Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

No Comments

iPad Mini: De Mini no tiene sino el nombre [Review]

Samir Estefan

 

 

Wow!
  • La portabilidad que ofrece su tamaño
  • El aspecto de su pantalla (4:3)
  • La duración de la batería
  • El Ecosistema (iOS+iCloud)
  • El nuevo puerto Lightning
Mmm…
  • La cámara
  • Lo estático de iOS
  • La ubicación de los parlantes
Estoy convencido que la única razón por la que el iPad Mini tiene ese nombre es porque Apple decidió no perder todo el buzz que existe asociado al mismo incluso desde el lanzamiento del iPad original en el 2010. Sin embargo, este iPad de Mini no tiene sino el nombre.
 
Una cosa es ver las especificaciones técnicas en un papel o en un website y compararlas contra la competencia byte por byte, pixel por pixel. Pero, como hemos aprendido en la era del Post-PC, otra muy diferente es sentir el dispositivo y probarlo en la vida real. Para aquellos que creen que el iPad Mini es sólo un iPad reducido y para aquellos que rasgan sus vestiduras o critican el hecho de que no tenga una pantalla retina como sus hermanos mayores, debo decirles que están equivocados. 
 
El iPad Mini es, sin duda alguna, el mejor tablet de 7″ que hay en el mercado y me atrevería a decir que es el mejor iPad de todos los que existen. 
 
Hasta ahora hemos estado acostumbrados a tablets de 7″ que son un chiste. Bien sea porque están construidas con materiales de bajo costo, o porque su sistema operativo es mediocre (por decirlo de la manera más educada posible),  o porque su ecosistema es tan pobre que ni siquiera corren una aplicación de correo electrónico, o porque son un medio de publicidad para vendernos contenidos, o porque  su pantalla es tan angosta que sencillamente no sirven casi para nada. 
 
Un tablet no es fierros. No es procesador, ni memoria RAM, ni pantalla (como habrán podido aprender con los cientos de modelos de tablets llenas de especificaciones técnicas que han nacido muertas en estos últimos 2 años).  Los tablets que han pegado, como el Kindle Fire HD, el Samsung Galaxy Note 10.1 y el iPad, han pegado por la experiencia que ofrecen y casi siempre por ofrecer dicha experiencia de la manera menos intrusiva y más natural posible, de una forma casi invisible.
 
 
El iPad Mini ofrece una portabilidad que nunca habíamos tenido en tablets Apple gracias a su tamaño y peso (200mm x 134mm x 7.2mm, 308 gramos). Al levantarlo por primera vez se tiene la misma sensación que surgió cuando usamos por primera un  MacBook Air o el iPad original: “Wow!, como es posible?” Creo que el único otro dispositivo no Apple que me ha generado esa sensación es el Kindle PaperWhite. Pero no es sólo por lo ligero, sino porque físicamente se siente como un dispositivo bien hecho, robusto, serio. Un tablet de verdad.
  
El aspecto de su pantalla – 4:3 – y la cantidad de pixeles por pulgada que tiene (163 – más que el iPad 2),  ofrecen una experiencia extremadamente agradable al momento de leer, ver videos, navegar y jugar e incluso permite usar el teclado digital sin que se pierda toda la pantalla. No tiene la resolución del Kindle Fire HD o del Galaxy Nexus 7 pero la verdad es que funciona bien.
 
Su sistema operativo (iOS) ofrece la mayor cantidad de aplicaciones optimizadas para su tamaño del mercado, permitiendo convertir cada iPad Mini (y cada uno de los otros dispositivos iOS de Apple) en algo único para cada usuario, a la vez que ofrece la experiencia más robusta y estable del mercado (sin hablar de los mapas, que siguen siendo un desastre).
 
Sin embargo, y aunque es el sistema operativo móvil más robusto, seguro y estable también es el más plano, el más estático, el más aburrido de la actualidad. Sólo falta con ver el sistema operativo de un Galaxy Note II (yo sé, es Android Jelly Bean pero tiene además unos cuantos tweaks propios de Samsung que me encantan) y probar su capacidad de multitasking o jugar con el nuevo Windows 8 para darse cuenta que Apple tendrá que dinamizar su OS en el corto plazo. (Más sobre ese tema, aquí)
 
La batería es ESPECTACULAR! y humilla la de todos sus competidores. En nuestras pruebas, logramos 12 horas y 8 minutos de playback de video, con el Wifi prendido. Eso es 50% más que lo que dura la pila del Blackberry Playbook y al menos 1 hora adicional al de otros tablets que hemos probado.
 
