fbpx
Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

No Comments

La experiencia con el extensor de señal para el WiFi

Felipe Lizcano

Tal como lo comentaba en la primera versión de este artículo, el WiFi es fundamental desde las perspectivas de productividad, entretenimiento y comunicación. Ya estoy muy habituado a usar el WiFi al máximo para evitar el consumo de datos de celular, sobre todo, después del artículo acerca del consumo de la batería!

Por qué? Al realizar las pruebas y la investigación correspondientes, noté que dentro de los principales consumidores de energía están los procesos de conectividad 3G y 4G, en especial con nuestros operadores, que tienen una señal bastante inestable dentro y, especialmente, fuera de las ciudades principales.

Debido a lo anterior, generalmente busco que en los lugares donde suelo pasar la mayor parte de mi tiempo (o por lo menos, así debería ser, dado que muchas veces debo visitar clientes y/o ir a eventos varias veces por semana) la cobertura de la red WiFi sea amplia y suficiente. Dado que las dimensiones y los requerimientos de mi hogar son totalmente diferentes a los de la oficina (aunque debo aclarar que el dispositivo está enfocado a hogares solamente), me di a la tarea de hacer varias pruebas con un dispositivo usado para extender la red, fabricado por TPLink, que me pareció supremamente interesante.
[embedvideo id=”e4f9egzM3EQ” website=”youtube”]
Como resultado de dichas pruebas pude advertir que, dependiendo del router usado, la configuración del extensor de señal puede ser simple o complicada. Lo primero es destapar el dispositivo y proceder a hacer la configuración. En este punto di gracias a Dios por saber algo de inglés, dado que, aunque el distribuidor local había hecho la tarea de traducir las instrucciones al español, la calidad de la impresión de las mismas era tan mala, que si no hubiera sido por el manual original en inglés, habría tardado mucho más en intentar descifrar el borroso texto en español.

manuales

Manual en inglés comparado con el de español (imagen a escala 1-1)

Una vez configurado el extensor de señal, dependiendo de la calidad del tendido eléctrico y las dimensiones del lugar, hay que empezar a colocarlo en un sitio en donde la señal sea medianamente aceptable (por lo menos 3 rayitas). Eso fue muy fácil de hacerlo en la oficina donde abundan las conexiones eléctricas gracias al cableado estructural. Pero en mi hogar, tuve que empezar a probar las mejores posiciones según las tomas eléctricas ubicadas entre el router y los sitios muertos a donde no llegaba el WiFi, tratando de mantener el dispositivo lejos de los teléfonos, el horno microondas y otros dispositivos que emiten señales inalámbricas que pueden interferir con la red.

Ubicado el dispositivo en el mejor sitio posible, las pruebas fueron satisfactorias y debo ser muy sincero: aunque la señal efectivamente se extiende, mientras más lejano se esté del Router y más dispositivos se encuentren haciendo re-uso de la señal, más bajos también serán los resultados en las pruebas de velocidad. Por lo mismo puede concluirse que, el dispositivo funciona bien para hogares, pero para oficinas no lo recomendaría dada la concurrencia de numerosos dispositivos.

Para concluir, debo decir que este dispositivo es básico pero cumple su objetivo; de vez en cuando tiene sus achaques por lo cual cuando no esté funcionando bien, vale la pena revisar el router para descartar que no sea un problema de ausencia del servicio y, de lo contrario, proceder a desconectar y volver a conectar el extensor de señal que, en ocasiones, se queda pegado. Si esto ocurre frecuentemente, es recomendable actualizar el “Firmware” y/o llamar a la línea de soporte local para Bogotá y el resto del país.