fbpx
Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

One Comment

Lo que Espero de Microsoft en el 2014

Samir Estefan

El 2014 será determinante para el futuro del gigante de Redmond. Luego de 14 años, la compañía nombrará a su tercer CEO desde que salió a la bolsa en 1986. Es una posición difícil de llenar si se tienen en cuenta los personajes que la han ocupado (Bill Gates y Steve Ballmer), y la situación actual de la compañía, la cual puede ilustrar en 3 datos:

  • Cuando Ballmer subió al trono en Enero del 2000, Microsoft comandaba un 97% de market share en el mercado de dispositivos de cómputo. Ese número se ha erosionado en tan sólo una década a una cifra que está por debajo del 20%.
  • La capitalización bursátil o market cap, como se le conoce en inglés (la cual equivale a tomar el valor de mercado de las acciones y multiplicarlo por la cantidad de acciones que hay en circulación) de la compañía ha caído 48% desde el año 2000, cuando Ballmer recibió de las manos de Gates las riendas de la compañía (de USD 601 Mil Millones a tan sólo USD 311 Mil Millones). Su competencia mientras tanto ha visto incrementos que podrían calificarse incluso de obscenos (Google +703%, Apple +1836%, Amazon+222%).
  • Mientras que las ventas de Microsoft en el 2000 eran más de 3 veces aquellas de Apple, hoy en día la compañía de Cupertino vende más en iPhones que todo lo que Microsoft vende en todos sus productos.

Estamos en la era post-PC, pero también en la era post-Office, post-Windows, que coincidencialmente son las 2 vacas lecheras de la compañía.

Como volver a Microsoft relevante otra vez? Esa será la tarea del nuevo CEO. Quien llegue tendrá el reto de acelerar el proceso de transformación de Microsoft de una compañía de software a una de productos y servicios, con un único norte y un portafolio integrado, que vuelva a ser appealing para los consumidores y que genere valor para sus accionistas.

El proceso de selección del reemplazo de Ballmer ha pasado por cerca de 100 precandidatos, los cuales arrojaron 20 candidatos que hoy en día se han disminuido a 4 finalistas (cuyas fotos pueden ver en el encabezado de este artículo).

Alan Mullaly, el único externo del cuarteto, es el actual CEO de Ford y su experiencia con la organización del gigante automotriz lo ha convertido en el favorito de muchos. Lamentablemente Mullaly es demasiado importante para Ford y está por encima de la edad de retiro por lo que, en caso de de ser nombrado, estaría en el cargo por poco tiempo – algo que no parece lógico para Microsoft. Los otros 3 candidatos vienen de adentro, aunque claramente su experiencia y visión del negocio son diferentes.

Stephen Elop es el actual CEO de Nokia y volverá a Microsoft en el 2014 bien sea como CEO o como Vicepresidente de la división de Dispositivos Móviles que la compañía formalizará cuando la adquisición de Nokia por parte de Microsoft sea aprobada por todos los entes regulatorios. Su experiencia es mixta y aunque es ex-Microsoft y tiene un amplio conocimiento del mercado de dispositivos móviles – algo en lo que Microsoft quiere enfocarse- la verdad es que creo que sería un error de la compañía nombrarlo como líder en esta etapa de transformación.

Tony Bates, el ex-CEO de Skype, llegó a la compañía tras su adquisición por parte de Microsoft hace 2 años. Bates tiene una experiencia súper interesante, habiendo atendido tanto el mercado corporativo como el mercado de consumo y su foco en servicios disruptivos y basados en la nube lo convierten en un candidato natural que si bien entiende la cultura de la compañía aún puede tener una visión más amplia del mercado que la que tienen los empleados tradicionales de Microsoft.

Hablando de Cloud y de Servicios, Satya Nadella – el Vicepresidente Ejecutivo del grupo de servicios empresariales y cloud de Microsoft- ha sido el artífice de la transformación de la compañía de una oferta para ambientes de tipo cliente-servidor a una para ambientes basados en la nube. Es más, su liderazgo ha sido fundamental para el montaje de la infraestructura que soporta los servicios en línea de productos de consumo como Bing, SkyDrive, Xbox y Skype.

Sea quien sea que reemplace a Ballmer, El nombramiento del próximo CEO de Microsoft será, para bien o para mal, la noticia más importante del año que produzca la compañía y no creo que veamos nada que lo opaque.

Sin embargo, creo que hay 2 áreas en la que podríamos esperar anuncios interesantes.

El primero de ellos en el mercado de dispositivos móviles. Microsoft ha demostrado que tiene con qué competir (y no, no estoy hablando del Surface que aunque esta ”agotado” en Estados Unidos, la verdad es que lo está porque la compañía decidió producir un número extra-limitado de unidades de la Surface 2 luego del Write-Off de USD 9 millones que hizo del Surface 1 el año pasado y no porque la gente esté comprando el producto desaforadamente).

Estoy hablando de Windows Phone que se ha consolidado como la plataforma móvil número 2 en América Latina y se acerca vertiginosamente a iOS en Europa. La formalización de la compra de Nokia por parte de la compañía y el lanzamiento de al menos 2 nuevos teléfonos y 1 nuevo tablet serán el foco de las noticias en materia móvil por parte de Microsoft.

Y aunque el Xbox One salió (limitadamente) al mercado este año, será el 2014 el que determine su nivel de éxito con

a) su llegada a los países donde aún no se consigue – incluido Japón! -,

b) el lanzamiento de un número importante de juegos para la plataforma, incluidos aquellos denominados como de nueva generación y títulos exclusivos como Halo 5, y

c) la ”permeabilización” de las capacidades del Kinect 2 dentro de la población de usuarios de la plataforma. Si bien para muchos potenciales compradores el Kinect y sus USD 100 de más son la razón por la que el PS4 parece estar comandando las ventas de las consolas en esta Navidad, estoy seguro que el próximo año será el Kinect quien genere el interés del mercado por su funcionalidad y potencial como diferenciados de la experiencia que ofrece el Xbox One.

El 2014 será un año interesante. Decisivo. Importante. Muy importante para Microsoft.