Siri funciona bien y entre más se usa más aprende aunque cabe la aclaración de que requiere de una conexión a internet para funcionar. Abre Aplicaciones, pone citas en el calendario, setea alarmas, busca en internet e incluso permite dictar frases. Es más, buena parte de este artículo lo escribí dictándole a Siri.
 
El nuevo puerto, Lightning, no sólo es más pequeño y por ende permite un ahorro de tamaño importante en el dispositivo, sino que la velocidad de transferencia que ofrece es muy superior a la obtenida en dispositivos con puertos mini-USB o el tradicional conector de 30 pins (aunque para decir la verdad la única razón por la que transferí algo por el cable fue para hacer las pruebas y no pienso volver a conectarlo pues gracias a iOS, a iCloud y DropBox todo lo comparto por la nube). Aquellos que han criticado la adopción de este nuevo conector no saben de lo que hablan. Si por ellos fuera, todavía usaríamos diskettes (niños, en Wikipedia pueden ver qué es un diskette) y nuestros teléfonos aún serían de disco.
 
No todo es perfecto. La cámara posterior, por ejemplo, deja mucho que desear pero la verdad es que andar tomando fotos con un tablet es bien ñoño. El procesador funciona a la perfección en la mayoría de los casos. Sin embargo, en actividades de gran necesidad de procesamiento (edición de fotos, por ejemplo), uno alcanza a notar que no es el procesador del iPad 4. Los parlantes funcionan bien y suenan como uno esperaría. Sin embargo, su ubicación no es la mejor y con la mano es común taparlos, especialmente cuando se están viendo videos. 
 
El tema del precio sale en cualquier conversación sobre el iPad Mini. El modelo más económico es USD 100 más costoso que el Galaxy Nexus o el Kindle Fire y esto hace que muchas personas lo piensen dos veces. Sin embargo, en mi humilde opinión, los USD 100 se pagan sólos con todo lo que ofrece el dispositivo y su ecosistema.
 
Si este es el tablet para usted, sólo lo puede decidir usted mismo. Depende del uso que le quiere dar. Por su tamaño (al igual que los otros dispositivos de menos de 10″), no estoy seguro que sea el apropiado para ser el dispositivo principal de trabajo de una persona. Ahí coincido con Steven Sinofsky, ex Presidente de la División de Windows en Microsoft, quien recientemente tildó el iPad Mini (junto con otros dispositivos) como un “Tablet Recreacional”.  Ahora bien, creo que él lo dijo por la falta de Office, el cual ya se confirmó llegará en Marzo a la plataforma de Apple, y no por su funcionamiento.
 
Ahora bien, como dispositivo secundario para consultar, para responder correos, para producir de forma esporádica documentos, artículos o incluso hojas de cálculo, el iPad Mini es una excelente opción. 
 
Para un usuario normal, la decisión dependerá además de dónde tiene su música, sus videos, sus fotos, sus aplicaciones. Dependerá de cuál es su teléfono y en muchos casos de cuál es su computador pues en la medida en que estos dispositivos se puedan comunicar entre sí y uno pueda compartir su información transversalmente, es más el jugo que se le puede sacar. Eso es lo que nosotros llamamos Ecosistema y sobre lo que hemos escrito decenas de veces.
 
No sé para usted. Yo sólo le puedo decir que para mí, este es el tablet perfecto.
 

Especificaciones Técnicas

  • Dimensiones – 200mm x 134mm x 7.2mm
  • Peso – 308 
  • Pantalla – 7.9″, 1024 x 768 pixeles
  • Sistema Operativo – iOS 6.0.1
  • Comunicaciones – Wifi, 3G, HSPA+, LTE, Bluetooth 4.0
  • Procesador – A5 Dual Core
  • Memoria RAM – 2GB
  • Memoria – 16GB, 32GB, 64GB
  • Batería – 16.3 Watts/Hora – Hasta 10 horas
  • Cámaras – 5 Megapixeles (posterior), 1.2 (frontal)  

Galería Fotográfica