fbpx
subir

Tidal ¿Vale la pena pasarse?

En una palabra, sí, pero déjeme explicarle por qué.

 

Desde hace mucho el mundo de la música en streaming invadió nuestras vidas. Tanto, que en Colombia, los servicios de streaming ya hacen parte de la canasta familiar y en países como Chile o Perú son tan francos que ya Spotify forma parte de la canasta con nombre propio.

 

Las ofertas son muchas y claramente, el gran ganador es Spotify, sin embargo, con el advenimiento de los formatos digitales, los que de verdad disfrutamos de un gran sonido debimos enfrentar un gran reto, la pérdida de control. Déjeme explicarle.

 

Indiscutiblemente, Spotify es el líder global.

 

Cuando la música tenía aún un formato físico, ya sea en sus formatos o dispositivos de reproducción, la calidad de la misma podía verse afectada de manera positiva por las elecciones que uno hiciera. Así una bocinas Clarion, o B&O con un reproductor McIntosh  (no lo confunda con la manzana por favor), era lo que uno necesitaba para tener un sonido excepcional, así el equipo principal fuera Sony o Aiwa.

 

Pero, con la llegada de los formatos de streaming digitales, todo eso se perdió, toda vez que la calidad de la transmisión de la música reemplazó a la calidad del formato de reproducción y, además,,sinceramente, muy pocas compañías apostaron por reproductores de MP3 y después  Smartphones de alta calidad en temas de sonido.

 

Gran acceso a música, pero no con la mejor calidad.

 

Antes de que siga adelante, me permito bajarlo de la nube (literalmente como Manzana cayendo del árbol), ni el iPhone, ni los AirPods son dispositivos de calidad para la reproducción de música. Suenan bien, pero su relación calidad / precio es cuando menos cuestionable y no entregan control al usuario. Con lo buenos que son, la falta de Dolby y un ecualizador decente es simplemente imperdonable.

 

 

Como decía, tristemente las compañías que invierten fuertemente en el tema, no son las más exitosas, la líder en el tema es LG que ya está quebrada y tenía chips dedicados de sonido Hi-Res y amplificadores DAC en sus smartphones, SONY que redujo su participación violentamente y, pues bueno, tenemos a Samsung que sí tiene Dolby y un buen sistema de ecualizador, incluso en sus teléfonos de la serie A y a ASUS que tiene algunos teléfonos con certificación HiFi.

 

Esta es la caja del ASUS ZenFone 5z. Una rareza con certificación Hi-Res.

 

Pero ¿qué tiene todo esto que ver con Tidal? La lógica es simple, si no podemos asegurar la calidad del dispositivo de la persona que escucha, aumentemos la calidad de la música que transmitimos, es así como llegaron al mercado  con una oferta sencilla simple pero poderosa. Música con calidad  HiFi y Master.

 

Danft Punk en calidad Master, es una delicia.

 

Pero en sentido práctico, ¿cuál es la diferencia de Tidal con servicios como Spotify o Apple Music?

 

El tema es algo complejo pero, para ponerlo en términos simples, haciendo  una analogía con el mundo de la fotografía, es la misma diferencia entre un archivo .JPG, versus un .RAW. Para la gran mayoría de las personas son fotos idénticas pero, alguien con el mínimo conocimiento de fotografía, sabe que en .RAW, aunque el peso por archivo se eleva mucho, hay también más información y eso significa mayores y mejores posibilidades de edición, manejo y en general disfrute de la imagen.

 

Y existen playlist y emisoras dedicadas a este nivel de calidad.

 

En el mundo de la música pasa lo mismo, Spotify a máxima calidad transmite a 320 kbps, Apple Música a 260 kbps; sin embargo, en calidad HiFi, Tidal transmite a 1411 kbps y en calidad Master, que es tal cual sale la canción de la consola de producción, logra unos asombrosos, 9216 kbps. Mejor calidad, mejor sonido, mayor detalle. No obstante, esto tiene algunos peros.

 

La Experiencia con Tidal

 

Ya que estuvieron de moda hace poco por su separación, me gustaría ser claro en algo. Uno no ha escuchado a Daft Punk hasta que no lo ha hecho a todo volumen en calidad Master… los atiendo de a uno. Dicho sea esto, a pesar de que todo el catálogo de Tidal se puede escuchar en HiFi, no todo está en Master, si hay títulos muy populares y hasta hay listas de reproducción creadas específicamente con ese formato, pero no es todo el catálogo.

 

¿El número de canciones es el mismo? Definitivamente no. Aunque cabe aclarar algo, si lo escucha en la radio, está en Tidal, todo lo más popular está ahí. Para sincronizar mis listas de reproducción usé un servicio llamado Soundizz, que en su versión free puede ser un poco difícil de manejar, pero para nada imposible. ¿Cuánta música perdí?, apenas el 6%.

 

Soundizz ayuda mucho a la hora de pasar toda la música entre diversos servicios de streaming.

 

En streaming por la red de datos ni lo intente, se queda sin plan de datos en 30 minutos. Lo ideal es, si va a salir, descargue todo vía WiFi y listo.

 

Para tranquilidad de Samir Estefan su artista favorito está en Tidal.

 

Una de las cosas más interesante de Tidal es que por el mismo dinero, incluye en el app y la versión de escritorio, videos. Muchas de las canciones del servicio tienen video y lo reproduce a buena calidad, sin comerciales ni nada así por el estilo. Es algo a lo que no le había encontrado mucho sentido hasta esta semana, que el App apareció por fin en la tienda de Tizen y WebOS para televisores Samsung y LG respectivamente.

 

Hay hasta videos, todos con una gran calidad de imagen y sonido.

 

¿Es Tidal para usted?

 

Sólo si se considera un gomoso de la buena música, si no, de seguro no le va a ver mucho sentido. Además, si va a usar los audífonos blancos esos que usted dice que son un símbolo de estatus, no va a sentir diferencia alguna. Si por el contrario apunta por una oferta de audífonos certificados Hi-Fi o Hi-Res que de hecho puede encontrar con marcas como SONY o Sennheiser a un costo inferior que los mencionados audífonos blancos, dele una escuchada, de seguro se queda. Yo ya lo hice.

 

Hablemos en Twitter

Andrés Felipe Sánchez

@andresfesac

Andrés Felipe Sánchez

Fanático de la tecnología, los videojuegos y la fotografía. Publicista por adopción. Nuff Said.