Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

No Comments

Los nuevos medios como escenarios de transformación social

Los nuevos medios como escenarios de transformación social
Julián Gómez

A propósito de los sucesos que han rodeado el reciente paro nacional en Colombia, así como como la creciente ola de movimientos ciudadanos en diferentes países de América Latina, vale la pena reflexionar sobre el papel que las redes sociales y los nuevos medios de comunicación juegan, una vez más, en la consolidación de estos movimientos y en la manera vertiginosa como la información se difunde.

 

Desde la convocatoria a marchas pacíficas o cacerolazos, hasta los avisos de alerta a vecinos para evitar ser víctimas de actos vandálicos, incluyendo los miles de videos con que los ciudadanos dan cuenta de hechos diversos, se pone cada vez más de manifiesto que las redes sociales y las aplicaciones de mensajería como WhatsApp se han convertido en poderosos medios de comunicación, a la vez que funcionan como lugares de encuentro para configurar las nuevas marchas sociales y asegurar su carácter multitudinario.

 

WhatsApp

WhatsApp

 

Al tiempo que tenemos nuevas formas para acceder a la información y ser productores de ella, parece también crecer la conciencia ciudadana sobre nuestra capacidad colectiva de reconfigurar los hechos a nivel político y social, o por lo menos, expresarnos masivamente sobre aquello que afecta nuestros derechos fundamentales. Estas nuevas ciudadanías, cuya identidad está siendo moldeada por las infinitas posibilidades de comunicación de la era digital, son sin duda uno de los factores que intervienen en la transformación histórica de la que hoy es testigo nuestro mundo.

 

Si bien una gran cantidad de la información que circula por los nuevos medios es falsa y tendenciosa, y éstos también han servido al innoble propósito de difundir los rumores y el pánico colectivo, de forma irresponsable y sensacionalista, también parece claro que hoy, como nunca antes estamos adquiriendo el poder para ser los creadores y protagonistas de nuestra historia, y a veces hasta se podría pensar que van quedando atrás los tiempos en que los poderosos definían el curso de los acontecimientos y su narrativa.

 

Este panorama entraña a la vez grandes posibilidades y responsabilidades inmensas. Aún si es claro que esta era nos provee los medios para ser creadores, también es notable que en muchos sentidos adolecemos de visión crítica y muchas personas creen estar suficientemente informadas en el ritual diario de ver noticias y contenidos en las redes.

 

Cadenas Falsas Whatsapp

 

Una tendencia que responde a las maneras más bien ligeras como hoy se suele formar la opinión pública. Por otra parte, aunque las movilizaciones cuentan con la presencia masiva de personas, también se advierten niveles altos de desinformación y no siempre se comprende la esencia del movimiento ciudadano y su trascendencia a nivel político y social. Eso, entre muchas otras tareas, nos impone las de investigar, leer, cuestionar, validar la información y discernir, para que nuestro pensamiento crítico y nuestra capacidad de transformación sean tan poderosos como los espacios de comunicación que surgen a diario.

 

La evolución de las prácticas sociales y el crecimiento exponencial del universo comunicativo son procesos que se influencian de forma recíproca y eso determina el hecho de que hoy ni el mundo ni los seres humanos son los mismos de otras épocas, aún si en nosotros habitan desde siempre la intención del cambio, los ideales de libertad y justicia, y la necesidad del progreso.

 

La historia nos sigue recordando que las grandes creaciones y movimientos humanos han tenido su origen primero en el pensamiento de hombres y mujeres, y que todo, en últimas, regresa a nosotros mismos. Los medios con que contamos para comunicarnos podrían a veces parecer simples canales por los cuales viaja la información pero, si se mira con profundidad, comprenderemos que son en realidad los escenarios en los cuales estamos trazando los nuevos mapas de nuestra sociedad.

 

Nuestro rol, una vez más, consistirá en utilizar sabiamente la infinita capacidad de grandeza que nos define y encaminar esos movimientos hacia un auténtico bienestar colectivo.