Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

No Comments

Un gama media como pocos. El Nokia 6.1

Un gama media como pocos. El Nokia 6.1
Andrés Felipe Sánchez

A estas alturas del 2019 para nadie debería ser un secreto que Nokia ha vuelto al mercado presentando una línea de smartphones que integran Android, óptica Zeiss y procesadores Snapdragon.

 

En general, se trata de una propuesta muy consecuente con las mejores tradiciones de la empresa, muy buenos dispositivos al mejor precio posible.

 

Siguiendo la línea del Nokia 7.1 ese “Superhéroe” de la gama media,  ahora probamos el Nokia 6.1, uno de los teléfonos más interesantes de la marca pero por sobre todo uno de los mejor presentados.

 

Lo primero que sorprende es la buena elección de materiales.

 

Lo primero que llama la atención del 6.1 es su apariencia. En este caso el cuerpo de aluminio pulido con los detalles de color cobre lo hacen ver como un teléfono mucho más costoso de lo que realmente es.

 

Claramente, la tendencia actual es el vidrio pero, esto se debe en gran medida a que es el material recomendado para smartphones con carga inalámbrica. En el caso en este Nokia, no hay tal carga, entonces el cuerpo metálico no sólo es mejor, sino mucho más seguro en caso de rayones, caídas y ese bendito vicio de muchos teléfonos de deslizarse solos sobre cualquier superficie. Buena elección al usar metal.

 

Un diseño compacto, pero bien logrado.

En cuanto a las especificaciones del Nokia 6.1 tenemos:

 

Pantalla:  Se trata de un panel de 5.5 pulgadas con resolución 1920×1080. En términos generales, la pantalla,  es brillante y bien definida pero, podría ser mejor en condiciones de mucha luz aunque, creemos que es una decisión que busca favorecer resolución sobre saturación.

 

Pantalla IPS de 5.5 pulgadas.

 

Procesador: Para las personas que hayan tenido un Nokia 6,  esta será la más grande diferencia, pues, el Snapdragon 430 que traía se quedaba corto en el uso diario sin embargo, la marca aprende de sus errores y ahora integra un Snapdragon 630, mucho más capaz y sobre todo mucho más eficiente. Puede con todo lo que un usuario común realiza cotidianamente sin mayor problema.

 

Memoria: La combinación acá es de 3 Gigas de RAM con 32 Gigas de almacenamiento interno expandibles a 128 Gigas mediante tarjeta micro SD. Ahora bien, es claro que, para los estándares actuales, es un poco limitado pero, no voy a profundizar mucho en este punto, pues guarda estrecha relación con el que viene a continuación.

 

Además trae lector de huella trasero.

 

Sistema Operativo: La versión de Android que trae de fábrica es la 8.1 que, para nosotros, no es la versión ideal para teléfonos con memoria o capacidad de procesamiento limitada; sin embargo (y acá es donde Nokia saca casta) se trata de Android ONE, lo que tiene dos grandes ventajas.

Primero,  la capa de personalización es mínima, lo cual, es bueno porque así el teléfono no consume muchos recursos innecesarios. Por otro lado, quizás esto es lo mejor, Android ONE permite que el sistema operativo se actualice constantemente, por lo que el teléfono es literalmente cada vez mejor.

 

Venía con Android 8.1

 

En este caso a pesar de venir con un pesado Android 8.1, a los pocos días se actualizó a Android 9.0, mucho más moderno, seguro y eficiente. Buena esa Nokia! muy buena esa, asegurando la inversión de los compradores.

 

Pero a los pocos días se actualizó a Android 9, con todas las ventajas que eso trae.

 

Cámaras: En este caso tenemos tan sólo dos cámaras, una principal de 16 Mpx y una frontal de 8 Mpx. Claro, una sólo cámara principal es algo que no suena muy actual pero, vale la pena rescatar tres cualidades de la que trae el Nokia 6.1. Primero, el software de Nokia (que viene desde su mítica serie N), permite tener buena opciones y gran control en su modo profesional.

 

La óptica de Zeiss, vieja conocida de Nokia.

 

Segundo, el modo HDR destaca y para la muestra un botón, una foto a contraluz en la que la sombra del edificio aún permite apreciar gran cantidad de detalles.

 

Sorprende el buen manejo del HDR.

 

 

Por último, el modo de enfoque dinámico entrega una buena cantidad de opciones a distintas distancias.

 

Un sólo lente y sin embargo puede desenfocar el fondo.

 

La cámara no es perfecta (podría ser más rápida a la hora de tomar múltiples fotos y el modo retrato es algo complejo) sin embargo, la experiencia en general va más allá de las expectativas del usuario promedio.

 

Y se sigue comportando bien, incluso con poca luz.

 

Batería: Acá se lucen y, francamente, no entendemos cómo. La batería es de 3.000 mAh, lo que es apenas lo justo para estos días, sin embargo, es tan eficiente (más después de Android 9), que dura mucho más del día acercándose sin problema a los dos días.

 

Con ustedes el Nokia 6.1

 

¿Conclusión acerca del Nokia 6.1?

 

Es un teléfono sencillo, más no modesto. La elección de materiales es perfecta, ya que permite vivir una sensación de calidad que se ve muy poco en el rango de precio en el que se encuentra. Para los fanáticos de la marca se trata de un digno sucesor del legado, para los nuevos compradores es recomendado pues gracias al Android ONE se trata de un smartphone que se siente, cada vez mejor, logrando ser no sólo un buen teléfono; sino una buena inversión.

 

Hablemos en Twitter.

Andrés Felipe Sánchez Cano

@innovandres