Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

No Comments

¿Pagar por el contenido o pagar por la capacidad?

AWaldraff

Me levanté esta mañana con la noticia de que AT&T va a recibir una multa por engañar a sus usuarios con planes ilimitados de navegación que en realidad no son ilimitados. Soy una de esas víctimas que está atada a un plan antiguo de navegación ilimitada. No me he querido cambiar de plan u operador, aunque lo he pensado muchas veces, porque no quiero perder ese beneficio.

En cuanto a los límites de navegación en internet hay una clara divergencia entre proveedores de servicio y creadores de contenido. Mientras los ISP (Internet Service Providers) quieren restringir el numero de bytes que fluye a través de sus conexiones, los creadores de contenidos nos vemos obligados a usar medios audiovisuales, que consumen mas datos que el contenido escrito plano. El gran perdedor en este tira y afloje, es el consumidor.

El consumidor no tiene ninguna manera de controlar o administrar su consumo, mas allá de su propio sentido común. Por ejemplo, compramos Netflix y creemos que nos va a costar 10 o 12 dólares. Pero ver una película perfectamente puede consumir su cuota mensual de datos. ¿Cuántos bytes consume ver una película? No lo sabemos, es diferente para cada una de ellas. Adicionele a su plan lo que le cobre el operador por mantener un límite viable para su hábito de consumo.

YouTube, los streams de música, las aplicaciones, mensajes de texto, ler este post en TECHcetera, etc… TODO consume datos de manera masiva y sin ningún control de su parte. Los proveedores no le van a advertir sobre su consumo, tampoco le dirán si se esta acercando a su límite. Buscan presionarlo a consumir aún mas datos y venderle planes de mayor consumo que obviamente producen mas utilidades para ellos.

He tenido esta discusión con altos directivos del sector telecomunicaciones en Colombia. También la tuve con los entes reguladores cuando trabajé en el ministerio de tecnologia de Colombia. No es mucho lo que podemos hacer los consumidores. Es un problema de rentabilidad para los operadores. Los usuarios tenemos que elegir entre la neutralidad de la red y los planes ilimitados. No podemos tener ambas porque estaríamos ahorcando las fuentes de crecimiento de los operadores. Tenemos que elegir entre una opción mala y otra que puede ser peor. De las dos, prefiero quedarme con el plan limitado y la neutralidad de la red.

En un mundo sin neutralidad de red, solo tendremos acceso a los servicios y contenidos de baja calidad. Mas preocupante aún es que quien decide el precio es el proveedor de conectividad, no el emprendedor, innovador o prestador del servicio. Las implicaciones son catastróficas para la apropiación de tecnologías y tendrían un efecto profundo en la equidad que produce la tecnología. Imagínese un escenario en donde solo le llegan los contenidos que paguen por tener espacio en al ancho de banda. Este blog muy seguramente no sería accesible para usted.  

Mientras va pensando que tan grande debe ser su plan de datos. ¿Ha pensado que no necesita tener un plan de voz? ¿Cuál es la razón para cambiarle el plan de datos, si lo único que quiere es reducir el plan de voz?