Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

No Comments

¿Un sistema de inteligencia artificial puede ser reconocido como inventor?

¿Un sistema de inteligencia artificial puede ser reconocido como inventor?
Brenda Salas

A propósito de un sistema de inteligencia artificial que “fue diseñado para entrelazar containers de comida que son de fácil agarre para robots, acompañados de una alarma que se enciende en un ritmo difícil de ignorar” se discutió el concepto de inventor en el campo de las patentes.

 

El debate que ya se había presentado en el área del derecho de autor, ahora se extiende al mundo de las patentes, en efecto, ¿el sistema de inteligencia artificial puede ser considerado inventor?

 

La respuesta a la luz del sistema tradicional de propiedad industrial parece sencilla: las innovaciones solamente pueden ser realizadas por seres humanos y no por máquinas.

 

Inteligencia Artificial

Desde esa perspectiva solamente los inventores, personas físicas o jurídicas pueden ser beneficiarios de la protección que surge de las patentes. Sin embargo, las nuevas realidades tecnológicas cuestionan esa afirmación y, precisamente, en esa dirección parece orientarse la academia. Justamente, dos profesores de la Universidad de Surrey se asociaron con Stephen Thaler, creador del algoritmo denominado “DABUS AI” y un equipo jurídico para presentar patentes en el Reino Unido, Europa y Estados Unidos a nombre del sistema de inteligencia artificial.

 

Lo cierto es que: para el régimen jurídico actual la máquina o el algoritmo no pueden ser favorecidos con el reconocimiento de la patente toda vez que esta última se reserva exclusivamente a los seres humanos. Para el profesor Ryan Abbot, el alcance de la protección así definido resulta obsoleto. En su criterio debería cambiarse el sistema de propiedad intelectual y admitir como inventores a los sistemas de inteligencia artificial (Basado en Dan Robitzski. Scientists are trying to list AI as the inventor on a new patent. Op cit).

 

Así pues, nuevamente la tecnología desafía al ordenamiento jurídico, particularmente, al de la propiedad intelectual en la definición de inventor. La solución no es definitiva, en ese sentido, la respuesta que brinden las oficinas de patentes será definitivas en la precisión de este aspecto.

La tecnología desafía al ordenamiento jurídico