Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

One Comment

Su Majestad el Streaming

Samir Estefan

Hace tan sólo una década la industria de la música
gritaba, lloraba y demandaba a diestra y siniestra. La tecnología
era su peor enemigo y la piratería amenazaba con acabar con el
negocio.

Las disqueras – amangualadas en
oligopolios perversos que obligaban a los usuarios a comprar 12 o
14 canciones para poder disfrutar de las 2 canciones que el usuario
quería en realidad oír – luchaban por mantener el Status Quo y no
entendían el nuevo modelo de negocio de la música
digital.

Hasta qué llegó Steve Jobs y los
convenció – luego de arduas discusiones – de un modelo económico
basado en la canción y no el álbum en el cual la elasticidad precio
/ demanda llevaría a mayores ventas derivadas por bienes con
precios que eran irrisorios (USD 0.99 x
canción).

Fue hace 10 años que iTunes salvó a la
industria musical, generó una revolución de contenido digital y
empujó hacia arriba la demanda y la venta de canciones luego de
años gobernados por la piratería y el mundo análogo en el que el CD
llegó a ser el rey.

Han pasado cerca de 4,000
días desde entonces y el 2013 pasará a la historia como el año en
el que la venta digital de música decreció por primera
vez.

De acuerdo a información recientemente
publicada por Billboard y Nielsen las ventas de canciones en
formato digital cayeron en 5.7% (a 34 mil millones) mientras que
las de álbumes cayeron 0.1% (a 118 millones) durante el 2013 (las
de CDs siguen en caída con un decrecimiento superior al
14%).

Y aunque ya se oyen gritos de desesperación
de algunos ejecutivos (posiblemente los mismos – o los herederos de
aquellos – que hace una década lloraban por la llegada de la
revolución digital) la verdad es que lo que estamos viendo es la
evolución del modelo digital de uno basado en “ser el dueño de” a
uno basado en “tener acceso a”; de uno en in situ a uno en la
nube.

Con ustedes su majestad, el
Streaming.

Servicios como Pandora, Spotify y
Deezer han aprovechado la ampliación de los anchos de banda
(sobretodo móvil) y la evolución de los protocolos de compresión
para ofrecer a los usuarios servicios all-you-can-eat en los cuales
por el pago de una suscripción mensual (o incluso de forma gratuita
a cambio de anuncios publicitarios) los usuarios pueden escuchar
música en sus dispositivos sin necesidad de utilizar espacio de
almacenamiento en sus
dispositivos.

Interesantemente, el cambio de
tendencia llega en el año en el que Apple ha lanzado al mercado su
servicio de streaming iTunes Radio, el cual es gratuito para los
usuarios de iTunes en Estados Unidos (por
ahora).

Las cifras presentadas en los estudios
muestran que la caída en ventas ha sido compensada por los montos
pagados por suscripciones y en este sentido los ingresos del sector
siguen
subiendo.