertiginosamente y su fundador es el hombre más rico del mundo.

El gran reto: los empleados actuales

El aumento en el número de empleados es una buena noticia. Pero sería ingenuo no tener en cuenta el hecho de que muchos de los nuevos trabajos requieren (y requerirán) habilidades que los empleados no tienen.

Esos empleados que serán reemplazados por procesos de automatización, por robots, bots, algoritmos y demás.

Y ahí es donde el tema del re-entrenamiento cobra fuerza y se convierte en uno de los focos en donde debemos invertir como personas, como empresa, como gobierno y como sociedad.

Re-entrenar: el secreto para aprovechar los beneficios de la 4ta Revolución Industrial de manera masiva

El re-entrenamiento es responsabilidad de las empresas entender, en este proceso de Transformación Digital, dónde están hoy, para dónde quieren ir, qué tipo de empleados va a necesitar y cuáles de sus empleados actuales pueden participar de esa visión transformada bien sea porque ya tienen los skills o porque los puede re-entrenar.

Déjeme vuelvo al ejemplo de Amazon. No sólo no ha disminuido su número de empleados con la incorporación de estos robots sino que está re-entrenando a cerca de 100.000 de sus empleados para que tengan las habilidades que la compañía ve que va a demandar en el futuro cercano.

Esos 100.00 empleados son personas cuyos trabajos actuales se volverán obsoletos rápidamente pero que tienen el interés y las capacidades para prender nuevos skills que no solo les permita mantenerse en el empresa sino que muy posiblemente puedan acceder a cargos con una mejor remuneración.

El re-entrenamiento es responsabilidad de los gobiernos entender cuáles de las industrias de su economía se encuentran en vías de extinción y crear incentivos para que los trabajadores de estas puedan adquirir los conocimientos necesarios para moverse a nuevas posiciones e industrias que no estén tan amenazadas y que, por el contrario, representen nuevas oportunidades para todos. Gobiernos como el de Canadá que ha comenzado a ofrecer programas como el Canada Training Benefit, que busca entregar dinero y rebajas en impuestos para que los trabajadores se re-entrenen en carreras y habilidades aptas para la 4ta Revolución Industrial.

El re-entrenamiento es responsabilidad de los Colegios y Universidades que tienen que cambiar no sólo lo que le enseñan a sus estudiantes sino cómo se los enseñan para entregarles capacidades y conocimientos que les sean útiles para sus vidas. Vidas que serán más largas que las de sus antecesores, vidas en la que verán más competencia (de personas y máquinas) que nunca, vidas que serán más dinámicas y fluidas que nunca.

Pero sobretodo, el re-entrenamiento es responsabilidad de cada uno de nosotros. Hoy no existe excusa para no aprender algo.

Las grandes universidades del mundo ofrecen sus clases y programas de forma gratuita (o muy barata) en línea y en plataformas como Platzi o Coursera usted puede encontrar cursos de lo que sea.

Y las grandes compañías han entendido que más que un cartón con el nombre de x o y institución académica lo importante son las habilidades de sus trabajadores y de los aspirantes a los cargos que ofrecen.

Quienes se queden por fuera de la 4ta Revolución Industrial se quedarán por su propia culpa, no porque la revolución los tomó por sorpresa.