Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

No Comments

La aplicación que cambió mi vida

AWaldraff

Cada tanto tiempo aparece una aplicación que cambia de raíz la relación entre la maquina y el usuario. Sucedió con Lotus, con Office, con Outlook como cliente de correo, y ni hablemos de cuando apareció internet y las aplicaciones empezaron a ir a la nube. Uno de los problemas mas importantes de la interface gráfica, y uno del que poco nos quejamos, es esa transición entre el teclado y el mouse o trackpad. Si alguna vez ha tenido que hacer una tarea que exija digitar y clickear, sabrá de que le estoy hablando.

Y aparece Alfred, una aplicación cuyo objetivo es poner al alcance de su teclado muchas de las tareas que exigen mover su mano hasta el mouse. ¿Necesita lanzar una aplicación, o abrir un folder? En el modelo tradicional de interface, busco el mouse, voy al explorer y empiezo a clickear hasta encontrar esa aplicacion o folder que necesito abrir. Con alfred escribo una combinacion de caracteres simple para invocar a alfred y simplemente escribo el nombre de la aplicacion o folder y este se abre automáticamente. ¿Quiere copiar un archivo a otro folder? En la interface tradicional, paso por un folder tras otro hasta encontrar el archivo, copio y luego repito la busqueda para ir al lugar donde quiero ponerlo y pego. En alfred, doy la combinación simple de caracteres para invocar a alfred, escribo el nombre del archivo que necesito, luego le digo que accion quiero con la tecla de flecha y escribo el nombre del folder a donde quiero moverlo y listo. 

Pero los creadores de Alfred fueron mas allá y crearon interfaces con otros programas de mucha utilidad. Puedo invocar a Alfred y decirle en lenguaje natural si quiero hacer una cita y el automáticamente la crea en mi aplicación de calendario. Puedo invocar a Alfred y decirle que busque algo en google, sin necesidad de abrir antes el navegador. Puedo darle el nombre de uno de mis contactos e iniciar la redacción de un correo, o de un mensaje, o encontrarlo en alguna de las redes sociales. Puedo buscar una canción y escucharla, sin tener que navegar a la aplicación de música. 

Con la ayuda de algunas extensiones y del Powerpack, Alfred se integra de inmediato con algunas aplicación no estándar como Evernote, 1Password, Twitter, etc.. y ejecutar rápidamente acciones muy simples sobre ellas. Inclusive tiene una calculadora funcional, o permite guardar diferentes cosas en el clipboard, de manera que no sea necesario volver a copiar algo que ya habia copiado anteriormente, pero que se perdio por otra acción de copiado posterior. El ahorro en tiempo para ejecutar tareas es considerable y se convierte en una de esas aplicaciones que nunca se notan, pero cuando no están el computador se hace dificil de manejar.

Alfred es una aplicación para Mac OS y se puede bajar de manera gratuita del app store. El powerpack, que permite ejecutar ciertas acciones mas elaboradas tiene un costo de 15 libras esterlinas y debe ser bajado del website de los desarrolladores (junto con una versión diferente de la aplicación hecha para evitar el peaje de apple en el app store). Créame que una vez la empiece a usar nunca querrá vivir sin ella.