fbpx
Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

No Comments

Un discurso tecnológico bonito, una realidad muy lejana

AWaldraff

En los últimos días he notado un fuerte empujón propagandístico desde el Ministerio de las TIC de Colombia. Videos, artículos, entrevistas, declaraciones. El discurso indica que Colombia va camino de ser una potencia tecnológica. Del discurso a la realidad hay una diferencia significativa. Concuerdo con que los avances en el sector de tecnología colombiano son significativos, pero tengo grandes dudas sobre esta segunda parte.

Las conexiones de internet se cuadruplicaron en los últimos 4 años. Las escuelas del país han recibido miles de computadores y tabletas. Los emprendedores colombianos están recibiendo mas apoyo gubernamental que nunca, para desarrollar sus aplicaciones. Tenemos, una verdad algo discutible, los computadores mas baratos del continente. A Colombia llegan rápidamente los dispositivos mas modernos del mercado. Todos los municipios del país están conectados con fibra óptica. Si alguien quiere estudiar programación, hay becas y ayudas disponibles. La infraestructura completa para convertirnos en una potencia está en pie. Solo nos queda felicitar al Ministro Diego Molano, a sus Viceministras Maria Isabel Mejía y Carolina Hoyos, y sobre todo al equipo del Ministerio de las TIC, por ese extraordinario trabajo.

Ahora el Ministerio de las TIC lanzó una nueva versión del exitoso Plan Vive Digital. En un video (en ingles) publicado hace unos días, el Ministro Molano, en conversación con el Wall Street Journal, explica los objetivos de su plan de tecnología para el segundo periodo del Presidente Santos. El Ministro asegura que el objetivo es convertir a Colombia en el país líder en desarrollar aplicaciones dirigidas a los mas pobres. Suena extraordinario, y de por medio está la credibilidad generada desde el Ministerio con lo realizado hasta ahora, pero debo repetir que soy muy escéptico.

El ministro Molano es esencial

El primer problema que le veo al plan, es la continuidad del Ministro en la cartera. Lo digo y lo sostengo, si no es Diego Molano quién está al frente, no se dan los resultados. Como sabrán tuve la oportunidad de trabajar en el Ministerio, y conozco de primera mano la disciplina de trabajo del Ministro y su equipo. Pero sobre todo reconozco la capacidad de motivación de Diego Molano, algo que será muy difícil de replicar, sea quien sea la persona que llegue a la posición, si el no es quien sigue al frente del Ministerio.

Quienes compraron banda ancha?

Mi segunda gran duda respecto al Plan Vive Digital 2 se refiere a la viabilidad de la idea. Como el Ministro, estoy convencido de que el éxito está basado en atacar los mercados masivos con aplicaciones. Pero este gobierno solo tendrá 4 años mas para hacerlo. Para que se disminuya la pobreza, primero la gente tiene que adoptar la tecnología y eso tomará mas de 4 años. ¿Por qué lo creo así? En principio, porque el indicador de conexiones vendidas no se puede extrapolar a adopción entre las clases menos favorecidas. Mi sensación es que la que compró acceso ”de banda ancha”* fue una creciente clase media con poder de adquisición que multiplicó las conexiones presentes en una misma familia via dispositivos y conexiones móviles. Es decir que la mayoría de los conectados es gente que ya estaba conectada.

Los computadores en las escuelas generan adopción?

También dudo del éxito del Plan Vive Digital 2, porque el hecho de que haya tabletas y computadores en las escuelas, tampoco significa que los alumnos y profesores hayan aprendido a usarlas correctamente y de manera productiva. ¿Cómo se usan los dispositivos en las escuelas? y ¿cómo son los programas educativos diseñados específicamente para generar adopción? No tengo mucha confianza en el ajuste de los programas educativos por parte de un Ministerio de Educación que ha sido completamente inefectivo en su gestión.

Es un problema mas grande que desarrollar software

Finalmente, creo que el Plan Vive Digital 2 no va a lograr sus objetivos porque, para desarrollar aplicaciones de uso masivo, primero es necesario entender y modelar el espectro de casos de uso entre la población. Entiéndanme, este no es un problema de programadores como lo hace ver el ministerio. Es un problema de antropólogos, de abogados, de sociólogos, de mercadotecnistas, etc.., es decir de quienes analizan comportamientos y pueden definir los parámetros de uso para la gran mayoría. Henry Ford decía que si le hubiera preguntado a la gente lo que quería, hubiera criado caballos mas rápidos y no hubiera producido carros. La pregunta es, ¿quién o quienes serán nuestros Henry Ford que nos ayuden a definir cual camino tomar? Yo les anticipo quienes tienen una altísima probabilidad de ser: En el sector público, van a ser los políticos, que son los mismos que han creado experiencias de usuario tan malas como las de la DIAN y en general las de gobierno en línea. Por ejemplo, no espero que el proyecto de arquitectura TI del estado, incluido en el Plan Vive Digital 2, vaya a abrir APIs para que los desarrolladores-emprendedores sean los encargados de la interface. Ningún político dejaría escapar una oportunidad así. Tampoco encuentro un proyecto de un centro de servicios compartidos para el estado, que sería una manera de minimizar este riesgo. En el sector privado, serán los directivos de las empresas, quienes han sido históricamente ”incapaces tecnológicos”. En el mundo empieza a aparecer la figura del Chief Digital Officer para atacar este problema, pero es una tendencia que en Colombia aún no cala.

Joseph Goebbels, el ministro de propaganda del tercer reich, decía que si uno dice una mentira grande y la repite de manera continua, eventualmente la gente va a creer que es verdad. Es la sensación que me llevó con el discurso del Ministerio. No hablo de filosofía Nazi, hablo de un discurso sin fundamentos fuertes que de tanto repetirlo, a lo mejor nos lo creemos y lo hacemos realidad.