Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

6 Comments

Y ahora de qué va a vivir Microsoft?

Samir Estefan

Por si no se ha dado cuenta, el Microsoft de hoy no es el mismo Microsoft de hace 5 años. Más allá del reemplazo de Steve Ballmer por Satya Nadella y del “rejuvenecimiento” que se siente en todos y cada uno de los empleados de la compañía a nivel mundial, más allá de las muestras de productos como Hololens que nos dan una idea hacia adonde quiere ir la compañía y de la creciente expectativa por el lanzamiento de Windows 10, la verdad es que la compañía ha hecho algo inimaginable bajo el reino de su antiguo CEO:

1) ha comenzado a regalar sus productos, y
2) ha terminado con la práctica de Windows First, con la que – sin querer queriendo – estaba alienando a millones de usuarios que al no usar Windows no podían gozar los beneficios de sus productos en otras plataformas. 

Jorge Silva nos decía hace unos meses que la visión de Microsoft era la de convertirse en una compañía de Productividad y Plataforma y eso es precisamente lo que hemos visto de parte del gigante de Redmond. Sin embargo, algunas de las decisiones de la compañía parecieran atentar contra el modelo económico de la compañía. Sólo hay que darle una mirada a las 2 “vaquitas lecheras” tradicionales de Microsoft: Windows y Office. 

Primero llegó el anuncio de que Windows y Windows Phone serían gratis para los OEMs que lo integraran en dispositivos de menos de 9″. Y ahora la compañía ha dicho que Windows 10 no tendrá costo para los usuarios de Windows 7 en adelante, incluso si su copia actual es pirateada

Esto para una familia de productos que, en el 2013, representó el 24.7% del total de ingresos de la compañía. 

Y Office? La misma historia. Hoy, a diferencia de hace un par de años, usted puede descargar y utilizar Office (por componentes o en grupo) en su teléfono, en su tableta, en su PC y en su Mac sin tener que pagar un sólo dólar. Es más, salió primero al mercado la nueva versión de Office para el iPad que aquella para tabletas con Windows 8. 

Office que representó en el 2013 el 24.8% del total de ingresos de la compañía también está siendo regalado.

Y entonces, la gran pregunta que surge es : “Se enloqueció Satya“? (Lo cual traduce en realidad “y ahora, de qué va a vivir Microsoft“?)

La respuesta: De un modelo Freemium

En el marco del Convergence – uno de los eventos de Microsoft más importantes del año – Chris Caposella, el Chief Marketing Officer de la compañía explicó que la idea es permitir a los usuarios – todos los usuarios – probar los nuevos productos de la compañía, enamorarlos de lo que pueden hacer y luego ofrecerles servicios de valor agregado por los que la gente esté dispuesta (diferente a “le toque”) pagar.

El foco es crear un ecosistema completo en el que hardware, el software y los servicios funcionen a la perfección y se complementen (como nos decía Stephen Elop hace un par de semanas). Un ecosistema al que todo usuario pueda entrar sin ninguna barrera de entrada (tecnológica, geográfica o monetaria) y sobre la cual puedan generar nuevos modelos de negocio. 

Piénselo: si usted Cortana, usa Bing. Y entre más use Cortana, menos usará Google. Si usted usa Office, en cualquiera de sus dispositivos, querrá que sus documentos estén disponibles en todas partes. Y para eso, estará dispuesto a pagar una membresía de Office365. Si usa Outlook, pronto tendrá Skype integrado y entre más use Skype – en su teléfono, en su Xbox, en su computador, en su carro, en su oficina –  más interesante será para usted tener una membresía o comprar minutos.

La “pruebita” será gratis. Los features básicos, serán gratis. Y cuando usted esté enamorado, querrá más y estará dispuesto a pagar por ello. Pero no solo eso. Le exigirá a su empleador que le de esas mismas herramientas y cerrará el círculo de la consumerización de la empresa con broche de oro.

Lo más interesante del tema es una apreciación hecha por Satya Nadella a CNBC el día de ayer ante la pregunta sobre este nuevo modelo de negocio: 

Bueno, siempre hemos tenido Freemium. A veces nuestro freemium se ha llamado piratería” – Satya Nadella

Microsoft, dejando su ego (o mejor, el ego de Ballmer) al lado se ha dado cuenta puede acabar la piratería de sus productos ofreciéndolos gratuitamente y “enganchando” a los usuarios para que paguen por servicios de integración, almacenamiento, comunicaciones y demás con los cuales cada uno pueda aumentar su productividad basado en la plataforma de la compañía. 

Freemium, Productividad y Plataforma. 

Por lo menos a nivel del usuario individual (a nivel corporativo, el tema será la nube).